Luego del saqueo a la parroquia de La Asunción en Santiago de Chile y en medio de las protestas contra el Gobierno de Sebastián Piñera, otras iglesias también han sido blanco de los ataques por parte de grupos de manifestantes en los últimos días

A eso de las 10 de la noche del domingo 10 de noviembre, unos atacantes forzaron las puertas del Santuario María Auxiliadora en Talca (Chile), donde destrozaron imágenes religiosas y luego las sacaron a la calle con las bancas del templo para prenderles fuego y hacer barricadas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Antes de que los carabineros llegaran al lugar, los atacantes profanaron el sagrario.

https://twitter.com/diocesisdetalca/status/1194241263064821766?s=20

En conferencia de prensa este 12 de noviembre, el padre Pedro Pablo Cuello, director de la presencia Salesiana en Talca, manifestó que “Chile necesita crecer, necesita reconciliarse, con paz, con justicia y con equidad”. “Esta es una profanación al mismo rostro de Jesús”, aseguró. 

Al mismo tiempo, el Administrador Apostólico de Talca, monseñor Galo Fernández, se mostró “afectado y conmovido por la violencia que uno experimenta, que recrudece en el país y entre nosotros. No son solo daño materiales es una actitud de desencuentro y que agrede los sentimientos más hondos de una persona, nuestros sentimientos religiosos. La profanación al Santísimo nos duele profundamente”.

“Me duele que el alma de Chile esté herida, esté incapacitada de dialogar, que el alma de Chile, reivindicando cosas legítimas que compartimos en gran medida, camine por una senda que no construye”, reflexionó.

En ese sentido, monseñor Fernández alentó a la práctica de “la paz, al diálogo, a valorar lo verdadero de la persona distinta y caminar por una senda que signifique un progreso para todas y todos en Chile”.  

A su vez, en un comunicado de prensa, la comunidad salesiana invitó a “buscar la paz y los caminos de entendimiento y diálogo entre los chilenos”, “convencidos que el gran desafío de toda sociedad es lograr una buena integración en la cual tengan espacios dignos todas las personas, especialmente los adultos mayores y los niños”.

“Se trata de respetarnos y colaborarnos. Todos queremos construir un nuevo Chile, un Chile verdaderamente justo y solidario y seguiremos trabajando desde donde nos toque hacerlo como sacerdotes y como Colegio Salesiano”, aseguró.

Al mediodía de este 12 de noviembre se desarrolló una misa por la paz en el templo profanado, celebración presidida por monseñor Galo Fernández.

https://twitter.com/CulturaChristus/status/1194398075600691200?s=20

También en Viña del Mar

El domingo 10 de noviembre, mientras se desarrollaba una manifestación en Viña del Mar, litoral de la zona centro de Chile, una turba atacó la parroquia Santa María de los Ángeles en Reñaca, donde se ubica una reconocida ermita de San Expedito. 

Los atacantes arrancaron la imagen del San Expedito y de Santa Teresa de Los Andes de sus custodias y las destrozaron. También destruyeron algunos vitrales y vidrios, realizaron grafitis e intentaron ingresar al templo.

“Esta acción violenta nos duele profundamente ya que el Santuario de San Expedito siempre ha sido refugio para los que sufren y necesitan un espacio de paz y esperanza. No se ha roto solo una imagen sagrada, sino que también se ha violentado la casa que acoge a miles de peregrinos que con fe depositan sus anhelos y esperanzas”, expresó la comunidad parroquial en un comunicado. 

Junto con expresar su apoyo a las legítimas demandas sociales, la comunidad condenó el vandalismo y la violencia sin control, e indicó que “es tiempo de un verdadero diálogo constructivo y de buscar caminos de unidad de todos lo que vivimos en esta tierra”.

Asimismo, recordaron las palabras de San Juan Pablo II en su visita a Chile en abril de 1987 cuando dijo que “el amor es más fuerte”. “Esta convicción nos alienta a seguir trabajando por un Chile donde el amor de Dios venza el odio, la paz a la violencia y la justicia la egoísmo”, concluyó el mensaje.

Tal como sucedió en Santiago tras el ataque a la parroquia La Asunción, voluntarios y la comunidad también acudieron a limpiar y ordenar el templo.

Otras iglesias atacadas durante estos días han sido la parroquia de la Asunción en Santiago, la catedral de Valparaíso y la parroquia Santa Teresa de Los Andes en Punta Arenas. En tanto, otros templos han sido apedreados y rayados en sus muros exteriores.

El estallido social se inició a mediados de octubre en Santiago de Chile debido al alza del pasaje en el metro subterráneo. Con los días se sumaron otras regiones para exigir al gobierno nuevas políticas públicas que permitan a las personas vivir con dignidad. 

Sin embargo, en medio de las manifestaciones pacíficas de una gran mayoría, otro grupo realiza desmanes, saqueos, enfrentamientos con los carabineros, ataques a la propiedad privada, pública, edificios patrimoniales y templos.

.* Publicado originalmente en ACI Prensa

Comentarios

Comentarios