Manifestación contra las propuestas blasfemas del Ayuntamiento de Sevilla / Twitter @inmajimsev
Manifestación contra las propuestas blasfemas del Ayuntamiento de Sevilla / Twitter @inmajimsev

El pleno del Ayuntamiento de Sevilla, ha rechazado con un tenso debate la moción promovida por IU-CA y respaldada por Participa (Podemos), para separar «plenamente» la institución municipal de la religión, con medidas como que los concejales dejen de asistir a los cultos en su calidad de representantes de la ciudadanía y que los actos municipales prescindan de connotaciones religiosas.

La moción estaba consensuada con la plataforma Sevilla Laica y reclamaba al Ayuntamiento que no mantenga más su presencia, ni como institución ni a través de sus representantes públicos, en cualquier acontecimiento o manifestación religiosa, lo que implica el cese de las invitaciones que se hacen desde Alcaldía a estos actos y la reserva de espacios para los grupos municipales en misas, procesiones u otros eventos de cualquier confesión, informa Europa Press.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La moción también planteaba que todos los actos organizados por el Ayuntamiento sean «exclusivamente civiles y sin connotaciones ni simbologías religiosas» y que el Consistorio no invite a éstos a los representantes eclesiásticos ni los considere autoridad pública.

También se propone la elaboración de un censo de las propiedades de cualquier confesión religiosa que estén exentas de pagar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en la ciudad o evitar continuar poniendo nombres religiosos a las calles, entre otros aspectos.

Petición para impedir la destrucción de la Semana Santa sevillana /Actuall
Petición para impedir la destrucción de la Semana Santa sevillana /Actuall

Más de 50.000 peticiones en contra

La plataforma en defensa del alibertad religiosa MasLibres.org, lanzó una campaña para reclamar el rechazo de la moción laicista, que ha logrado el apoyo de más de 52.000 ciudadanos.

La campaña, dirigida al alcaldes de Sevilla, el socialista Juan Lanzas, y a los portavoces del Partido Popular y Ciudadanos, reclamaba que consideraran «los derechos que asisten a todos los ciudadanos, también a los creyentes de cualquier confesión, a expresar públicamente su fe y a participar en actos religiosos públicos».

Al mismo tiempo, se le recordaba a los representantes del consistorio hispalense que «la libertad de culto y religiosa está amparada por la Constitución y no puede ser recortada en nombre de un supuesto «laicismo» inexistente en nuestro ordenamiento constitucional».

Desde MasLibres.org celebran que se hayan alcanzado estos objetivos, aunque seguirán trabajando para que se impida la celebración este año de la llamada «procesión del Santísimo cono Insumiso», cuyos promotores han logrado el apoyo institucional con una moción respaldada pòr la formación podemita, IU y PSOE, la abstención de Ciudadanos y el rechazo del Partido Popular.

Concentración en contra

Frente a la moción, a través de la aplicación de mensajería para teléfonos móviles WhatsApp circuló una convocatoria de concentración a las puertas del Ayuntamiento, exponiendo que la propuesta en cuestión pretende «retirar nombres religiosos de calles como Santa Ángela de la Cruz y otras, además de la prohibición de que los ediles asistan a cualquier culto» y ocho puntos «en contra de las tradiciones que perviven en Sevilla a lo largo de siglos». La concentración fue secundada por cientos de personas.

Dada esta concentración, el portavoz municipal de IU-CA, Daniel González Rojas, ha defendido que la moción no estaba destinada a «prohibir la Semana Santa o que la gente vaya a misa» y que tampoco pretendía «quitar» la rotulación con la que cuentan las calles dedicadas a las vírgenes, cristos o santos de la Iglesia católica.

En ese sentido, ha explicado que dado que España es un estado aconfesional, la moción pretende «separar» totalmente la institución municipal y la religión, cualquiera de ellas, lo que se traduce en aspectos como que los concejales asistan o no a la Semana Santa o a los cultos religiosos de modo personal e individual, pero no «como representantes públicos» del Ayuntamiento y por tanto de la ciudadanía.

Comentarios

Comentarios