Cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua
El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, junto a otros obispos de la Iglesia en Nicaragua, lee el informe de las propuestas que le hicieron al presidente Nicolás Ortega para reanudar la mesa del diálogo nacional, interrumpida por la represión del Ejército y la Policía contra los manifestantes.– Fotografía: Jorge Torres / EFE

¡Buenos días, actuallers!

Estas son las historias más destacadas al comenzar este lunes 11 de junio, Nuestra Señora de la Capilla. Santos Bernabé, apóstol; Máximo de Nápoles; Remberto, obispos; Alicia o Aleide, virgen. Si te lo han reenviado, date de alta aquí para recibirlo en tu buzón.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Nicaragua. Los obispos de la Conferencia Episcopal se reunieron el juevescon el presidente Daniel Ortega para discutir la posible reanudación de la mesa de diálogo nacional, cuya actividad se suspendió el 31 de mayo, después de la represión del Gobierno contra la población. El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, informó que los obispos habían hecho una propuesta al presidente Ortega para interpretar los sentimientos de la mayoría de la población. “Hemos planteado al señor presidente el dolor y la angustia del pueblo ante la violencia sufrida en las últimas semanas. le hemos entregado la propuesta que recoge los sentimientos de muchos sectores de la sociedad nicaragüense y expresa el anhelo de la inmensa mayoría de la población. Esperamos su respuesta escrita lo más pronto posible”, dice el comunicado de prensa de la Conferencia Episcopal. A través de las redes sociales, se supo de fuentes políticas que los obispos, en la reunión con el presidente Ortega, muy probablemente le presentaron “una salida pacífica” por medio de elecciones anticipadas. (Agencia Fides)

Perú. El Congreso aprobó el miércoles pasado miércoles suspender de sus funciones y denunciar penalmente al legislador Kenji Fujimori, hijo menor del expresidente Alberto Fujimori, con votos del partido que lidera su hermana mayor y excandidata presidencial Keiko Fujimori. Con 58 votos a favor, el Congreso suspendió a Kenji Fujimori hasta que concluyan unas investigaciones en la Fiscalía contra el legislador, por tráfico de influencias, al haber intentado, supuestamente, comprar votos para evitar la destitución de Pedro Pablo Kuczynski de la Presidencia del país. (Reuters)

Guatemala. Los familiares de las víctimas del Volcán de Fueto se lanzaron el jueves con herramientas rudimentarias a buscar a sus seres queridos desaparecidos en medio de las cenizas y el lodo, después de que la Agencia Nacional de Desastres suspendiera temporalmente los rescates. La Fiscalía ordenó una investigación para determinar si las autoridades siguieron los protocolos necesarios ante la violenta erupción. (Associated Press)

Argentina. El Fondo Monetario Internacional brindó un respaldo a la política económica del presidente Mauricio Macri. El FMI y Buenos Aires cerraron el mayor acuerdo de la historia, un paraguas de 50.000 millones de dólares, con el cual esperan fortalecer la economía argentina y reanimar la confianza de los inversores, intentando evitar, a la vez, el impacto de un ajuste fiscal más severo en las personas más vulnerables. (Rafael Mathus Ruiz, para La Nación)

Estados Unidos. El presidente Donald Trump ha nombrado a Diane Foley como nueva jefa del Programa Nacional de Planificación Familiar, dentro del Departamento de Salud. La señora Foley es ginecóloga, y también una conocida defensora del derecho a la vida. Dirigió Life Network, una organización de Colorado que ofrecía recursos a las mujeres embarazadas. Además, ha trabajado en el Sistema Público de Salud. Una de sus primeras tareas será la supervisión del Título X de los fondos para la Planificación Familiar, a través del cual la organización Planned Parenthood recibe más de 60 millones de dólares anuales en subvenciones. (Ana Fuentes, para Actuall)

SELECCIÓN DE ACTUALL

¿Qué cabe esperar del ‘Gobierno Castejón’?, por Luis Losada. El corresponsal político de Actuall analiza la designación de los ministros del nuevo Gobierno espñol: “Trae caras ya conocidas y nombres nuevos más que sorprendentes. En general, normalidad económica, pasteleo catalán y revolución social”.

