Bosquejo del Puente / Foto: Cortesía Universidad de Villanova
Bosquejo del Puente / Foto: Cortesía Universidad de Villanova

Un grupo de vecinos del pueblo de Radnor en Filadelfia, Estados Unidos, han protestado porque una universidad cristiana quiere poner dos cruces en la construcción de un puente, y por tanto lo consideran “muy católico”.

El diseño del puente incluye dos cruces que miden 1,40 metros cada una y que estarán ubicadas en cada extremo de la estructura. El puente conectará el campus principal de la Universidad Católica de Villanova con otra parte de sus terrenos.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

La polémica ha estallado porque los coches que atraviesen la carretera 30 podrán ver el puente y sus cruces desde abajo. Los vecinos argumentan que la universidad está yendo más allá de la separación entre la Iglesia y el Estado al colocar cruces en un camino público.

“Creo que están sobrepasando su sentido de ecuménico para restregarnos esas cruces en nuestras caras”

“Creo que están sobrepasando su sentido de ecuménico para restregarnos esas cruces en nuestras caras”, expresó al Inquirer Daily News una residente y opositora a las cruces, Sara Pilling.

Otros vecinos protestaron diciendo que el dinero de los contribuyentes no debería financiar un puente que exhibe un elemento religioso. Asimismo, algunos consideran que el puente debería incorporar las cruces de una forma más sutil.

Presidenta de la Liga de Mujeres: «¿No habrían formas menos ostentosas para reflejar a una institución católica?»

La presidenta de la Liga de Mujeres Votantes de Radnor, Roberta Winters, dijo al periódico Inquirer que “si bien reconocemos la importancia de Villanova en nuestra comunidad y la notoriedad que le otorga a Radnor ¿No habrían formas menos ostentosas para reflejar a una institución católica?”.

Debido a las protestas, la Junta de Comisionados de Radnor decidió someter la construcción del puente a votación. Este proyecto fue aprobado a favor de la universidad el mes pasado con 6 votos a favor y 0 en contra.

Ante las críticas, los funcionarios de la Universidad de Villanova manifestaron que la institución estaba en su derecho de poner cruces en el puente, porque pertenece a la universidad y está dentro de su propiedad.

“En cada edificio del campus hay una cruz”, expresó el Rector de la universidad, Peter Donohue, al diario Inquirer.

“Yo entiendo las sensibilidades de la gente, pero es algo que siempre hemos hecho. Es parte de quienes somos. Somos una institución que tiene sus raíces en la fe”, añadió.

Incluso después de la aprobación unánime de la Junta de Comisionados de Radnor, algunos vecinos mantuvieron su oposición y se contactaron con una fundación que escribió una “fuerte carta” de oposición al proyecto dirigida al departamento de transportes de Pensilvania.

En la misiva indicaron que con el dinero del puente se estaba financiando inconstitucionalmente símbolos cristianos. También solicitaron el retiro de las cruces.

El departamento de transportes expresó a los medios locales que su contribución de 3,7 millones de dólares al proyecto fue para tener derecho sobre la porción del tramo de la vía que controla.

Indicaron que no tienen poder sobre la obra de la universidad porque compete a su propiedad y a sus propios fondos. Además porque están cubriendo el costo de las cruces y de casi todo el puente.

Esta noticia fue publicada originalmente en ACIPrensa.

Comentarios

Comentarios