Una hermana clarisa vende los dulces de su obrador a una mujer sevillana.
Una hermana clarisa vende los dulces de su obrador a una mujer sevillana.

Más de 50.000 ciudadanos han exigido a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz y al consejero de Cultura de la región, Miguel Ángel Vázquez que retiren la “injusta y desmesurada” multa de 170.000 euros impuesta a las trece monjas de clausura que llevaron a cabo la restauración de un órgano del convento que habitan y que ha sido sufragada íntegramente por una fundación especializada.

La campaña, puesta en marcha por MasLibres.org, ha logrado el apoyo de más de 50.000 ciudadanos

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Y es que ante el mal estado del órgano y el silencio de la Junta de Andalucía, las monjas del convento de Santa Inés en Sevilla decidieron aceptar la oferta del restaurador Abraham Martínez, cuyo trabajo ha sido financiado por la Fundación Alquimia Musicae, especializada en este tipo de proyectos.

La portavoz de MasLibres.org, Inmaculada Fernández, asegura que la intención de las religiosas era ayudar. “Las monjas no han atentado contra el Patrimonio Histórico al restaurar el órgano de la leyenda de Bécquer, sino que, por el contrario, han velado por mantenerlo vivo”, destaca.

La multa de 170.000 euros es desorbitada para unas mujeres que viven de sus dulces y de donativos

La Junta de Andalucía ha arremetido contra las religiosas alegando que el convento está considerado Bien de Interés Cultural (BIC) desde 1983, y que bajo dicha calificación se encuentran también todos los elementos que lo integran, incluido el órgano. Por ello, la institución andaluza exige a las monjas una multa desorbitada: 170.000 euros.

Además, después de multarlas, la Junta ha decidido aprobar la restauración del órgano. Sin embargo y, a pesar de que ya está reparado, continúan manteniendo la sanción de 170.000 euros impuesta a las religiosas que viven tan solo de la venta de sus dulces conventuales y de donaciones”.

“Es una gran injusticia y una persecución manifiesta que la Junta de Andalucía no cese en su empeño de arruinar a las monjas de clausura que sólo han demostrado que saben cuidar de manera exquisita del patrimonio artístico que está en su convento, en contraposición con la dejadez de la Junta de Andalucía respecto al órgano”, concluye Fernández.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Castellano de la Mancha, estudió Letras y Ciencias Políticas, pero se gana la vida como periodista, escritor, gastrónomo y espectador del paisaje y del paisanaje. Colaborador de Actuall.