Concentración multitudinaria en Pamplona contra una exposición blasfema. / Inés Abad
Concentración multitudinaria en Pamplona contra una exposición blasfema. / Inés Abad

Varios cientos de personas se han reunido esta tarde en Pamplona, frente al Ayuntamiento, para rezar y protestar por la exposición promovida por el Consistorio, en la que se han utilizado hostias consagradas robadas

Durante la concentración, promovida por la plataforma ‘Respeto por Navarra’, se han sucedido las reivindicaciones ciudadanas y los rezos, porque, como han asegurado a través de los megáfonos que utilizaban los encargados “esta exposición es una provocación y ya hemos dicho que si querían reacción la van a tener. Pero una reacción ‘a lo cristiano’. Sin violencia, pero con firmeza”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Los presentes ha exigido al alcalde “respeto” y el cierre inmediato de la exposición que han tildado de “improcedente, indecente, sacrílega, irrespetuosa y fea” con la que, han denunciado, “se ha ofendido gratuitamente a muchos miles de navarros”.

Rezos por la conversión de Abel Azcona

Durante la concentración, también se ha respondido al autor de la exposición, Abel Azcona, que ha asegurado sentirse amenazado: “Por nosotros no debe tener ningún miedo. Rezamos por su conversión”.

Por otro lado, se han pedido oraciones por los gobernantes de Pamplona y de Navarra y por las víctimas de la pederastia y los abusos sexuales, a quienes, de manera especial también se les ha pedido perdón.

Próxima convocatoria, el martes 1 a las 18 horas

Los convocantes de la concentración han recordado que el próximo martes 1 de diciembre, a las 18 horas, está convocado un nuevo acto frente al centro de exposiciones, donde se rezará un rosario. Será uno de los muchos actos ciudadanos que comenzaron el pasado lunes con la convocatoria de urgencia realizada por la plataforma MasLibres.org y que continuaron con las misas de desagravio ayer en las catedrales de Pamplona y Tudela.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".