El nuevo Gobierno, por Álex Navajas. El autor glosa la formación del nuevo Gobierno de España, presidido por Pedro Sánchez, del PSOE, que “ha logrado lo que buscaba, sorprender con nombramientos mediáticos como los de Pedro Duque, Grande Marlaska o Màxim Huerta”.

Entrevista con Lola Velarde, por Andrea Peña. La vicepresidenta internacional del Instituto de Política Familiar explica en esta entrevista las principales conclusiones del informe anual sobre la Evolución de la Familia en Europa: “Es la primera vez que en Europa hay más muertes que nacimientos”, destaca esta experta.

La capa de San Martín, por Antonio Hualde. El autor escribe en este artículo que “el origen de la palabra ‘capilla’ se remonta a la época romana, de cuando un soldado se cortó media capa para dársela a un mendigo por la calle. Esa misma noche se le apareció Jesucristo con esa prenda. Con el tiempo, ese soldado romano sería San Martín.”

CORRESPONDENCIA

Fe de error. En la edición anterior de este boletín, indicamos que la segunda vuelta de las Elecciones en Colombia se celebraría el 7 de julio. Evidentemente, no es así. Como es sabido, la votación se celebrará este domingo 17 de junio. Muchas gracias a todos los suscriptores que tuvieron la bondad de advertirnos del error.

Los partidos políticos españoles carecen de sentido de Estado

La opinión pública ha asistido estupefacta estos últimos días al espectáculo bochornoso y descorazonador de la cacería sin escrúpulos realizada por los distintos partidos del arco parlamentario español contra el Gobierno y su presidente, Mariano Rajoy.  El pretexto ha sido una discutible sentencia de la Audiencia Nacional (AN) del pasado 24 de Mayo –que  ha sido recurrida ante el Tribunal Supremo (TS)–, en la que dos de sus tres magistrados, con el voto en contra del presidente de la Sala han condenado a varios ex-dirigentes del Partido Popular  a descomunales penas de cárcel. El PP ha sido asimismo condenado como “partícipe a título lucrativo”  a reintegrar la suma de 245.492,80 euros,  ilegalmente gastada por los ediles de Majadahonda y Pozuelo, municipios de Madrid.

Entrando en un tema encomendado a otra instancia judicial, la Sala ha dado por buena la existencia de una Caja B en el PP y de una “estructura financiera y contable paralela a la oficial”, sin aportar prueba alguna al efecto, y se ha basado en esta presunción para argumentar su sentencia. Ha afirmado que se estableció un “auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública central, autonómica y municipal”,  basado en la “estrecha y continua relación” del cabecilla de la trama con  militantes del PP que podían influir en las decisiones sobre contratación pública. Es posible que esto sea cierto, pero hay que probarlo, y no caben elucubraciones predeterminada. La AN ha impuesto penas de prisión a los encausados de hasta 51, que son  a todas luces desproporcionadas, ya que son  incluso superiores a las aplicadas a algunos etarras por asesinato. En una consideración  meramente subjetiva y sin aportar hechos probados, la,  mayoría de la Sala descalificó el testimonio como testigo de Rajoy, por considerarlo no creíble. Es ésta una frivolidad impropia de un Tribunal, pues si los Magistrados tuvieran  indicios suficientes para estimar que el entonces Presidente del Gobierno incurrió en perjurio y falso testimonio, deberían haberlo denunciado a los tribunales

El principal artífice de la caída de Rajoy ha sido el magistrado José Ricardo de Prada, que ha mostrado su inquina  hacia el ex-presidente. Junto con su colega Julio de Diego, le obligó a comparecer físicamente como testigo ante la AN  para humillarlo y desprestigiarlo al exponerlo a la  “pena de telediario”. Aunque está destinado en La Haya, de Prada obtuvo del Consejo General del Poder Judicial autorización para regresar a Madrid a fin de redactar la sentencia. Incluyó en ella la frase incriminadora del  PP, a la que el Presidente, Ángel Hurtado, se opuso por considerarla desorientadora, ya que presentaba al partido bajo un prisma peor al que correspondía a su situación procesal secundaria. Así, el PP y Rajoy fueron condenados sin haber sido juzgados. De Prada solicitó una comisión de servicio para participar en la vistilla que debería decidir sobre el ingreso en prisión de los condenados, que en esta ocasión el Consejo le negó.

