Isabel Coixet carga contra el genial Clint Eastwood por
Isabel Coixet carga contra el genial Clint Eastwood por "señoro".

Ya estaba uno bastante afectado por el fallecimiento de Sean Connery cuando la directora Isabel Coixet, más conocida por su flequillo y sus gafas de colores que por sus películas, ha atacado a la última gran leyenda del cine que nos queda viva: Clint Eastwood. Esto no se hace ni aunque se esté de promoción, porque se convierte en una hazmerreír.

Una columnista de El País le hizo a Coixet una entrevista-felpudo y estas entrevistas tienen el peligro de que el personaje se crea que está de guasa o de juerga y que los chistes y las barbaridades se quedarán en Las Vegas y no pasarán a letra impresa.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora
Isabel Coixet desvela su gran secreto: es mejor directora que Clint Eastwood

La consigna ahora es que todo fracaso de una mujer se debe a una conspiración de machirulos. Si en 2016 el público no fue a ver la versión femenina de Cazafantamas se debió a Donald Trump, no a que el director fuera mediocre, el guión malo y las actrices pésimas. Yo la vi y le aseguro que era mala a rabiar.

Según Coixet, Clint Eastwood le arrebató una película porque es un ‘señoro’, no porque tenga cuatro óscares como director

Varias actrices españolas trataron de unirse a la campaña del #MeToo. Pero mientras que en Estados Unidos aparecían mujeres que contaban cómo Harvey Weinstein las había violado o al menos intentado violarlas, en España todo se reducía a un “¡si yo te contara!”. Aitana Sánchez Gijón, Carla Hidalgo y otras actrices confesaron que fueron acosadas y sobadas por productores y directores, pero se negaron a dar nombres de esos machistas. Un poco raro, ¿verdad? En medio del confinamiento, el Ministerio de Cultura socialista modificó el régimen de subvenciones para dar más dinero a las películas dirigidas por mujeres. Al final, todo, hasta el feminismo y el MeToo, se resume en un grupo luchando por obtener dinero y poder.

La directora catalana ahora está promocionando una película y, por tanto, hizo lo que se suele hacer en estas ocasiones, que es llamar la atención. Sin embargo, cruzó esa fina línea que separa la sorpresa del ridículo. Dijo que había rechazado una película que había ganado un óscar en 2004, Million Dollar Baby, y así lo explicó:

La rechacé porque el guion incluía a una actriz, Sandra Bullock, a la que no veía en el papel. Nadie me hizo caso cuando propuse a otra. Luego llegó Clint Eastwood y eligió a Hilary Swank, en quien yo había pensado. A un señoro sí le hicieron caso.

¡Qué injustos son Hollywood, Vox, el sistema solar y el calentamiento global! Mira que no hacer caso a Coixet, pero sí a un tipo con ese apellido ridículo (véase Regreso al Futuro 3). Machismo, sin duda.

La izquierda no puede soportar que quede intacta la fama de quien no se someta a su sectarismo

Lo cierto es que ese pedazo de ‘señoro’ ya tenía dos óscares como mejor director (luego ganó otros dos) y encima consiguió financiación para la película. ¿Qué aportaba Coixet, salvo su flequillo y, como veremos, sus modales de tabernera? De haber dirigido ella Million Dollar Baby, ¿habría ganado cuatro óscares? Coixet y sus amigas parecen creer que habría regresado a España con tantos premios que El Señor de los Anillos.

El periódico ‘El País’ ya se la tenía jurada a Eastwood

Otras frases escogidas de Coixet, que, como tantas progres cree que para dárselas de ‘empoderada’ hay que copiar el lenguaje de los chistes de la mili:

Hay una generación de nuevas directoras cojonudas que lo van a hacer de puta madre. Puede que algunos hombres estén acojonados, pero los que a mí me interesan, no. Se alegran.

Bueno, alguna mandamás del Opus Dei cree que demuestra su compromiso feminista copiando el vocabulario de quienes detestan a las mujeres y a la Iglesia.

Y aquí nos muestra su capacidad de introspección:

Oye, que yo voy a Mercadona, que no estoy todo el día por ahí improvisando historias intensas y melancólicas. Para mí el drama es llegar al estante de la cebolla frita y que no haya.

Los genios van contracorriente. Eastwood habla contra la corrección política, en la que Coixet medra

Aunque doy por sentado que Coixet es mucho más inteligente por ser mujer que Eastwood, me cuesta hacerme a la idea de que ella tuviera esos aciertos de genio que afloran incluso en películas regulares y con agujeros en el guión. Poder absoluto, también protagonizada y dirigida por Eastwood, no pasaría de regular si no presentara una relación rota entre el padre ladrón y la hija fiscal.

Si la directora quisiera destacar por original, podría inspirarse en una entrevista de Eastwood:

En secreto todo el mundo se está cansando de la corrección política, de hacer la pelota. Esa es la generación de besos en el culo en la que estamos ahora. Realmente estamos en una generación de nenazas. Todo el mundo camina como si pisara huevos. Vemos a unos acusando a otros de ser racista y todo tipo de cosas. Cuando crecí, esas cosas no se llamaban racistas.

Para la directora catalana el drama es no encontrar la comida que busca en el Mercadona

Las quejas de Coixet por ser postergada en beneficio de Clint Eastwood causan las mismas carcajadas que Cristina Almeida cuando exigió que el Estado castigase los piropos, porque quería ir tranquila por la calle.

En definitiva, Coixet me ha alegrado el día. Será que yo también soy un ‘señoro’.

Amigo lector, si es usted admirador de Eastwood le aconsejo que guarde bajo llave Gran Torino y El sargento de hierro. Van a seguir el destino de Lo que el viento se llevó.

Comentarios

Comentarios