Un grupo de personas se manifiesta a favor del derecho a la vida y en contra del aborto en los alrededores del Congreso, en Buenos Aires. /EFE
Un grupo de personas se manifiesta a favor del derecho a la vida y en contra del aborto en los alrededores del Congreso, en Buenos Aires. /EFE

¡Buenos días, actuallers!

Estas son las historias más destacadas al comenzar este martes 20 de marzo de 2018, santos Arquipo, santo del Nuevo Testamento; Pablo; Cirilo, mártires; Juan Nepomuceno, presbítero, y mártir; Urbicio; Martín de Braga; Cutberto; Vulframno; Nicetas de Apolonia; José Bilczewski, obispos. Si te lo han reenviado, date de alta aquí para recibirlo en tu buzón.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Argentina. La población está llamada a una manifestación por el derecho a la vida y contra el aborto el próximo domingo 25 de marzo. El debate sobre la despenalización del aborto se ha reabierto con fuerza en Argentina. La iniciativa partidaria de reformar el Código Penal para legalizar el aborto en tres supuestos –enfermedad grave del feto, riesgo para la vida de la madre, violación– nació en Internet con el nombre de #AbortoLegalYa. El Gobierno está dividido sobre la oportunidad de darle trámite parlamentario. En este contexto, las organizaciones pro-vida han convocado una manifestación en Buenos Aires para el próximo domingo 25 de marzo. El arzobispo de La Plata, Héctor Aguer, pidió “encarecidamente” a los católicos que participen en la Marcha por la Vida, y explicó por qué los católicois defienden la vida desde la concepción. El obispo Aguer señaló: “Nosotros defendemos la vida y luchamos, especialmente, para que se reconozca la cualidad plenamente humana del embrión, del feto, del niño por nacer.” (ACI Prensa, vía Actuall)

Perú. La Oficina de Naciones Unidas en el Perú ha manifestado su pesarpor la decisión de la Justicia peruana de retirar cautelarmente los contenidos con perspectiva ideológica de género en el currículo escolar. La Sala Primera de lo Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima estimó la petición de la Asociación Padres en Acción contra la instrucción en contenidos ideológicos sobre la sexualidad y las relaciones afectivas en los colegios de sus hijos, según informó el diario digital InfoCatólica. Naciones Unidas Perú respondió a la resolución judicial con un mensaje en Twitter: “Expresamos nuestra preocupación por la decisión de la Primera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lima que ordena suspender parcialmente la implementación del enfoque de igualdad de género en el Currículo Nacional de Educación Básica”. Además, la ONU ha emitido un comunicado específico sobre este asunto, que puedes leer aquí. Miles de personas marcharon hace un año en las principales ciudades del Perú, con el lema “Con mis hijos no te metas”, en defensa de la libertad de enseñanza de las familias. El movimiento ciudadano se ha extendido a otros países de la comarca iberoamericana. (Juan Robles, para Actuall)

SELECCIÓN DE ACTUALL

Los médicos son los nuevos judíos expulsados de Cataluña, por Alfonso Basallo. El fundador de Actuall pregunta en este artículo: “¿Para qué sirve una lengua como el catalán, secuestrada por los independentistas?” Y propone una respuesta: “Para hacer limpieza étnica, y expulsar a quien no abrace la fe nacionalista.”

¿Cómo nos repartimos a los hijos?, por Ondina Vélez. La autora es doctora en Medicina y profesora universitaria, autora de varios libros sobre familia, educación y sexualidad. En este artículo para Actuall, la doctora Vélez Fraga anota: “La huelga feminista del 8-M ha provocado en algunas mujeres sentimientos encontrados: por un lado, la reclamación legítima de que no deben existir desigualdades entre hombres y mujeres; por otro, el ambiente de lucha de sexos que las empujaría a pelear con sus padres, maridos o hijos.”

Gabriel, un “pescaíto” y trescientos más, por Gádor Joya. La autora es doctora en Medicina, médico pediatra y portavoz de la plataforma pro-vida Derecho a Vivir. En esta nueva columna para Actuall, la doctora Joya escribe sobre el secuestro y el asesinato de Gabriel Cruz, de ocho años de edad, que ha conmocionado a la sociedad española: “Ninguna muerte es igual a otra, pero sí hay un hecho que es común a todas: se trunca una vida con todas sus posibilidades, con todos sus sueños, con todo por hacer.”

Pensiones: más canas y menos cunas, por María Menéndez. La autora es presidenta de la Asociación de Familias Numerosas de Madrid. En este artículo para Actuall, la señora Menéndez expone: “El problema demográfico en el que ya estamos inmersos no es el de que hayas muchos ancianos pensionistas. Porque vivir mucho no es un problema. Al contrario. Sin nacimientos, no hay futuro.”