Sánchez se inspiró en la sentencia para afirmar sin pudor que Rajoy y el PP habían sido condenados por corruptos, cuando sólo habían sido sancionados civilmente  a devolver una pequeña suma de dinero ilegalmente utilizada por dos Alcaldes miembros del partido. Se les llenó el espíritu de santa indignación al no poder tolerar tales actos de corrupción, soslayando que sobre sus cabezas pendía la sentencia del fraude de los ERE y otras causas por corrupción institucional del PSOE. Olvidaron el auto de procesamiento dictado por  la Juez Mercedes Alaya contra dos ex-Presidentes de la Junta de Andalucía y 26 antiguos Consejeros, a los que acusó de institucionalizar la arbitrariedad en la concesión de ayudas públicas y de regalar fraudulentamente ayudas a personas físicas y jurídica, cuyos privilegios derivaban de ser próximas  a la Junta de Andalucía y al PSOE andaluz.. Ignorando la advertencia de Jesús a los acusadores  de la adúltera -”El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”-, los empecatados socialistas se apresuraron a lanzar cuantos proyectiles encontraron a mano contra el adúltero político de Rajoy, sin percatarse de que tenían el techo de vidrio y que las piedras se volvían contra ellos como un bumerang.  Albert Rivera les espetó :”Que el partido de los ERE quiera pactar con el del 3% para quitar a los de la Gürtel no parece una gran  idea”. Sánchez  mostró sus contradicciones e incoherencias cuando –a pesar de lo expuesto en el Congreso y del tenor de a  moción de censura- pidió que constara en acta que el corrupto no era el PP, sino únicamente su jefe.

La Constitución de 1978 incluyó en su artículo 113 la moción de censura constructiva, obligando a que, al formularse, figurara el nombre del candidato a suceder al censurado en la Presidencia del Gobierno. En el presente caso, sin embargo, no se  trataba sólo de una moción de desconfianza hacia Rajoy, sino también hacia Sánchez,  pues –como afirmó el portavoz de ERC- su voto a favor no suponía un apoyo a éste,  sino un rechazo a aquél. Se respetó la letra de la Constitución, pero se  vulneró su espíritu. La moción de censura constructiva se trastocó en una moción destructiva..

Sánchez estaba determinado a llegar a la Presidencia por  cualquier  medio y de ahí su apresuramiento en presentar con las del alba una chapucera moción de censura, para evitar  que Rajoy pudiera dimitir. No abrigaba excesivas esperanzas de éxito,  pero los resultados superaron las expectativas de la propia empresa. Fue el héroe del día a su pesar, pero, cuando se vio inesperadamente a la vera del poder, le entró pánico y hasta en siete ocasiones pidió a Rajoy que dimitiera y así poner término a la tramitación de la moción, pues era consciente del berenjenal en que se metía para gobernar con sólo 84 diputados y quedar supeditado a las exigencias de sus aliados coyunturales. 

Rajoy se ha ganado a pulso su exclusión del poder. La corrupción no había acarreado hasta ahora consecuencias electorales desfavorables para los partidos que la practicaban, como se ha puesto de manifiesto en el cortijo socialista de Andalucía y en el oasis catalán de Jordi Pujol, con su 3% y su cantinela de que “España nos roba”. Según Rafa Latorre, “el PP es una formación inmunodeficiente contagiada del desprecio a la política de su líder” y, para David Gistau, “la corrupción quedó incrustada en el PP como una esquirla inoperable, que al final mató al Gobierno de Rajoy de septicemia”. Es un hecho innegable que, cuando los partidos consiguen parcelas de poder, suelen cometer actos de corrupción y que todos ellos se han financiado de forma ilegal. El PP ha pecado de soberbia y se ha negado a aceptar la evidencia. Si lo hubiera hecho en su momento y pedido perdón a la sociedad por sus malas prácticas, la cuestión habría quedado zanjada con una multa a lo sumo. Como no lo hizo, ahora le ha explotado la carga de profundidad que llevaba adherida a su piel.

