Iván Duque, candidato del Centro Democrático en Colombia
Iván Duque, candidato del Centro Democrático a la Presidencia de Colombia, saluda a sus seguidores durante un mitin electoral en Cali.– Fotografía: Ernesto Guzmán Jr. / EFE

¡Buenos días, actuallers!

Estas son las historias más destacadas al comenzar este lunes 28 de mayo, santos Helicónides; Carauno; Pablo Hanh, mártires; Justo de Urgel; Germán de París, obispos; Guillermo, monje; Ubaldesca, virgen. Si te lo han reenviado, date de alta aquí para recibirlo en tu buzón.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Colombia. Este domingo se celebraron elecciones presidenciales en el país. Iván Duque, el candidato del centro-derecha, y Gustavo Petro, candidato de la izquierda, se disputaban la primera Magistratura de la República. A la hora de concluir la edición de este boletín de Actuall, no disponíamos de datos del escrutinio. Ivan Duque y su partido, el Centro Democrático, han construido buena parte del discurso electoral sobre la influencia del expresidente Álvaro Uribe y el miedo que despierta el chavismo entre muchos electores, que ven a Gustavo Petro como un seguidor de la revolución bolivariana en Venezuela. “El señor Duque es la nueva esperanza para un sector de la derecha colombiana, desplazada del poder durante los últimos ocho años”, resume el New York Times. El mismo diario define a Gustavo Petro como un “sobreviviente de la izquierda”. Frente a las multitudes que congrega en distintos lugares del país, en los ochenta discursos que ha pronunciado durante esta campaña, el señor Petro repite el mismo método: largas intervenciones, de hasta dos horas, como el discurso que pronunció en Bogotá, donde expone su diagnóstico del país: la desigualdad, el escaso acceso a la educación, la salud ineficaz para muchos, la tierra para pocos. (Sinar Alvarado, para The New York Times)

Irlanda. Un 66,4% ha votado a favor de desproteger la vida de los bebés antes de nacer, y un 33,6% de seguir protegiéndola en la Constitución. El referéndum sobre el aborto celebrado el pasado viernes alcanzó una participación del 64,1% del censo electoral. La única circunscripción electoral en la ganó el “no” a suprimir la Octava Enmienda de la Constitución fue Donegal. El primer ministro, Leo Varadkar, ha anunciado que, tras el referéndum, Irlanda tendrá “una Constitución moderna para un país moderno”. El señor Varadkar dijo que la nueva ley del aborto podría estar en vigor a finales de este mismo año. (Tamara García Yuste, para Actuall)

España. El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, sostiene que en España hay suficientes leyes para impulsar la igualdad efectiva de las personas LGBT en el ámbito escolar, y para luchar contra el acoso por orientación sexual o identidad de género. El respondió a la interpelación de una senadora de Podemos, Vanessa Angustia, que denunció que no haya leyes suficientes para proteger a las personas LGBT en los colegios. En su intervención, el ministro ha recalcado que la Constitución española y todo el ordenamiento jurídico español, así como las normas europeas, constituyen un “mandato de remover los obstáculos” para conseguir la igualdad efectiva y acabar con la discriminación. (Actuall)

SELECCIÓN DE ACTUALL

Venga, españoles, dejaos de cobardías, por Álex Navajas. El autor observa en este artículo que “en España, se permiten centenares de cosas con las que no estamos de acuerdo la mayoría, pero que muchos callan por falta de coraje.”

Partido Popular: ‘game over’, por Luis Losada. El corresponsal político de Actuall analiza en esta columna las consecuencias de la sentencia judicial del caso Gürtel: “Se abre un abanico de posibilidades, pero todo es una incógnita.”

CORRESPONDENCIA

Varios suscriptores impugnan el enfoque de este boletín de Actuall sobre la sentencia del caso Gürtel, conocida el pasado jueves:

Antonio C.: “Ustedes mienten. El PP no ha sido condenado, ni siquiera juzgado. Son embusteros, como el resto de la prensa.”

J. Gorritti: “No es la primera vez que se condena a un partido político, como decís. El PSOE lo fue por el ‘caso Filesa’.”

Pedro Robles: “Solo comentarles que no es correcto decir que en la sentencia de ayer [por el pasado jueves], ‘es la primera vez que se condena a un partido político por corrupción’. Ya los tribunales condenaron al PSOE por delito penal, y ese sí es el único caso, ya que el PP lo ha sido por responsabilidad civil. Un saludo.”