No a la modificación genética en los embriones humanos, por Nicolás Jouve. El autor es catedrático emérito de Genética de la Universidad de Alcalá de Henares. En este artículo para Actuall, el profesor Jouve señala que “la investigación biomédica ofrece la esperanza de aliviar enfermedades humanas e ir en la dirección de solucionar las enfermedades complejas, como el cáncer, pero antes, es necesario asegurar que existe un amplio consenso sobre la seguridad que plantean las nuevas aplicaciones.”

Veinte pautas para el día del padre, por Nicolás de Cárdenas. El jefe de Redacción de Actuall sostiene que “la ideología de género ha puesto en el punto de mira al varón como presa a abatir, desnaturalizar y desterrar, con lemas como ‘machete al machote’.”

CORRESPONDENCIA

Francisco José Contreras, catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad de Sevilla, publicó hace unos días en Actuall un artículo titulado “Estrasburgo y nosotros”, sobre la tendencia del Tribunal de Derechos Humanos a interpretar las leyes, no en su redacción y en el espíritu con el que se elaboraron, sino en función de la dirección de las corrientes sociales y de opinión predominantes.

E. P. Rica nos hace llegar el siguiente comentario sobre el artículo del profesor Contreras:

Mi comentario es sobre el artículo del catedrático Francisco José Contreras, que es espléndido.   

El tribunal Europeo de Derechos Humanos se está saliendo de madre, con esas sentencias  desconcertantes. Que dé por buena la quema la quema de la foto del rey y además obligue a indemnizar a los delincuentes con 9.000 euros es una tomadura de pelo. «Un timo jurídico», como dice el autor. 

Ya lo saben, señores delincuentes y separatistas, si necesitan algún dinerito extra para sus gastillos, lo tienen sencillo. Júntense uno cuantos amiguetes, cojan banderas de España y fotos del Rey y a quemarlas  desde un balcón o en la plaza. Ya tienen 9.000 del ala para ir tirando. 

Esa interpretación creativa o constructiva de la ley  es una deriva peligrosa de ese tribunal que no se sabe hasta  dónde puede llegar.  Cualquier juez sabe bien que tiene un cierto margen, más bien pequeño, para interpretar un texto legal que no está del todo claro para un determinado caso concreto. 

En filosofía es bien conocido el  principio de que parvum pro nihilo reputatur, es decir, que lo poco es igual a nada.  Pero de ahí a una interpretación recompuesta para validar lo inadmisible hay un salto en el vacío que no se puede justificar ni por el consenso ni porque  es lo políticamente correcto o progresista.

Muchas gracias, doctor Francisco José Contreras, por sus luminosos artículos, que yo siempre leo. Y aprovecho también para sumarme a esa valiente defensa que escribió hace unas semanas de Hazte Oír y de sus actividades.

Con mi mejor  saludo.

E. P. Rica

Los valores

Mis muy queridos amigos de ‘Actuall’, y todos los que colaboran en mi periódico:

Para ustedes y todos ellos les deseo la Paz de Cristo.

Aparte de este periódico digital, leo a diario ‘Religión en Libertad’ y, por medio de esas dos publicaciones cotidianas, me entero de los que sucede principalmente en mi querida Madre Patria, España y en otras partes del mundo.

Como en todo medio de  comunicación, nos enteramos de cosas buenas y cosas malas; sin embargo, siento que esos dos medios externan lo que los medios tradicionales callan.

Sé muy bien que España no es el único país que está sumergido en una auténtica crisis de valores de todos tipos. Obviamente mi amado México no es la excepción, como tampoco hay excepción en muchos otros países Latinoamericanos, en los Estados Unidos y la mayoría de los países de Europa.

Es precisamente en la pérdida de valores donde está la raíz de todos los acontecimientos que nos ha tocado vivir, con gran tristeza, dolor y preocupación de mi parte.

Las fuerzas del auténtico “oscurantismo” que ciegan a los eternos conspiradores que en estos tiempos han pretendido acabar con la humanidad (tal y como la conocemos) provienen principalmente de dos fuentes, la masonería y el socialismo ateo. En su odio e ignorancia, no saben esos ciegos que, de establecerse, el “nuevo orden mundial” también ellos terminarían por sucumbir. ¡Vaya paradoja!

Los valores a los que me refería tienen que ver de manera directa e importante con los cívico, lo político, lo económico y, principalmente, lo moral (en México solemos decir: “¿Con qué se come eso?”).

Al hablar de valores cívicos, me estoy refiriendo también a lo político por lo que debí expresar que en realidad ambos son la misma cosa. Como ya te lo he comentado, amigo mío, allá en los primeros años de la sexta década del siglo pasado, en las escuelas secundarias se impartía la asignatura de Civismo. Ignoro si actualmente eso ya desapareció del ámbito educativo, pero todo apunta a que así ha sido.

