Cartel de la revista Mongolia en el que utiliza de forma irreverente una imagen de la virgen de la Caridad de Murcia
Cartel de la revista Mongolia en el que utiliza de forma irreverente una imagen de la virgen de la Caridad de Murcia

La revista Mongolia, conocida por su línea irreverente más allá de un componente satírico que no comprometa el buen gusto, ha vuelto a manipular de forma ofensiva imágenes religiosas católicas para promocionarse.

En esta ocasión, han utilizado una imagen de la Virgen de la Caridad, patrona de Murcia, a la que le han cambiado el rostro por el del recientemente elegido presidente de los EE UU, Donald Trump. Al Cristo yacente que acompaña la imagen le han sustituido la cara por la de la candidata del Partido Demócrata, Hillary Clinton.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Al parecer, esta burla a las figuras principales de la fe católica era necesaria a jucio de los responsables de Mongolia para intentar atraer espectadores a su ‘Musical 2.0’ que se exhibe este sábado en Murcia.

El Partido Movimiento Ciudadano, al que pertenece el alcalde de la ciudad, José López, ha emitido un comunicado en el que señala su «rechazo a este tipo de trucos de promoción irreverente, que solo persiguen generar polémica para atraer a más espectadores, sin aportar con ello ningún otro mensaje de fondo».

Por su parte, el obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, ha anunciado que celebrará una misa de desagravio en la basílica de la Caridad por el uso irreverente de la imagen.

Un Sagrado Corazón homosexual

No es la primera vez que la revista utiliza simbología religiosa en tono de menosprecio, burla y escarnio. El pasado mes de julio, al albur de los actos relacionados con el llamado día del Orgullo Gay, Mongolia utilizó la imagen del Sagrado Corazón de Jesús con el título «¡Viva Cristo Gay!». 

En la portada, además, se destacaban expresiones como «Si este tipo que se llamaba Cristo dijo que todos somos Él,  y muchos de nosotros somos gays ¿No se hable más! ¡Viva Cristo gay, Súper Dios gay  y la madre que los parió!».

Ante la polémica, desde la revista han asegurado que «no vamos a admitir que se nos intente coaccionar para que dejemos de hacer lo que consideramos oportuno, necesario y útil para la construcción de una sociedad auténticamente democrática, laica y republicana».

Comentarios

Comentarios