Alfredo comenta la encrucijada del partido Ciudadanos, ante la moción de censura presentada por el PSOE contra el Gobierno:

Albert Rivera se empieza a quitar la chaqueta de “Hacendado”, y eso que la sentencia [del ‘caso Gürtel’] aún no es firme, pero su actitud es buena para que veamos a quién quiere votar esa gente que huye de ese “PP” que ha construido Rajoy, en contra de los principios del partido. 

Por cierto, no he podido ver en los periódicos una prueba fehaciente y clara contra [Eduardo] Zaplana, todo es ‘la UCO cree’, ‘la UCO sospecha’, ‘parece ser que,…’ 

Y lo más espectacular es que Zaplana sea tan “tonto” que venda un piso y se deje en el piso vendido un escondite con papeles que le perjudican. 

Creo que alguien esta ‘cargándose’ a alguien, como decia Gila. 

Si hubieran encontrado algo en Valencia, para qué registrar Benidorm, y si hubieran encontrado algo en Valencia o Benidorm, para qué registrar Madrid, y si hubieran encontrado algo en algún lado, para qué registrar un piso que ya ha vendido. 

Mucha desesperación  hay en ciertos ambientes. Eso, sin tener en cuenta la condena de 800.000 personas, los afiliados del PP por corrupción, “ñas coca” que decia mi abuelo. 

Marcelo, ahora no hace falta que susurres: puedes gritar que algo huele a podrido en este país. 

Alfredo

¿Dimisión de Rajoy?

Estimados señores de ‘Actuall’:

Así y todo, dadas las condiciones imperiales existentes en este perro mundo moderno y la situación particular de España, el señor Rajoy debe seguir gobernando, para el mejor acomodo de España a las reglas ocultas mundiales.

Además, ¿hay alguien calificado para sucederle? Me parece que nadie.

Justo Paz

Presuntos fariseos contra un presunto Don Tancredo

Ayer, después de ver aprobados los Presupuestos, quise escribir algo sobre lo que nos conviene hacer ahora a los españoles, para lo cual me venía bien copiar algunas frases del ‘Astrolabio’ de Bieito Rubido  y de Luis del Val en sus columnas de ‘ABC’ de ayer: 

“El día que el PP y el PSOE se percaten de que apoyarse el uno al otro en asuntos cruciales resulta lo más enriquecedor e inteligente para España –y para ellos mismos–, habremos cambiado para bien la historia de nuestro país”. 

Y también:  “El indolente que nunca hace nada ha sobrevivido a eminencias peperas que quisieron moverle la silla. Ha firmado la salida de la crisis, con tres años seguidos creciendo por encima del 3%. Ha tutelado un cambio de Rey, reto complejísimo que discurrió como una seda, y ha frenado el golpe de octubre en Cataluña. Por último, ayer rubricó una carambola solo al alcance de alguien muy habilidoso: el PNV le ha apoyado sus presupuestos en pleno vigor del 155 y al día siguiente de la detención de Zaplana y la imputación del secretario de Estado de Hacienda. Es verdad que es tremendo el doble juego del PNV, que con una mano apoya las cuentas del Estado y con la otra amaga con dinamitarlo de la mano de Bildu”.

Todo lo que yo quería escribir lo han dicho ya hoy en los periódicos y mis admirados comentaristas (Carlos, Santi “Majetón”, Nicolás, Edurne y Luis del Val) personas mucho mejor informadas y mejor formadas que yo. No obstante quiero aportar mis humildes experiencias personales.

En 1982, me comprometí seriamente escribiendo un artículo demoledor contra “la derecha” del pueblo industrial de Alicante donde yo era maestro, con lo que los del PSOE me consideraron su amigo y comprometí mi futuro “civil” y “profesional” ante los ataques de ciertos militantes de partidos de centro derecha y de derecha. 

Realmente, el político que me gustaba a mí aquellos años era Adolfo Suárez, y me gustó verlo de cerca; pero no pude hablar con él, como sí pude hacer con el líder comunista que acompañó a Marcelino Camacho en un mitin durante una de las campañas electorales. 

