Actuall

Theresa May habla del orgullo de ser cristiano, aunque legisla contra ellos; Felipe VI ni lo nombra

La primera ministra inglesa Theresa May y el Rey de España, Felipe VI.

Los mensajes de Navidad de los gobernantes desde un prisma cristiano dan para mucho análisis.

La primera ministra británica, Theresa May, aprovechó el mensaje de Navidad para destacar el papel de los servicios de emergencias y voluntarios, así como destacó una iniciativa emprendida por las iglesias cristianas del Reino Unido.

Además, nombró la razón de la fiesta que se celebra: el nacimiento de Jesucristo. Felipe VI no lo hizo en su discurso. Quizás porque en España todo el mundo lo sabe, pensaría. Aunque viendo los discursos de otros años parece que es lo normal.

Ya en 2015, por ejemplo, Felipe VI olvidó omitir las raíces cristianas de España, mientras que, el en aquel entonces primer minsitro inglés, David Cameron, lo hizo sin rubor alguno.

“Al celebrar el nacimiento de Cristo, celebremos todos esos actos desinteresados e innumerables que personifican los valores que compartimos: los valores cristianos de amor, servicio y compasión que todos los días viven en nuestro país personas de todas las religiones” afirmó la primera ministra.

Y añadió: “Sintámonos orgullosos de nuestra herencia cristiana y de la confianza que nos brinda para garantizar que en Gran Bretaña se pueda practicar la fe sin temor”.

Felipe VI no habla de las raíces cristianas de la fiesta de Navidad en ninguno de los mensajes que ha dirigido

Además, Theresa May también quiso recordar “a las personas de todo el mundo que han sido privadas de esas libertades, desde los cristianos en algunas partes del Medio Oriente hasta la repugnante persecución de los musulmanes Rohingya. Y reafirmemos nuestra determinación de defender la libertad de las personas de todas las religiones para hablar y practicar sus creencias en materia de paz y seguridad”.

Sin embargo, las acciones del Gobierno inglés indican lo contrario. Sus políticas sociales radicales han causado profunda preocupación entre los cristianos.

El Gobierno va a crear, por ejemplo, zonas burbuja de seguridad para prohibir las vigilias de oración de grupos provida fuera de las clínicas abortistas.

Además, en julio, la ministra de Igualdad, Justine Greening, anunció que Inglaterra financiaría abortos en Inglaterra para mujeres de Irlanda del Norte, que tiene leyes pro-vida mucho más fuertes.

Y en esas fechas, también se anunciaron los planes para para permitir a las personas cambiar su género legalmente reconocido sin un diagnóstico médico. Incluso las autoridades se permitieron hacer un llamado a las principales religiones para “mantenerse al día con las actitudes modernas” sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo.

También te puede interesar:

Cameron se enorgullece de las raíces cristianas del Reino Unido, y Felipe VI omite las de España

Comentarios

Comentarios