La figura del obispo san Nicolás fue distorsionada para crear al irreal Santa Claus.
La figura del obispo san Nicolás fue distorsionada para crear al irreal Santa Claus.

Santa Claus es uno de los personajes más emblemáticos de las fiestas de fin de año. En las últimas décadas ha ganado tanta fama y resulta tan eficaz para representar la diversión y los regalos que desplaza a la verdadera razón de la alegría: Jesús que nace en Belén.

Según varios historiadores, Santa Claus es la distorsión -primero literaria y luego comercial- de San Nicolás, el generoso obispo de Myra, patrono de los niños, navegantes y cautivos. Estas son sus principales diferencias según St. Nicholas Center:

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

1. Santa Claus se asocia a la infancia, San Nicolás es un modelo de cristiano para toda la vida.

2. Santa Claus, como lo conocemos, surgió para aumentar las ventas y el mensaje comercial de la Navidad; San Nicolás llevó el mensaje de Cristo y la paz, la bondad y el mensaje cristiano de esperanza que trae la Navidad.

3. Santa Claus alienta el consumo; San Nicolás promueve la compasión.

4. Santa Claus aparece cada año para “ser visto” por un periodo corto tiempo; San Nicolás es parte de la comunión de los santos, y nos acompaña por la oración y su testimonio.

5. Santa Claus “vuela” a través de los aires desde el Polo Norte; San Nicolás caminó por la tierra preocupándose y atendiendo a los más necesitados.

6. Santa Claus, para algunos, sustituye al Niño de Belén; San Nicolás, a todos, nos señala y conduce al Niño de Belén.

En 1821 se publicó el libro de litografías para niños “Sante Claus, el amigo de los niños” en el que se presentaba a un personaje que llegaba del Norte en un trineo con un reno volador

De San Nicolás a Santa Claus

Hay varias teorías sobre el origen de Santa Claus. La más difundida es que fue la empresa Coca Cola que inventó el personaje para promover el consumo de su bebida en 1920.

Sin embargo, en el siglo XIX, escritores de Nueva York intentaron dar un sello nacional a las fiestas de Navidad llenas de tradiciones cristianas de los inmigrantes europeos.  En poco tiempo, las celebraciones dejaron de lado el carácter santo de estas fechas y se popularizaron las fiestas desenfrenadas, con borracheras y desorden público.

En 1821 se publicó el libro de litografías para niños “Sante Claus, el amigo de los niños” en el que se presentaba a un personaje que llegaba del Norte en un trineo con un reno volador.

Esa publicación hizo aparecer al personaje cada Nochebuena y no el 6 de diciembre, día de la fiesta del santo obispo. Un poema anónimo y las ilustraciones de esa publicación resultaron clave en la distorsión de San Nicolás.

Según los expertos de St. Nicholas Center, fue la élite de Nueva York la que logró nacionalizar la Navidad a través de Santa Claus y el apoyo de artistas y literatos como Washington Irving, John Pintard y Clement Clarke Moore.

En 1863, durante la Guerra Civil, el caricaturista político Thomas Nast comenzó a dibujar a Santa Claus con los rasgos que ahora le atribuyen: gorro rojo, abundante barba blanca y abultado vientre.

Junto con los cambios de apariencia, el nombre del santo cambió a Santa Claus, una alteración fonética del “Sankt Niklaus” alemán. En 1920, Santa Claus apareció por primera vez en un anuncio de Coca Cola.

¿San Nicolás de Bari o san Nicolás de Myra?

San Nicolás, originario de Anatolia, fue obispo de la ciudad asiática de Myrna en el siglo IV, y como tal es conocido en Oriente. Pero en el occidente cristiano es conocido como san Nicolás de Bari, pues cuando los mahometanos conquistaron Anatolia (Myrna), un grupo de cristianos llevaron sus restos hasta la ciudad italiana de Bari.

San Nicolás es patrono de Rusia, de Grecia y de Turquía y desde el siglo VI ya se dedican a su memoria numerosos templos cristianos. Según cuenta la tradición, al morir sus padres recibió una gran fortuna que compartió con los pobres.

Debido aun decreto del emperador Licinio fue encarcelado y se le quemó la barba, hasta que fue liberado por Constantino. Participó en el concilio de Nicea (año 325). Murió en Myrna el 6 de diciembre de 343.

Comentarios

Comentarios