Corte Interamericana de Derechos Humanos
Magistrados de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, antes de una de las sesiones plenarias del tribunal.

¡Buenos días, actuallers!

Estas son las historias más destacadas al comenzar este miércoles 31 de enero de 2018, santos Juan Bosco, presbítero; Victorino; Metrano; Ciro y Juan; Abrahán, obispo; Agustín Pak y compañeros misioneros; Geminiano; Maedoc o Aidano; Waldo o Gaudo, obispos; Julio; Francisco Javier María Bianchi, presbíteros; Marcela. Si te lo han reenviado, date de alta aquí para recibirlo en tu buzón.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Familia. Más de 70 organizaciones de doce países americanos han suscrito el “Manifiesto por la Soberanía de los Estados Americanos”, en el que se exige a la Corte Interamericana de Derechos Humanos que deje de presionar para instalar el reconocimiento al “matrimonio igualitario” en los países de América Latina.

El manifiesto denuncia “la extralimitación del mandato de la Corte Interamericana de Derechos Humanos”. También se pide a los Gobiernos de la región que defiendan “nuestra soberanía, manifestando públicamente su intención de desoír la opinión” del alto tribunal.

Puedes leer aquí el manifiesto completo, y la lista de más de 70 asociaciones que lo respaldan en doce países latinoamericanos.

La declaración ha sido lanzada por la plataforma internacional CitizenGO.org, y se produce después de una resolución del Tribunal Interamericano, en la que, a consultas del Estado de Costa Rica, le responde que el país debería reconocer ya el matrimonio de personas del mismo sexo. La doctrina del Tribunal, partidario de redefinir la institución de la familia, serviría de referencia para los países iberoamericanos suscriptores del convenio de la Corte Interamericana  de Derechos Humanos.

Este martes 30 de enero, cientos de personas han acudido en los distintos países de la región a las cancillerías a pedir a sus gobiernos que defiendan su soberanía frente a la resolución de la Corte Interamericana y sus efectos sobre los debates culturales abiertos en cada uno de los países de la comarca.

“No vamos a permitir que siete jueces no elegidos por el pueblo pisoteen la soberanía, el concepto de familia y los valores de todo un continente”, dijo Luis Losada, director de campañas de CitizenGO.org. (Ana Fuentes, para Actuall)

Derecho a la vida. Irlanda avanza hacia el referéndum sobre el aborto que, previsiblemente, se celebrará esta próxima primavera. La consulta preguntará a los irlandeses si desean revocar la Octava Enmienda de la Constitución, aprobada en 1983, que protege el derecho a la vida de la madre y del bebé. Ese precepto se someterá a votación en mayo, según ha anunciado el Gobierno. Si la población apoyara derogar la Octava Enmienda, su texto se sustituiría por otro que habilitará al Parlamento para legislar sobre el aborto, que sigue siendo ilegal en Irlanda. (Juan Robles, para Actuall)

Paz. El presidente colombiano Juan Manuel Santos ha suspendido las conversaciones con el ELN, la banda terrorisa que se habría atribuido –su comunicado está pendiente de verificación por los investigadores– los tres atentados que el pasado fin de semana mataron a siete agentes de policía en Barranquilla. Es la quinta vez que el presidente Santos rompe el diálogo por la paz con el grupo terrorista del ELN. El objetivo del Gobierno ha sido, hasta ahora, llegar a un acuerdo similar al que firmó con las FARC en 2016. (Actuall)

SELECCIÓN DE ACTUALL

Navidad comunista, por Carlos Rodríguez Braun. El economista, profesor y divulgador de la historia de las ideas políticas y económicas, Carlos Rodríguez Braun, es una de las firmas destacadas entre los comentaristas de Actuall. En este artículo comenta una reciente ocurrencia de Izquierda Unida, en España: felicitar la Navidad en Twitter con la fotografía de un árbol de Navidad ardiendo. Observa el profesor Rodríguez Braun: “Los comunistas desearon para las pasadas navidades: ‘pan, trabajo, techo y dignidad para todas’. Es decir, exactamente lo que han negado a todas (y todos) en los países donde han gobernado”.

