Brett Kavanaugh
El juez Brett Kavanaugh, junto a su esposa y sus hijas, escucha al presidente Donald Trump durante el acto de presentación de su nominación como magistrado del Tribunal Supremo, en sustitución del juez Anthony Kennedy, que se retirará al finalizar este mes de julio.– Fotografía: Michael Reynolds / EFE

¡Buenos días, actuallers!

El juez Brett Kavanaugh empezó a declarar este martes ante el Comité del Senado que lo examina como candidato a magistrado del Tribunal Supremo de los Estados Unidos. No será nada fácil que reciba el nihil obstat.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Propuesta por el presidente Donald Trump para cubrir la vacante creada por la renuncia del juez Anthony Kennedy, su candidatura es objeto de una dura batalla de Republicanos y Demócratas por el control del alto tribunal, institución clave en la contienda cultural y política en los Estados Unidos, y por extensión, en las democracias occidentales.

En vísperas de la audiencia en el Senado, el abogado del expresidente George W. Bush –enfrentado al presidente Trump– entregó a los senadores 47.000 documentos sobre las actividades de Brett Kavanaugh en la Casa Blanca, primero como consejero y después, como secretario del Gabinete del presidente W. Bush, entre los años 2001 y 2006.

Los Demócratas intentaron sin éxito que se cancelara la sesión, con el argumento de que necesitan tiempo para poder estudiar los documentos. Por el contrario, los Republicanos están interesados en una confirmación del juez Kavanaugh lo más rápida posible.

Su reputación de juez de ideas conservadoras centrará buena parte del interrogatorio de los senadores. Le preguntarán por la sentencia Roe vs. Wade, de 1973, que legalizó el aborto en los Estados Unidos, aunque el juez Kavanaugh ya ha dicho antes de la sesión del Senado que considera la famosa sentencia como “ley asentada”.

Las voces progresistas de la sociedad, como el New York Times, temen que la confirmación de Kavanaugh desequilibre el Supremo, escorándolo hacia una mayoría conservadora capaz de revertir la discriminación positiva por motivos raciales en los campus universitarios, de expandir el derecho a las armas de fuego, o de dar más protagonismo a la religión en la vida pública.

En su primera alocución a los senadores, el juez Kavanaugh ha prometido ser “un árbitro neutral e imparcial”, si lo confirman como magistrado. Aportó como prueba de su neutralidad las sentencias que ha dictado como juez del circuito federal de Apelación: “No decido los casos basándome en preferencias personales o sobre política. No soy un juez pro-acusación o pro-defensa. Soy un juez pro-ley”.

Está considerado como un miembro de la escuela originalista, una corriente de filosofía jurídica que postula la fidelidad de las sentencias a la letra de la Constitución y su significado en el tiempo en que fue redactada.

La confirmación o el rechazo de Brett Kavanaugh señala otro foco más de la polarización política y cultural en la dividida sociedad estadounidense. En un curso con elecciones legislativas a la vuelta de la esquina, cada batalla es la madre de todas las batallas en la nueva guerra civil americana.


TU DÍA ACTUALL

Corbyn tiene un problema en su partido: anti-semitismo. Los laboristas británicos intentan erradicar las conductas anti-semitas de cargos públicos y afiliados. El intento acaba en una nuevo tic anti-semita de la izquierda. El partido no acepta los ejemplos de racismo anti-judío de la declaración de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto, considerada la referencia de la prevención del anti-semitismo.

Experto en “micro-racismos”, una profesión de futuro. El profesor Francisco José Contreras comenta para Actuall el caso de Rokhaya Diallo, ubicua y exitosa activista francesa contra el racismo cotidiano, y un ejemplo de las nuevas profesiones que el marxismo cultural ha inventado para garantizarse la hegemonía cultural y, de paso, alimentar a sus apóstoles.

La educación, un derecho y un deber de los padres. ¿En qué ha quedado la responsabilidad de la familia en la educación de los hijos?, se pregunta José Castro en Actuall.