Adolfo Suárez había manifestado su heroísmo ante toda España cuando unas cámaras de televisión siguieron funcionando por arte de magia durante el Golpe de Tejero. Y tenía una simpatía, un carisma, una honradez humana y cristiana de verdad que enamoraba a muchos y repelía a otros pocos, especialmente a los hipócritas de centro y derecha y a los hipócritas separatistas y antiespañoles. 

Chocó con el honrado y clarividente republicano catalán Tarradellas, del que aprendió la gran lección política que éste le dio tras una primera entrevista tormentosa donde Suárez evidenció sus carencias culturales sobre temas catalanes y Tarradellas le enseñó, con sus declaraciones a la prensa, lo que hoy está enseñando (parece que inútilmente) cada día, desde hace ya casi cuatro años a los imberbes, presuntuosos, jóvenes y falsamente puros políticos como Pablo, Pedro, Susana, Ximo, Aitor y todos los que le acusan de don Tancredo y de incapaz de pactar con nadie nada, cuando son ellos los que no le llegan a la suela del zapato ni en sabiduría, ni en prudencia ni en preparación.

Cuando en 1985 empecé a criticar a mis amigos del PSOE del pueblo los evidentes defectos y corruptelas que luego se pusieron en evidencia con sus comportamientos frente al juez extremeño Marino Barbero, de José Bono calumniando a nuestra mejor eurodiputada de entonces y quizás de todos los tiempos, Loyola de Palacio, me hicieron el vació civil. Decretaron mi muerte civil política y social. Por suerte, uno de mis antiguos alumnos, dueño de una gran fábrica, de derechas, con los defectos típicos de los “capitalistas”, al que yo le decía bromeando que era “mi fracaso pedagógico” porque yo era un profesor, ex salesiano y sacerdote secularizado que fui tachado de “cura ye-ye” o de “cura comunista”, aunque era sencillamente un católico comprometido a favor de los pobres. 

Recuerdo que, en 1965, hice un sermón social, defendiendo lo que ahora defiende algún genial empresario que practica de hecho las doctrinas de los Papas sobre los asuntos sociales. Creo sinceramente que aquel sermón que pedía más y mejor información de los empresarios a sus trabajadores para fijar los sueldos posibles en bien de la industria, el alcalde me “reprochó cariñosamente el palo que les había dado a los industriales del pueblo”, todos amigos míos, porque yo era hijo de uno que había sido obrero hasta los 26 años en una de aquellas grandes industrias y había sido hasta 1946 uno de ellos que ya intentaba cumplir esos principios morales y laborales en su pequeña industria. 

Tras un sermón parecido en Valencia en la misa en que estaba mi propio hermano, al saludarnos en la sacristía me dijo: “¿Tenéis asegurado al sacristán, le pagáis la jornada partida?” Al decirle yo que no lo sabía, me espetó: “Pues entérate, y si no lo tenéis todo en regla, no vuelvas a predicar como hoy”. Él había cerrado digna y justamente nuestra fábrica y trabajaba ya en Iberia.

Ya Felpe y José María Aznar, dos cualificados enemigos más que adversarios políticos, se enfrentaron a muerte (nadie investigó a fondo el atentado de ETA sufrido por Aznar) por el poder, pero se aliaron hasta conseguir laminar mediáticamente a dos sucesivos adversarios: Adolfo Suárez que pudo ser el Secretario o Presidente de un partido bisagra, el CDS, el partido que hubiera permitido no tener que recurrir a los del PNV o CiU para sacar adelante las políticas de peperos y socialistas cuando alcanzasen el poder. El otro fue el vacío hecho entorno al Partido Reformista de Roca Junyent, el único político que ha sido laminado sólo por ser de una determinada región española: Cataluña. Nunca pensaron en aliarse, como representantes del 80% de los españoles, para corregir los defectos ya evidentes de la Constitución del Consenso y la Transición y para legislar adecuadamente para impedir la evidente corrupción de todos los partidos a la hora de financiar sus campañas electorales.

Ahora, en vez de escandalizarse como hacen como hipócritas fariseos, deberían todos (empezando por Felipe, Guerra, Griñán, Chaves, Pujol, Pedro, Susana, Zapatero -el peor-, Nicolás, Ximo, Rajoy, Aznar y todos los que callaron ante Pujol…) acusarse no unos a otros sino todos a sí mismos y poner los medios para corregir lo mal hecho y pactar las reformas salvadoras encabezadas por el que más sabe, el que es más prudente y el que ha demostrado ser el mejor de todos ellos.

