Detalle del cartel de la obra de teatro 'Poder y Santidad'.
Detalle del cartel de la obra de teatro 'Poder y Santidad'.

La Asociación de Abogados Cristianos solicita medidas cautelares al Juzgado de Instrucción de Valencia para pedir la retirada de la obra ‘Poder y Santidad’, cuyo estreno está previsto el próximo 16 de octubre en el Teatro Principal de Valencia.

La organización de juristas denuncia además al presidente de la Diputación de Valencia, Antoni Francesc Gaspar, al director del Instituto Valenciano de la Cultura, Abel Guarinos; así como al creador de la obra y a su director, Paco Azorín. Los acusa a todos de un delito contra los sentimientos religiosos y a los dos primeros además de un delito de prevaricación.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

La organización de juristas afirma en su denuncia que “en el cartel de la pieza teatral se consuman ya los dos delitos denunciados ya que reconoce ir contra la Iglesia Católica y acusa a su máxima autoridad y a la curia romana de pederastia”.

En el cartel se muestra al Papa besando a un niño en la boca.

Asegura que “la obra, en caso de estrenarse, supone un ataque y una humillación, no sólo a la Iglesia sino también a la fe católica. Contando además con la financiación de las arcas públicas valencianas, al haber sido coproducido y financiado por el Instituto Valenciano de Cultura y por la Diputación provincial”.

La presidente de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, denuncia que “se utilice dinero público para financiar una obra que ofende a una gran parte de la población valenciana que se declara cristiana” y critica que “este tipo de ataques vengan siempre del mismo lado y vayan siempre contra los cristianos”. Asegura que “si estas ofensas fuesen contra otro colectivo u otro credo, no serían permitidas. Pero contra los cristianos parece que todo vale”.

Por su parte, el cardenal arzobispo de Valencia, monseñor Antonio Cañizares, considras que la obra de teatro supone una violación del «derech oinalienable a la libertad religiosa».

Tal como adelanta el diario Las Provincias el cardenal publicará una carta el próximo domingo en el que se refiere a la obra de teatro en los siguientes términos: «Dios no ha muerto. Tengo que proclamarlo ante el mensaje nefasto de Nietzsche, con tan gravísimas consecuencias para la humanidad y la derrota y ruina del hombre, o el de Manuel Molins y Francisco Azorín en su obra teatral, que financiada lamentablemente por organismos oficiales valencianos, en clara violación del derecho inalienable de libertad religiosa va a ser representada en un teatro de Valencia. Hay que decirlo con toda claridad».

Comentarios

Comentarios