Una Jornada Luciferiana de la Juventud contraprogramará la Jornada Mundial de la Juventud de 2018 en Panamá.
Una Jornada Luciferiana de la Juventud contraprogramará la Jornada Mundial de la Juventud de 2018 en Panamá.

La Jornada Mundial de la Juventud se celebra de forma ininterrumpida desde 1984 en toda la Iglesia católica, de manera ordinaria cada DOmingo de Ramos a nivel diocesano, y de forma extraordinaria cada dos o tres años en un gran encuentro internacional que ya se ha producido en las ciudades de Buenos Aires, Santiago de Compostela, Czestochowa, Denver, Manila, París, Roma, Toronto, Colonia, Sidney, Madrid, Río de Janeiro y Cracovia.

Está previsto que del 22 al 27 de enero de 2019 se celebre en la Ciudad de Panamá una nueva Jornada Mundial de la Juventud, que estará presidida por el Papa Francisco. En paralelo, y por primera vez, se ha convocado una Jornada Luciferiana de la Juventud, de la que hasta ahora se conocen los pocos detalles que sus organizadores han dejado conocer a través de las redes sociales.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Según se anuncia, en dicho encuentro habrá “ritos, conversiones, conversatorios, misas negras, bautizos, conciertos, peregrinaciones campamentos y mucho más”, pero todas estas actividades no serán desveladas hasta días antes de celebrarse, y sus ubicaciones, incluso, hasta pocas horas antes.

Los organizadores aseguran que la Jornada Luciferiana de la Juventud se presenta como “un espacio de libertad de pensamiento” en el que poder ser parte de la “disidencia necesaria para la convivencia aunque los cristianos no quieran nada que ver con ella. Por eso desterraron a Lucifer, por disidente, por cuestionador, por querer ocupar el puesto de un dios que regala sus niños a violadores con sotana”.

Y añaden en otra publicación: “Lucifer, creado y despreciado después por dios, no es más que alguien que se levantó a cuestionar el autoritarismo celestial y que a partir de entonces se convirtió en un chivo expiatorio para la iglesia.

Así mismo, consideran que ser satánico “no se trata de matar animales ni de hacer sacrificios”. A su juicio, se trata de “ser lo mejor posible en la tierra, en el presente, sin pensar en un falso paraíso después de morir“.

“Deberíamos aspirar precisamente a eso: a ser como Lucifer”, anima una escritora feminista panameña

Pese a que no se ha desvelado la identidad de los organizadores, sí ha habido una persona que, con nombres y apellidos ha dado su respaldo a la iniciativa. Se trata de Corina Rueda Borrero, una panameña menor de 30 años que se presenta en Twitter como “hija de la Pachamama. Abogada a la fuerza, humana porque sí. Feminista, intento de escritora y activista. Utópica empedernida. Humanamente intensa”.

Rueda es miembro de las agrupaciones feministas y promotoras de la ideología de género ‘El Kolectivo’, ‘Tener ovarios’ y ‘Alianza Ciudadana Pro-justicia’ de Panamá.

En un artículo publicado en la web Casi Literal, la licenciada en Derecho y Ciencias Politicas por la Universidad Católica Santa María La Antigua considera que “Lucifer en realidad no fue castigado por ser malo, sino por no estar de acuerdo ante una figura que para él representaba el fascismo” (sic). Y continúa: “Lucifer fue el primer rebelde de nuestros tiempos, un revolucionario y disidente que por primera vez decidió decir que no a quien, en teoría, se debe obedecer sin objeciones”.

Rueda, en us apoyo a la Jornada Luciferiana de la Juventud, argumenta que “deberíamos aspirar precisamente a eso: a ser como Lucifer y a no estar de acuerdo, reclamar, cuestionar, enfrentarnos contra lo que nos parece tiránico y contra nuestra libertad, por lo que yo en esta oportunidad redimo a Lucifer y su rebeldía”.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".