Por qué no se investigó a la Dator, por Alfonso Basallo. El director de Actuall dedica su nuevo comentario en vídeo [2:25 minutos] a las denuncias no investigadas contra el centro de abortos Dator, en Madrid, por posibles prácticas tipificadas como delitos. Dice el director de este diario: “La Agencia de Protección de Datos, la Guardia Civil y el juzgado no movieron ni un dedo, a pesar de que las pruebas aportadas revestían la suficiente entidad para investigar si había delito o no.”

Así es la ley que propone el PSOE para seguir derribando cruces, por Elentir. El autor comenta en este artículo el derribo de la cruz de Callosa de Segura, en la Comunidad Valenciana. “Ha sido” –escribe– “solo un aviso de lo que está por venir si prospera un proyecto de ley” socialista.

++++Puedes apoyar la libertad religiosa en Callosa de Segura: Hay una petición activa en HazteOir.org, dirigida al alcalde de Callosa de Segura (Comunidad Valenciana), José Maciá, para que vuelva a poner la cruz de piedra en la plaza de la Iglesia. Más de 35.000 personas han firmado la petición. Puedes unirte aquí.

CORRESPONDENCIA

La designación de la jurista española María Elósegui como juez del Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha suscitado el reproche de partidos políticos de la oposición y medios de noticias de sesgo izquierdista. La califican de “homófoba”, y extractan sin contexto artículos suyos en revistas jurídicas en los que cuestiona, con argumentos académicos, la reforma legal que reconoce el matrimonio de personas del mismo sexo y otras causas de la agenda política LGBT.

Le han exigido que renuncie al puesto de magistrada. La señora Elósegui ha respondido que no lo hará, y que, como juez del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, hará lo mismo que todos los jueces: aplicar las leyes, independientemente de que les gusten o no.

¿O es que, acaso, los jueces no pueden tener opiniones propias? ¿Quizá están sugiriendo sus inquisidores que los jueces solo pueden tener opiniones “políticamente correctas”?

Hablamos en la edición de este lunes de la caza de brujas desencadenada contra esta jurista, acusada de “herejía” contra los dogmas de la nueva religión LGBT.

Desde Montevideo, el profesor Gabriel González Merlano nos envía el siguiente comentario a la designación de su colega María Elósegui como nueva magistrada del Tribunal de Estrasburgo:

Estimados amigos de ‘Actuall’,

es mi deseo compartir con el equipo redactor y todos los lectores que coincidimos en la defensa de la vida, la familia y las libertades, la alegría por la designación de la profesora María Elósegui, como jueza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Puedo dar testimonio, por ser seguidor de sus artículos en revistas jurídicas especializadas, de su defensa a la libertad religiosa, a través de una postura de sana laicidad y neutralidad del Estado. 

No le será fácil esta tarea que la coloca, como bien consignaba ‘Actuall’, como «hereje». Sin duda, lo es en esta realidad en la que, como expresara el recordado papa Benedicto XVI, «la fidelidad a los valores tradicionales y a los conocimientos que los sustentan es tachada de intolerancia, mientras que el patrón relativista (el superdogma del relativismo) se erige en obligación… que amenaza a la libertad de pensamiento así como a la libertad religiosa».

Muchas gracias por este espacio de expresión y por mantenernos informados.

Fraternos saludos. 

Dr. Gabriel González Merlano

Coordinador del Área Humanística

Facultad de Derecho

Universidad Católica del Uruguay

La decisión del Ayuntamiento de Callosa de Segura, en la Comunidad Valenciana, de retirar de la plaza de la Iglesia una cruz de piedra instalada después de la Guerra Civil española, que conmemora a los caídos de uno de sus bandos, es objeto de varios comentarios de suscriptores de Actuall.

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ordenó suspender la retirada de la Cruz, pero el Ayuntamiento, gobernado por una coalición de PSOE y Podemos, ya la había quitado la noche anterior al Auto judicial.

F. Márquez, lector de este boletín, recomienda “llevar ante los tribunales al alcalde y los concejales de gobierno de Callosa de Segura, por haber actuado compulsivamente, por odio contra los símbolos cristianos, escudándose en una absurda ley llamada de Memoria Histórica, que más le corresponde el nombre de Ley de Revancha Histórica de los vencidos de 1936.”

