Pantallazo de los insultos a raíz de la entrevista en Actuall
Pantallazo de los insultos a raíz de la entrevista en Actuall

Agustín Laje y Nicolás Márquez son los autores de «El libro negro de la nueva izquierda», una publicación que no ha gustado demasiado en los círculos de extrema izquierda por lo que aprovechan cada oportunidad disponible para insultar y amenazar a sus autores.

Según reconoce el propio Agustín, él ya está acostumbrado a estas prácticas, pero en Actuall más allá de comentarios fuera de tono o algún insulto, no se suelen dar ese tono o amenazas.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Sin embargo la entrevista que el diario digital le hizo a Laje ha provocado una cadena de ataques durísimos.

El libro acaba de salir en Argentina, y María Isabel Magaña, corresponsal de Actuall en América Latina, entrevistó a Agustín sobre el mismo. La noticia se publicó el pasado miércoles y las reacciones no se hicieron esperar. 

Imagen del Facebook de Agustín Laje
Imagen del Facebook de Agustín Laje / Facebook

Como en ejemplo, los comentarios a la entrevista fueron insultos, amenazas y descalificaciones. La mayoría se eliminaron al poco tiempo de escribirse, pero otros se guardaron en ‘pantallazos’ antes de llegar a borrarse.

Facebook de Agustín Laje
Facebook de Agustín Laje

Ante las ideas y los argumentos, la respuesta fue la grosería y el intento de intimidación.

Problemas en la web de Actuall

Estos ataques tuvieron lugar en su inmensa mayoría desde Argentina, donde viven los autores del libro. En pleno auge de la ofensiva contra la noticia, sobre las 9 de la noche en Argentina (2 de la madrugada hora española) la página web del periódico comenzó a sufrir problemas.

Gráfico de las visitas de Actuall
Gráfico de las visitas de Actuall

Estas incidencias continuaron hasta las seis de la madrugada en España (sobre la una de la madrugada en Argentina), cuando el periódico comenzó a recuperar su actividad habitual. En ese lapso de tiempo, los lectores que intentaron entrar en la entrevista sobre el libro no pudieron hacerlo.

Comentarios

Comentarios