No condenemos a nadie más por corrupto o por robar que por matar o fomentar las matanzas de ETA con silencios cobardes y aprovechateguis para ganar otros a pesar de consentir un real “holocausto” y destierro de miles de vascos.  

A. Fabregat

El pasado miércoles 23 de mayo, en esta misma sección de “Correspondencia”, publicamos una carta firmada por un grupo informal de cincuenta embajadores españoles jubilados, dirigida al embajador de Bélgica en España. La carta exponía una crítica a la decisión de la Justicia belga de no entregar a España a los exconsejeros de la Generalidad catalana prófugos en Bruselas. La lista de firmantes de la carta estaba encabezada por José Antonio de Yturriaga, embajador jubilado y profesor de Derecho Internacional.

Al día siguiente, jueves 24 de mayo, publicamos en esta misma sección una réplica de Jordi M. G., en la que defendía el llamado “procés” independentista y denunciaba los abusos del Estado español contra quienes este lector considera “presos políticos” por sus ideas independentistas.

Las réplicas a la carta de Jordi M. G. no han dejado de llegar al buzón de nuestra Redacción:

Estimados señores de Actuall:

Lo primero, una felicitación por su diario, es excelente en su formato, pero sobre todo, en su contenido.

Sobre la réplica que publicaron hoy del señor Jordi M.G., solo tengo que decir que el exembajador José Antonio Yturriaga dirigió la carta al embajador Marc Calcoen. 

Cuando estaba leyendo la réplica, me llamaba la atención las afirmaciones, pero sobre todo, el tono de la respuesta, que en lo más mínimo correspondía con un diplomático. 

Al final, confirmé que, efectivamente, la réplica es de Jordi M.G., que, posiblemente, es un ‘revoltoso’ separatista. 

Pues bien, a él me dirijo con estas letras que, si no publican, ruego se las hagan llegar. 

El señor Yturriaga se dirige al dueño del circo, no a los payasos.

Saludos muy cordiales. 

Guillermo Verda

En respuesta a la carta de Jordi M. G.

Muy buenos días a todos:

En primer lugar, quiero agradecer a Jordi M. G. y al resto de golpistas nacional-socialistas catalanes por haber conseguido lo que parecía imposible. España estaba totalmente adormilada y yerma de autoestima. El patriotismo, el amor al propio país que es común y corriente en todo el resto del planeta, brillaba por su ausencia. Ver una bandera española en un balcón español era inimaginable, salvo que se celebrara un partido de la selección de fútbol.

Es más, la mayoría de los españoles, sobre todo los jóvenes, se jactaban de su odio y desprecio por España, como si España no fuera, primero que todo, sus gentes. Es decir, se odiaban y despreciaban a ellos mismos, sus familias, sus amigos y todos los demás habitantes de nuestro país.

Muchos todavía lo hacen, como Jordi y los demás independentistas, que es español y se odia por ello.

Si al abuelo, bisabuelo o tatarabuelo de Jordi le hubiesen dicho por la calle “tú no eres español, sólo eres catalán”, habría tirado de navaja y habría corrido la sangre por semejante insulto. Pero Jordi no tiene reparo alguno en insultar el orgullo hispano de todos sus antepasados y los sacrificios que todos hicieron para lograr este gran país que somos ahora.

Jordi M.G. no tiene autoestima y, lo que es mucho peor, tiene inquina, odio, racismo y mentiras. Mentiras las tiene a espuertas, como paso a mostrar.

Miente Jordi cuando dice que “el proceso no es contra España (él utiliza “estado español”, tal es el odio que sufre contra su propio país que no puede ni nombrarlo). Es evidente para todos que lo es, incluso muchos de los independentistas se van quitando la careta y lo admiten en público. Es más, los nacional-socialistas catalanes se están aliando con los vascos y los de otras regiones para desmembrar España y repartirse los restos.

También muestran en sus páginas web el plan que tienen para muchos españoles: secuestrarles dentro del plan de anexión de los “Países Catalanes”, que después de conseguir la independencia para Cataluña se apropiará de Valencia, Baleares, Andorra, parte de Aragón y algunos fragmentos de Francia e Italia. Una sencilla búsqueda en Internet muestra su mapa para conseguir la Gran Cataluña  y otra, igual de sencilla, te lleva a las declaraciones de los líderes independentistas para conseguirlo.