La Cruz de Callosa

La izquierda actual de este país sigue empeñada, a base de mentiras y de falsedades, en ocultar los crímenes y las persecuciones que cometieron los comunistas, socialistas y anarquistas, o sea, los suyos de aquellos años, contra  las personas, por el hecho de ser creyentes e ir a misa durante los años de la República. 

Ayer volvieron a actuar con nocturnidad y alevosía contra una cruz, una cruz cristiana, una cruz que simboliza el amor por el que Nuestro Señor Jesucristo entregó su vida, una cruz en la que figuraban los nombres de unos ciudadanos de Callosa, que murieron asesinados por los antes mencionados, por  el

hecho de ser de derechas, creyentes o por tener imágenes o crucifijos en sus casas y que pretenden ocultar, una cruz que estos califican de franquista. ¿Desde cuándo las cruces cristianas tienen ideología?

Esa es la única excusa que ponen para quitar una cruz inofensiva, ya que los nombres de los caídos fueron quitados años atrás, quedando solo la Cruz, pero es tal el odio que tiene esta izquierda a todo lo que sea cristiano, que lo único que desean es volver a dividir a los españoles para ganar lo que no consiguieron en 1939, a pesar de toda la ayuda de Stalin y del resto de Europa.

Ayer, otra vez, volvieron a ganar otra batalla contra una cruz inofensiva, una cruz que anima a muchos a luchar en la vida y a ayudar a otros que no tienen donde comer o donde dormir, una cruz que ampara al humilde y al desprotegido. Ellos, los socialistas y comunistas, hablan de ser los defensores del obrero pero los únicos que ayudan a los que lo pasan mal son los que defienden la Cruz, la Iglesia y los creyentes, que con sus comedores sociales y sus limosnas, dan de comer al hambriento, mientras que ellos, los políticos de izquierda y otros, se dedican a rebuznar en el Congreso y a cobrar 120.000 euros al año, ¿verdad, Pablo Iglesias? 

Mientras la gente humilde cobra una mísera pensión, los unos, los mal llamados de derechas, malgastan y regalan el dinero subvencionando a entidades antiespañolas o que atacan a la Iglesia. Los otros, sólo miran por su interés, por llegar al poder e implantar sus leyes, esas que ya conocemos por países como Cuba, Venezuela, Corea del Norte o China, a base de encarcelar, perseguir y arruinar al pueblo mientras ellos viven bien, a base de subirle los impuestos, como pretenden Sánchez e Iglesias.

¡Mediten!

Alfonso de Orendaín

Este incomprensible odio a la Cruz

Es incomprensible este odio a la Cruz y a lo que la Cruz significa. El grado de ignorancia (culpable) de los que claman por la República, la generosidad y paciencia de los que defienden la permanencia de esa Cruz son notables y admirables en  un caso y temibles en otro. ¡Muchos católicos contribuimos a la transformación de la dictadura en una democracia de modo pacífico y codo con codo con ateos y «perdedores» de la Guerra Civil que, de buena fe como nosotros, queríamos una España mejor!

El nefasto presidente Rodríguez Zapatero, con sus dos leyes más nefastas (la Ley del Aborto como derecho de la mujer y la de Memoria histórica como absurdo renuevo de una inquisición laica y sectaria) sembró un rebrote de odio, como Pujol, con su nefasta manipulación de la educación en los medios serviles y en las escuelas dominadas por unos progresistas catalanistas de pacotilla, ha sembrado el antiespañolismo en Cataluña. Y el PP de Rajoy, el PSOE de Rubalcaba, de Pedro Sánchez y el C’s de Albert Rivera, con su cobardía y falta de sintonía con la mayor y más sana ciudadanía española, no han corregido esos dos o tres grandes fallos de la política española, realizada por demasiados políticos desleales con la Transición, con la Constitución (que quieren reformarla sin haberla cumplido con lealtad nunca) y con sus votantes a los que prometieron reformas sobre estos temas cruciales.

Yo acuso a esos tres partidos por su cobardía y por la tolerancia culpable contra los dictadores que quieren tratarnos a los católicos como apestados, como si no fuéramos demócratas y españoles, ciudadanos como ellos, con los mismos derechos y deberes de respeto mutuo. Me duele que hasta en la COPE se haya hablado hoy de los que defendieron la permanencia de esa Cruz de Callosa como si fueran «fachas, franquistas o de extrema derecha», como si los católicos no pagásemos nuestros impuestos y como si no hubiéramos colaborado generosamente en conseguir una Transición pacífica y ayudado a muchos necesitados en esta larga crisis que nos deparó la mentirosa actuación de Zapatero y Solbes frente a la verdad de Manuel Pizarro con ayuda de medios «progres» y manipuladores de la información durante años y con una profesionalidad manipuladora digna de mejor causa.