CARTA DEL DÍA

Guatemala

Hola, Simón.

No entiendo tu crítica al proyecto de ley de J. Morales y menos aún tu opinión tan indulgente respecto al discurso «actualizado» (???) de los movimientos pro-vida y pro-familia.

No es dura dicha ley en mi opinión, lo que es duro es el ataque a la vida y la familia tan de moda hoy día.

No es un mal ejemplo para la región sino todo lo contrario. Es de elemental justicia que quien comete un asesinato vaya a la cárcel y aquí estamos hablando de un filicidio. También deben ir a la cárcel el ejecutor y el instigador.

Lo conseguido en Argentina ciertamente no fue producto de diálogo sino de una dura lucha en la que los partidarios del aborto han usado toda clase de agresiones (físicas y de las otras) contra los que defendemos las dos vidas.

No se «ha conseguido ponderar el difícil equilibrio entre el la vida del niño y el derecho de la mujer a la salud y la autodeterminación sobre su cuerpo». Esto es falso. No es negociable el derecho a la vida de nadie, menos aún la de un inocente indefenso.

En cuanto a «prohibir a las personas homosexuales vivir libremente su sexualidad y disfrutar de sus derechos civiles en pie de igualdad con el resto» no hay tal. Hasta donde se desprende de lo que dices en el segundo párrafo de tu nota, entiendo que lo que se prohíbe es la inscripción en el Registro Civil de su unión homosexual, lo cual es bien distinto. Todas las personas tienen el derecho de vivir según sus convicciones o sus gustos siempre y cuando no vulneren los derechos de los demás, pero de ninguna manera se puede «emparejar lo desparejo», eso es una ofensa a la inteligencia de la sociedad normal. En esta región no se prohíbe absolutamente nada a las personas homosexuales, es más bien al revés: estas personas disfrutan de derechos exclusivos, cupos preferenciales, etc. que el resto de los mortales no tienen a su alcance.

Sin embargo coincido contigo en que no es «necesario irse al extremo más intransigente», por eso, me parece que es loable el intento de Guatemala para poner un poco de equilibrio. También coincido en tu referencia a la II República española en cuanto a la violencia que estamos sufriendo los «políticamente incorrectos» que defendemos la vida y la familia.

Cordialmente.

Alberto Pérez Rodríguez

Errores

Estimado Simón:

Ignoro cuál es tu fuente de información, pero, te sugiero filtrar con más cuidado lo que te venga de la misma. Esto por cuanto:

1) El presidente Morales nunca fue, ni es, predicador evangélico. Nuestra Constitución prohíbe a cualquier ministro de culto postularse para un cargo público.
2) La iniciativa de ley a qué haces referencia, que por cierto no tiene posibilidades de éxito, fue propuesta por el diputado Galdamez, no por el presidente. Eso hubiera sido intromisión de un poder del estado en otro y también es prohibido por nuestras leyes.
3) La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) no fue expulsada de Guatemala sino que se anunció que su mandato no se renovará después de septiembre de 2019, anuncio qué contó con el apoyo de la mayoría de la población según todas las encuestas publicadas.
4) La CICIG no es una inspección de DDHH sino una comisión contra la impunidad que ha sido acusada tanto en Guatemala como en USA de extralimitarse en sus funciones y de haber violado los DDHH, incluyendo el derecho a la vida. 
Por cierto, CICIG está abiertamente impulsando leyes a favor del aborto y de la comunidad LGTB, excediendo con esto su mandato. Estos abusos en su mandato son los que han causado que su popularidad cayera en picado, de 2015 a la fecha.
Saludos.
Ángel García

Felicidades a Quinto, Urbano y Teresa de Calcuta en su onomástica. Envíame pistas de noticias, correcciones, sugerencias y un botiquín para las trincheras  a brief@actuall.com. Descubre más historias en Actuall, únete a nuestra conversación en Twitter y Facebook.

Que pases un buen día actuando por las buenas causas. ¡Hasta mañana!

Comentarios

Comentarios