El plan de los nacional-socialistas catalanes para la Gran Cataluña es exactamente igual que el plan de los nacional-socialistas de Hitler para la Gran Alemania, hace casi un siglo: anexión de todos los “territorios catalanes” y limpieza étnica de cualquier castellano hablante.

Miente Jordi cuando dice que es un plan democrático, porque un requisito para la democracia es el respeto a las leyes. Y la ley de leyes, sobre la que se basa la convivencia de los españoles, es la Constitución. Todos hemos visto, a diario, lo que hacen los nacional-socialistas catalanes con nuestra convivencia y con la Constitución. Sin respeto a las leyes, no hay democracia.

Igual que no la hubo en la toma del poder por los nacional-socialistas alemanes. Hitler no tomó el poder por la fuerza, sino que quedó segundo en unas elecciones y consiguió que le eligieran Canciller. Usó la democracia contra ella misma, exactamente igual que están haciendo los nacional-socialistas catalanes en España en este mismo momento.

Miente Jordi cuando dice que es un plan para todos los catalanes. La mayoría de catalanes, gracias a Dios, no se creen toda la basura racista, fascista y golpista que le ha sorbido a él el seso y le convertido en un traidor a sus conciudadanos y sus ancestros. La prueba es que Ciudadanos ganó las elecciones.

Miente Jordi cuando afirma que no ha habido violencia. Supongo, entonces, que los policías del falso referéndum se pelearon con fantasmas. Quienes les golpearon e impidieron cerrar los colegios fueron espíritus, ánimas furiosas. Aquél día hubo 7 manifestantes y 39 policías heridos, por no hablar de los destrozos en vehículos policiales. Episodios de violencia que continúan, aunque, gracias a Dios, de momento de forma episódica, porque los nacional-socialistas catalanes saben que, en cuanto empiecen a mostrar su verdadero rostro violento y genocida, se les acabará el poco apoyo que reciben ahora.

Miente Jordi, de una manera muy divertida, cuando dice que los prófugos no han huido de la justicia porque están “en manos de la justicia europea”. Es tan gracioso y absurdo que me voy a limitar a partirme de risa. O sea, que no han huido. Y como no han huido, no pueden volver, porque… En fin, de risa.

Mira, por una vez, Jordi dice algo que es cierto. ¡Cosas veredes! España es el país de la UE que más incumplimientos administrativos ha cometido y que más multas paga, con diferencia. Pero se olvida Jordi que también es uno de los que menos condenas ha recibido del Tribunal de Estrasburgo, y también con diferencia. Yo, personalmente, prefiero esto segundo, aunque es evidente que tenemos mucho margen para mejorar.

Miente Jordi con sus fantasiosas acusaciones de torturas contra los golpistas detenidos. Se les ha visto en TV muchas veces y están perfectamente, por no mencionar el hecho de que ninguno ha puesto denuncia. 

Al resto de la carta de Jordi no voy a dedicarle ningún tiempo. No es más que verborrea propagandística de una persona horriblemente adoctrinada en el racismo, el fascismo, el golpismo y el totalitarismo. En el odio a su propio país y la mayor parte de sus compatriotas, incluyendo la mayoría de los catalanes.

Para despedirme, quiero animar a Jordi a que no se preocupe. A pesar de la espantosa infección de nacional-socialismo que sufre España, en peores plazas hemos toreado. Quiero transmitirle la más absoluta confianza en los españoles y en nuestra capacidad de vencer esta plaga, devolver Cataluña a la normalidad y recuperarla para la democracia y el respeto a todos los seres humanos, vengan de donde vengan. Cuando acabemos con el nazismo, seremos más fuertes y mejores que antes. ¡No te defraudaremos, Jordi! ¡Puedes contar con nosotros! Y, así, podrás seguir viviendo como naciste: español hasta las trancas, como todos tus antepasados desde el 56 a.C.

¡Un abrazo, Jordi! ¡Mucho ánimo!

Ginés Ladrón de Guevara

Envíanos comentarios, pistas de noticias y críticas a brief@actuall.com.

Únete a nuestra conversación en Twitter y Facebook.

¡Que pases un buen día!

El Brief de Actuall

Comentarios

Comentarios