Sería injusto no reconocer a Rajoy sus éxitos, especialmente en el plano económico, pero no cabe decir lo mismo del ámbito político, que ha descuidado ostensiblemente. Ha dado  notables  muestras de “dontancredismo”, pasividad y egoísmo. A nivel de Estado, permitió que se envenenara el conflicto de Cataluña con su inacción y su condescendencia con el incumplimiento de leyes y sentencias por parte de la Generalitat  y, en el seno del partido, fue excluyendo a los que le estorbaban y se rodeó de “Yes-Men/Women”, que sólo le decían lo que quería oír. Ello ha impedido la indispensables regeneración y  el “aggiornamiento” del partido. Puso su supervivencia en el Gobierno por encima de cualquier otra consideración y, para conseguir el apoyo de los cinco diputados del PNV a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, no dudó en cambiar su política en materia de déficit y de pensiones, y en derogar  las reformas que había introducido a instancias de la Comisión Europea. Cuando vio que el PP iba a perder el gobierno, no tuvo el gesto de generosidad y patriotismo cívico de dimitir para evitar la presentación de la moción de censura dirigida contra su persona. Podría haber salido del atolladero con gallardía, sacrificándose por la Nación y por su partido -como hicieron en ocasiones similares Adolfo Suárez o Charles De Gaulle-, pero se  mantuvo en sus trece y –como Sansón-  prefirió que se hundiera el templo y murieran  todos sus ocupantes. Pareció pensar que, “después de mí [él], el diluvio”.  

Sánchez –que ha dado sobradas muestras de determinación y constancia- ha conseguido su ambición de acceder a la Moncloa, aunque haya sido por la puerta de atrás. Ha aprovechado la turbulencia emocional causada por las sentencia para esgrimir dignidad ofendida y exigir la dimisión de Rajoy por las corrupción institucional del PP, cuando de bien poco podía presumir el PSSOE en este tema. Ha superado los “records” del Guinness político español, al ser el primero en acceder a la presidencia del Gobierno tras sacar adelante una moción de censura, sin haber ganado unas elecciones y sin ni siquiera ser diputado.”¡Audacia fotuna iuvet!”.

Sánchez es una persona de convicciones poco firmes que cambia con facilidad de opinión, lo que presenta inconvenientes y ventajas, por su capacidad de adaptación. Muestra de ello ha sido su giro de 180 grados, al garantizar que respetaría los Presupuestos adoptados por Rajoy –que había considerado totalmente inaceptables por su carácter antisocial-, para lograr  el voto de los diputados del PNV. No presentó un programa de Gobierno y expuso unas ideas generales y vagas, centradas en el diálogo, el consenso, la regeneración y la estabilidad, un mero esbozo sin precisión ni concreción, por lo que el programa se lo tendrán que facilitar sus aliados.

Se comprometió a solucionar el problema del encaje de Cataluña en España, que considera un problema político que requiere soluciones políticas. Ha considerado la posibilidad de recuperar algunas de las disposiciones del proyecto de Estatuto de Cataluña declaradas inconstitucionales en 2010 y ha reconocido a Cataluña como nación, de conformidad con  la confusa idea socialista de “plurinacionalismo”. Se ha propuesto a normalizar las relaciones e iniciar el diálogo de su Gobierno con el nuevo Govern  y su Presidente, Quim Torra, le ha planteado sus desorbitadas exigencias. Sánchez se ha comprometido asimismo a hacer cumplir la Constitución, pero se ha aliado con quienes la violan de forma sistemática – nacionalistas, populistas y filoetarras-, con los que le será sumamente difícil  coordinar su actuación por lo contradictorio de sus propuestas. No lo va a tener fácil porque –como ha observado Rivera- “no se puede gobernar España con quienes la quieren liquidar”. Según Rafa Latorre, por primera vez en la Historia, un Gobierno ha sido apoyado por más partidarios de la autodeterminación que defensores de la Constitución. 

