El presidente de Francia pronuncia un discurso en la conmemoración del centenario del fin de la I Guerra Mundial. /EFE
El presidente de Francia pronuncia un discurso en la conmemoración del centenario del fin de la I Guerra Mundial. /EFE

¡Buenos días, actuallers!

El movimiento de los chalecos amarillos en Francia ha atraído la atención mundial por la desproporcionada violencia con la que el Gobierno de Emmanuel Macron reprimió la protesta en París el pasado fin de semana.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Como cuenta el periodista colombiano afincado en París, Eduardo Mackenzie, en su boletín diario, Macron y su Gobierno fracasaron en su estrategia de demonizar a los “chalecos amarillos”. Los llamaron “vejestorios”. Los acusaron de estar controlados por la extrema derecha. Nada de esto funcionó.

Miles de personas llegadas desde distintos lugares del Hexágono entraron en París para protestar por el coste de la vida y la subida de los impuestos. Muchos eran personas mayores. Llevaban banderas de Francia en la mano y gritaban: “Nosotros somos el pueblo”. La respuesta de la Policía dirigida por el ministro del Interior Christophe Castaner fue apalearlos y dispararles gases lacrimógenos. Reventadores organizados por la extrema izquierda se infiltraron para azuzar a la policía contra los “chalecos amarillos”, según descubrieron Le Point y la radio RTL.

La política fiscal de Macrón se ensaña con las clases medias: autónomos, asalariados, profesionales liberales, a los que sube los impuestos, mientras los salarios y las pensiones dan cada vez para menos, y llegar a fin de mes es una quimera para millones de franceses.

Los “chalecos amarillos” anuncian otra manifestación para el próximo fin de semana. Leerás y escucharás que son lo peor de lo peor. Claro, solo son franceses del común rebelándose contra una política fiscal confiscatoria. Si fueran de extrema izquierda, serían héroes.


TU DÍA ACTUALL

La patraña de una Navidad pagana. Volverás a escucharlo en estos días: la Navidad tiene un origen pagano. Candela Sande desmonta el mito.

Menos aborto en los Estados Unidos. La tasa ha descendido entre las mujeres de 15 a 44 años.

La caravana ya está aquí. Los migrantes ya están en la frontera con los Estados Unidos. La policía ha repelido a los primeros que intentaron pasarla. José Carlos Rodríguez pone en contexto los hechos.


CARTA DEL DÍA

Populismo y populistas

En política hay palabras fetiche que logran imponerse como armas contra los adversarios. El mayor ejemplo es la de «fascista» que, como sirve lo mismo para un roto que un descosido, al final viene a ser fascista quien no piense como yo. 

Y eso ocurre ya con «populista» y «populismo», que el DRAE explica como «tendencia política que pretende atraerse a las clases populares», pero que ha ido derivando para pasar a descalificar a quienes se supone que ofrecen soluciones simples a problemas complejos. Por eso no se comprende bien que hoy se utilice contra quienes están a favor de una inmigración legal y selectiva, y contrarios a la implantación de guetos, o a favor de controlar el desmadre autonómico y el excesivo gasto público, o contra los que defienden el uso de la lengua española y graves cuestiones morales, etc., pues todo eso no suscita adhesión de las clases populares. Si queremos ejemplos patentes de mensajes populistas simplísimos y que sin pudor alguno buscan atraerse a esas clases populares, basta con acercarse a un mitin electoral de cualquier partido político, del gobierno o de la oposición, de izquierda, derecha o centro. Y especialmente, de quienes suelen utilizar con mayor énfasis eso de «populistas» para descalificar a otros. 

Miguel Ángel Loma Pérez

¿Qué es el centro?

Estimado Simón R.

En el día pasado 27, hablando de ‘las respuestas simples’, afirmas que:

“Uno de los reproches que reciben los nuevos partidos de centro-derecha, como Vox”

Vox no entiende lo que es el centro. ¿Ser de centro es ser liberal desde el punto de vista económico y ‘progre’ desde el punto de vista social (aborto, lgtb, etc)?, ¿ser de centro es que lo que vocea la mayoría amansada y amasada es la verdad, es lo que hay que hacer (con el beneplácito de la diosa democracia, claro)?, ¿ser de centro es ser políticamente correcto y proclamar las loas al pueblo de lo que quiere escuchar, o lo que al partido le interesa en ese momento? Ahora el sr. Casado dice en Andalucía que hay que devolver al estado la competencia de la educación, por ejemplo, pero sin definir un modelo  concreto de estado. Eso es lo que le interesa en éste momento a su partido por el avance de Vox que propone la devolución de ciertas competencias que ahora tienen las autonomías, al estado, para al final disolverlas.

Lo digo porque en estas materias y en algunas cuantas mas, están empapados todos los partidos políticos del arco parlamentario, unos incidiendo más en unas cuestiones que en otras, según les vaya.

En éste sentido, todos los partidos que están en el congreso , son de centro. Es muy socorrido ser de centro: te defines sobre pocas cuestiones no muy comprometedoras y el resto según se mueva el viento. Pues Vox no es de centro. 

Vox tiene clarísimo que ante ciertos  problemas serios que tiene España, sabe lo que habría que hacer, pero sabe que ello es difícil de realizar. Vox sabe que, ante tanto gasto por parte del estado, para mantener una estructura atrofiada que asegura el pan a la casta política (y los caviares, y los coches oficiales, y las visas, y las putas, y…) hay que eliminar las autonomías, que es lo que ha llevado a tanta corrupción y tanta desigualdas entre personas que viven en diferentes regiones de un mismo pais, llamado España. La solución es simple, pero sabe que su realización es compleja, que necesita dos tercios de la cámara para modificar la ley que elimine las autonomías.

Y lo saben de sobra. ¿Pero no tienen derecho a opinar, decir, cuál es tal remedio para tal problema? Sobre éste tema y sobre tantos otros, la receta solución es simple, su realización es compleja. Pero Vox no engaña a nadie; lo dice claramente.

Ante un problema existente en España, los partidos del congreso, lo que hacen es aprobar por ley el problema, el mal. Entonces, ya no hay mal. 

En realidad, con ejemplos lo explicaba Alonso Basallo en su interesantísima columna.

Saludos cordiales.

José Luis Molero

Felicidades a los Papiniano y las Teodora en su onomástica. Envíame pistas de noticias, correcciones y sugerencias a brief@actuall.com. Descubre más historias en Actuall, únete a nuestra conversación en Twittery Facebook.

Que pases un buen día actuando por las buenas causas. ¡Hasta mañana!

Comentarios

Comentarios