Patrimonio Nacional mantiene congelada la subvención anual correspondiente a 2018, 340.000 euros, para la Abadía Benedictina del Valle de los Caídos. Según han informado a Europa Press fuentes de Patrimonio, no hay novedades en relación a esta cuestión y se sigue en contacto con la Abadía.

Por su parte, fuentes del entorno de la Abadía han informado de que en el mes de junio se ha enviado un presupuesto tal y como le solicitaban desde la institución para desbloquear la subvención y esperan respuesta «en breve». Concretamente, han apuntado que se ha facilitado ya «todo lo que se debe facilitar conforme a la normativa» a Patrimonio, que no ha confirmado la recepción de las cuentas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Patrimonio Nacional informó el pasado 21 de enero de que había solicitado a la Abadía la presentación de un presupuesto de ingresos y gastos «equilibrado y fundamentado que pueda ser analizado económica y contablemente», para poder facilitar estas ayudas.

El Consejo de Administración de Patrimonio Nacional acordó, en su reunión de 18 de septiembre, un análisis tanto para los ingresos y gastos de la Abadía (que incluyen los de la Hospedería y Escolanía gestionadas por aquella) como para los ingresos y gastos del propio Patrimonio Nacional en el Valle de los Caídos.

Seguía así las indicaciones del Tribunal de Cuentas en su Informe de fiscalización de 22 de julio de 2016, y de acuerdo también con el plan de actuaciones para poner en práctica esas indicaciones sometido al Consejo de Administración de Patrimonio Nacional en noviembre de 2017.

El Consejo de Administración del Patrimonio Nacional, provisionalmente y por mandato legal, ejerce desde 1982 el patronato y representación de la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos.

Esta situación provisional terminará cuando se adapte el régimen jurídico de dicha Fundación, que continúa rigiéndose por un Decreto Ley de 1957, un Convenio con los Benedictinos de 1958 y dos Reglamentos de 1959.

Patrimonio Nacional, como patrono, dedica anualmente 31 trabajadores y recursos económicos al Valle de los Caídos, que suman un gasto valorado en el entorno de 1,8 millones de euros anuales. A su vez, recibe ingresos -fundamentalmente en concepto de venta de entradas- por un importe cercano a 1,5 millones de euros.

Por su parte, la Abadía Benedictina, que es la beneficiaria de la Fundación, administra los ingresos y gastos de la propia Abadía y de la Hospedería y Escolanía, que gestionan con independencia.

Patrimonio Nacional aprobó, por acuerdo de su Consejo de Administración el pasado 20 de noviembre, la subvención de 340.000 euros a la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, transfiriéndose dicha cantidad a la cuenta corriente de la Fundación. Esa subvención está prevista en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2018, al igual que en años anteriores.

La Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos puede transferir esa cantidad a la Abadía Benedictina del Valle de los Caídos, que es su beneficiaria. Pero para ello, Patrimonio Nacional reclama que presente un presupuesto «veraz».

Pago de suministros

El pasado mes de enero, Patrimonio Nacional justificaba que la Fundación aún no había realizado la transferencia a la Abadía, al no haberse recibido la información solicitada. Una vez sea recibida y comprobada, se someterá al Consejo de Administración.

Patrimonio Nacional precisa que en los años anteriores, 2016 y 2017, las correspondientes transferencias se completaron igualmente una vez finalizado el año al que correspondían. La Fundación mientras tanto sigue asumiendo a través de Patrimonio Nacional el pago de diversos suministros a la Abadía, como la electricidad y el agua.

Comentarios

Comentarios