El PNV ha sido determinante para derribar el Gobierno de Rajoy y de colocar a Sánchez en la Moncloa. Resulta intolerable que el futuro político de un país de 44 millones de habitantes sea decidido por el 0.7% de los ciudadanos que votan en España a este partido. No es el perro de España el que mueve el rabo del País Vasco, sino el rabo del PNV el que mueve al perro de España. El PNV practica desde hace tiempo un doble juego. Como el dios Jano, tiene dos caras: una amable, colaboradora y autonomista representada por el Lehendakari Íñigo UIrkullu, y otra desagradable, insolidaria e independentista encarnada por Andoni Ortúzar. Las muestra de forma bien diferente según las conveniencias del partido. Mientras la faz buena permitía la aprobación de los presupuestos en Madrid, la mala acordaba con Bildu un proyecto de nuevo Estatuto de Autonomía para Euskadi, que reconocía la soberanía de la Nación Vasca y abría la vía para su independencia. Una de las caras del Jano peneuvista se rasgó las vestiduras tras la sentencia de la AN y, alegando razones de ética, apoyó la caída del Gobierno corrupto del PP, cuyos presupuestos había aprobado unos días antes. Con sus cinco insignificantes diputados, el PNV se ha convertido en el socio preferente del Gobierno Sánchez, del que espera concesiones, en un doble juego que resulta cínico y obsceno.

Ciudadanos también ha salido favorecido del delirante debate, pues ha logrado que Rajoy haya caído por la corrupción y que Sánchez tenga que gobernar con la ayuda de Podemos y de los independentistas, lo que le servirá de base para sus críticas. Ha dado muestra de su tacticismo  y ha sido el desencadenante de la crisis, al denunciar el pacto de  legislatura acordado con el Gobierno y considerar que había que darla por concluida. Pese a sus pretensiones regeneracionistas, ha hecho gala de oportunismo. Ha supeditado el uso de su posición de fuerza política más votada en Cataluña a la promoción de sus posibilidades electorales en el resto de España, aprovechando el viento de cola que le han proporcionado los sondeos electorales, y ha reducido el protagonismo de Inés Arrimadas  en Cataluña, dejando la iniciativa política a los movimientos sociales. Ha aplicado distintos baremos en la lucha contra la corrupción según las Comunidades en que se ha producido, como prueba su respaldo al Gobierno de la Junta de Andalucía, notoria por su alto grado de corrupción.

Podemos reconoció su error de no haber apoyado a Sánchez en su tentativa de acceder a la presidencia del Gobierno, rebajó sus ínfulas y anunció su apoyo incondicional a su candidatura. Pablo Iglesias le ofreció  su colaboración y, ante la escasa receptibilidad de éste, endureció el tono y afirmó que, si no eran socios, serían oposición. Los partidos catalanes independentistas están vendiendo caro su apoyo al Gobierno de Sánchez y lo condicionan a recibir determinadas contraprestaciones. Torra  –que sigue con su abierto desafío al Estado- le ha solicitado que inicie  unas negociaciones bilaterales “de Gobierno a Gobierno” y mantenido sus exigencias, incluida la del reconocimiento de la República de Cataluña. 

Sánchez incluyó en su plan de acción la pronta celebración de elecciones generales, aunque no haya indicado cuándo se celebrarían. Es consciente de que una consulta inminente no convendría al PSOE, ni a los demás partidos salvo Ciudadanos, que quiere cosechar los frutos que las consultas demoscópicas le vaticinan. Sánchez quiere aprovechar la ocasión y gobernar el máximo tiempo posible para, desde el poder, redorar su imagen y potenciar las posibilidades electorales del PSOE. La composición de su Gobierno  parece indicar que desea agotar la legislatura. Dada la fragilidad del Gobierno, convendría  que Sánchez convocara cuanto antes elecciones generales para que los ciudadanos españoles puedan expresar su opinión sobre las fuerzas políticas que deban gobernarles. El problema de los ciudadanos es decidir sobre a qué partido confiar su voto, dado que todos ellos han dado  reiteradas muestras de falta de sentido de Estado y están dispuestos a sacrificar el interés general de la Nación por sus mezquinos intereses partidistas.