Lo primero que aprendí en esa clase de Civismo fue el amor a la Patria y a los símbolos patrios. A amar y a respetar a todas las personas (lo que tiene sus orígenes en el Cristianismo). Se nos enseñaba a obedecer y a respetar a la autoridad legítimamente constituida y, es más, nos teníamos que aprender de memoria los más importantes Artículos de la Constitución, el primero de ellos el derecho a la vida y a la libertad, entendida ésta no como ahora se ha distorsionado, cuando se pretende imponer una libertad que, en exceso, se vuelve un simple libertinaje y, lo que es peor, una libertad “condicionada” a intereses personales y económicos.

En la clase de Civismo se nos enseñaba que todos teníamos derechos, pero también obligaciones.’ Es decir libertad con responsabilidad  (“¿Con qué se come eso?”). Se nos enseñaba a respetar a nuestros padres y otros familiares, acudir a ellos para recibir cualquier tipo de orientación para mantener una sana relación con ellos y con los demás. Los niños y jóvenes siempre saludábamos y nos despedíamos de familiares y amigos. Solíamos decir “por favor” y “gracias”. La familia era el núcleo de la Sociedad. En torno a la familia giraban cosas verdaderamente importantes, especialmente lo relativo al respeto hacia la mujer y, con  mayor razón a la madre. Eran felices momentos donde convivíamos con abuelos, tíos, primos, padres y hermanos. Uno se refería al sexo de una persona como mujer y hombre y “género” solamente eran las telas. Ni siquiera por la mente de los desquiciados se pensaba en el “matrimonio” entre personas del mismo sexo y mucho menos se hablaba de la nueva ideología de género, tratando de convertir en cuadrado a lo que siempre ha sido un círculo, o de pretender decir que el color azul es rojo.

La actual disgregación de la familia – el blanco preferido de los “progresistas”, “liberalotes”  e intolerantes de hoy – con el divorcio de por medio, las relaciones sexuales con el “novio” o la “novia” de turno, el desprecio a la vida humana – desde la concepción hasta la muerte natural – con el único delito legalizado que representa el aborto, el más cruel y cobarde de los asesinatos, es otro de los factores que han contribuido a que en este siglo XXI estemos contemplando la desaparición de la sociedad – como debe de entenderse perfectamente.

Pero aún hay una cosa, o un  factor, más importante para que eso esté sucediendo ante la pasividad y cobardía de los que solamente nos dedicamos a contemplar a esos enemigos del género humano, siendo ellos mismos humanos – o por lo menos lo parecen – actuar con toda la maldad posible. Me refiero a sacar a Dios de nuestras vidas, o proclamar que “Dios ha muerto”, para luego., como perfectos saduceos hipócritas de hoy y de siempre, muchos se desgarren las vestiduras por las cosas tan terribles que suceden, odio, violencia, venganza, exterminio y muerte.

Y es precisamente ese ataque a los valores morales (para no hablar de lo que atañe a lo espiritual – si Dios no existiese, tampoco existiría el alma, ¿no es así?) La pregunta es, ¿estamos en conciencia y en verdad transmitiendo esos valores a las generaciones de hoy?,  ¿ a los milenarios de hoy”. Obviamente habrá excepciones, pero con el rompimiento de la célula familiar, el olvido voluntario de valores cívicos y morales y -de nuevo  – el olvido de Dios, ¿qué nos puede extrañar? ¿Qué debemos de esperar?

Es muy probable que algunas personas digan que soy muy pesimista, o que soy exagerado, o que vivo en otro planeta, donde pudiera existir “un mundo feliz”. También se puede argumentar que vivo en el pasado, o que “todas las épocas son iguales”. En lo personal yo no creo eso. Debo aceptar que en todo tiempo han  existido personas malas y personas buenas, pero yo no vivo en siglos pasados, vivo en el “progresista” siglo XXI, hasta que Dios no disponga otra cosa.

Ya pare terminar esos comentarios, amigo mío, doy nuevamente gracias a mi Señor Jesucristo de que existan medios digitales, como lo hemos mencionado al inicio de este escrito, que salen adelante defendiendo esos valores de los que hemos hablado. Gracias, amigos y colaboradores de “Actuall” por saltar a la palestra y defender lo que nos puede sostener hasta el triunfo final, el Camino, la Verdad y la Vida.

Que Dios los bendiga.

Manuel Morales

Envíanos comentarios, pistas de noticias y críticas a [email protected].

Únete a nuestra conversación en Twitter y Facebook.

¡Que pases un buen día!

El Brief de Actuall

Comentarios

Comentarios