La Cruz no es ni puede ser “franquista”, como la han calificado. La Cruz es el símbolo de Cristo que murió por todos, perdonando a los que le condenaban y crucificaban. Los católicos somos ciudadanos de primera, como todos los otros que nos maltratan con títulos inventados y mentirosos. En Francia hay muchas ciudades con grandes cruces en plazas notables que nadie osa quitar, a pesar de que es una República laica. En Hungría la bandera de la Nación está en las iglesias católicas a un lado del altar mayor y, en las de una de las zonas de Budapest, junto a la Señera de la Corona de Aragón, en recuerdo de Doña Violante de Hungría, esposa del Rey de Valencia y de la Corona de Aragón, Jaime I el Conquistador. Y en su himno nacional que cantan orgullosamente al final de algunas misas solemnes, dicen en su lengua: “Dios al húngaro bendiga, dándole al fin libertad…Si le persiguió la muerte, que ahora viva sosegado, porque con ánimo fuerte la victoria ya ha logrado”.

Aquí tenemos una izquierda progre, y una generación a la que, los que hicimos la Transición, no hemos sabido trasmitirles nuestros mejores ideales de europeísmo, libertad, respeto al otro y unión y esfuerzo por la Patria y el bien común. Es una generación, en demasiados casos, desinformada, ignorante de la Historia de España y de Europa, a la que algunos medios y demasiados maestros han educado difamando  a Franco. Muchos actuales “antifranquistas sobrevenidos”, que no lo conocieron y que sólo han oído hablar de Franco sectariamente, sin remitirse a la Historia y haciendo caso a la propaganda y a la memoria de unos, ignorando la de los otros, desconocen que en ambos bandos de la República fracasada y de la Guerra Civil hubo héroes y villanos. 

Los terroristas de ETA fueron los que siguieron la Guerra Civil de los villanos y resentidos, mientras en ambos bandos habían muerto héroes idealistas que merecen el respeto de todos. Es lamentable que, mientras en Francia se respeta lo bueno que hizo Napoleón, en Rusia se mantienen símbolos de criminales genocidas de todos conocidos, porque también hicieron cosas bien hechas, aquí tratemos a Franco como el peor criminal de la historia, en vez de estudiar sus errores y aciertos con argumentos históricos, sin revanchismos y sin odios gratuitos y falsos. Franco es una figura ya histórica, como Stalin, Lenin, Mao, Fidel Castro, Truman, Hitler (al que por cierto toreó y al que supo hacer frente con el valor que ahora necesitamos para luchar contra tanta mentira actual) y hay que estudiarla y tratarla como tal. Más nos valdría tener memoria de los crímenes de ETA y de otros crímenes más recientes de gobernantes que han traicionado lo más sagrado de nuestra cultura e historia. Pronto prohibirán leer el Quijote porque Cervantes y sus personajes hacen profesión de catolicismo romano y de amor a Dios nuestro Señor y a su Santísima Madre María. No cabe duda: estamos ante una nueva “inquisición laica”, y hay que enfrentarse a ella con todos los medios democráticos, y exigiendo al Gobierno que nos proteja a la mayoría española, católica, respetuosa con el catolicismo, y a todos los agnósticos, e incluso ateos que, como el filósofo y profesor Gabriel Albiac, se profesan “ateos de cultura cristiana”. 

Con todo respeto y afecto.

Àngel Fabregat i Pitarch

La virtud de la brevedad

Siempre muy agradecido por la información que me envían. 

Una preguntita, con el mayor respeto, ¿no se podrán hacer más cortitos los mensajes?  

Esto, pensando en que hoy día la gente no lee por estar de cabeza en el móvil.

Saludos.

J.A. Céspedes

Envíanos comentarios, pistas de noticias y críticas a brief@actuall.com.

Únete a nuestra conversación en Twitter y Facebook.

¡Que pases un buen día!

El Brief de Actuall

Comentarios

Comentarios