José Antonio de Yturriaga

Embajador de España

El cambio de gobierno en España

Ya tenemos nuevo jefe de Gobierno y nuevos ministros y ministras. Son bastantes cosas las que han llamado la atención en este vertiginoso cambio y una ha sido la eliminación de cualquier símbolo religioso en las tomas de posesión.

Si no se cree en Dios quizás sea más lógico prescindir de toda referencia religiosa. Si todos los anteriores lo hicieron con Biblia y crucifijo no sé si fue por mera inercia, pues no parece que sus actos hayan reflejado ninguna creencia a la hora de legislar y decidir, más bien buena parte de su labor ha consistido en ir arrinconando los principios y valores cristianos.

Lo de jurar debe resultarles carca y trasnochado, por lo que todos han optado por prometer por su conciencia y honor. Ya sabemos que las promesas de los políticos no son de fiar, especialmente las promesas que hacen a los ciudadanos que les dan su voto, y en buena parte se lo siguen dando sin pedir cuenta de los incumplimientos.

Apelar a la propia conciencia y honor, tampoco parece ofrecer ninguna seguridad pues la conciencia como capacidad de elegir entre el bien y el mal en uso de la propia libertad sin referencia alguna a normas morales inmutables y trascendentes, dan como resultado todo lo que se acumula en los tribunales y el honor es algo que podemos presuponer, pero no queda acreditado sino a lo largo de una vida intachable

Admito que hay personas que no creen en ninguna trascendencia y son honestas y honradas y otras que dicen creer pero no son ni honestas ni honradas, tanto si hablamos de políticos como de ciudadanos.

Sin duda por todo ello en la organización de nuestra convivencia siempre  se han establecido leyes y tribunales para que juzguen con imparcialidad las conductas de todos, aunque el problema se plantea cuando las leyes que logran aprobar los políticos establecen como delito cosas que no lo son, se recortan derechos y libertades de los ciudadanos o tienen como objetivo  asegurar la imposición de determinadas ideologías.

Los parlamentos no tienen atribuido ningún tipo de infalibilidad ni tienen derecho a dictar leyes que desquicien las bases que configuran la propia sociedad, como todas las leyes anti familiares que padecemos. Si el marxismo introdujo en la sociedad la lucha de clases, el marxismo actual está introduciendo la lucha de sexos, en la que cualquier hombre es sospechoso de machismo y la denuncia de una mujer puede llevar, aun sin pruebas, a la inmediata detención del señalado.

Desde luego la llegada de este gobierno no solo ha acabado con viejas costumbres religiosas sino también con viejas costumbres democráticas pues, hasta ahora gobernaba el que ganaba las elecciones, aunque necesitara los votos de otros partidos minoritarios comprados a peso de presupuesto. Ahora ha llegado al poder un señor que venía perdiendo las elecciones pero que ha encontrado el momento propicio y vulnerable para desalojar al gobierno anterior, no con los votos de los ciudadanos sino con los votos de los políticos de otros partidos, que nadie sabe hasta cuándo lo apoyarán, ni qué pedirán a cambio.

Estamos viviendo un momento inesperado que ojalá sirva para el bien común de este viejo país llamado España que vive en horas bajas, pendientes de lo que en cada momento nos vayan contando los medios de comunicación. 

Francisco Rodríguez Barragán

Envíanos comentarios, pistas de noticias y críticas a brief@actuall.com.

Únete a nuestra conversación en Twitter y Facebook.

¡Que pases un buen día!

El Brief de Actuall

Comentarios

Comentarios