Cartel del día del Orgullo LGTB en Peruggia (Italia) irrespetuoso con la Virgen María.

No es la primera vez y parece que no será la última. Una vez más los promotores de un acto de carácter LGTBI han recurrido a la burla hacia una imagen religiosa para promocionarse.

En esta ocasión, los organizadores del día del Orgullo LGTBI en la localidad italiana de Perugia han utilizado la imagen de un transformista drag queen que imita en actitud lasciva a una virgen católica.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Pese a que los promotores han señalado que “no es una virgen (madonna) sino un drag queen”, el hecho cierto es que va ataviado con los atributos propios de la iconografía cristiana, incluido el halo sobre su cabeza. La imagen se acompaña con la leyenda “Se escribe laico, se lee libre”.

Cartel de la fiesta del Orgullo LGTBI en la ciudad de Perugia (Italia)
Cartel de la fiesta del Orgullo LGTBI en la ciudad de Perugia (Italia)

El diputado de la Región de Umbría, a la que pertenece Perugia , Marco Squarta ha criticado desde su perfil público en Facebook este cartel. “No se puede invocar el respeto de los derechos, luchar contra la discriminación y los insultos, y luego difundir imágenes como estas sobre la virgen que ofenden a quien cree”, ha criticado.

Aunque el acto cuenta con el patrocinio del Ayuntamiento de Perugia, el consistorio se ha apresurado a explicar que el cartel en conceto no entra dentro de ese patrocinio, según recoge Il Giornale.

Andrea Romizi, concejal de Perugia, ha explicado que el Ayuntamiento siempre se ha mostrado respetuoso con todas las opiniones y la libertad de expresión, pero, ha advertido de que “la libertad nunca se puede separar del respeto”, incluido para quienes veneran a la Virgen María. 

También te puede interesar:

El festival Drag de Las Palmas premia la burla a la Virgen y a Cristo de su nueva “reinona”

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".