El productor Harvey Weinstein / EFE.
El productor Harvey Weinstein / EFE.

El productor de películas como ‘Shakespeare in love’ , ‘Pulp fiction’ o ‘Gangs of New York’  con las que ganó 10 Oscar es también uno de los grandes predadores sexuales de la Meca del cine.

Su historial, que acaba de sacar a la luz  The New York Times s demuestra que en Hollywood no se respetan los derechos humanos, la mujer es tratado como un mero objeto y los desordenes sexuales están a la orden del día.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Entrevistas con trabajadores actuales y antiguos de la industria cinematográfica, grabaciones, correos electrónicos y documentos internos de las empresas que él ha dirigido –Miramax y Weinstein Company- han servido para reconstruir estas tres últimas décadas de la vida del productor.

En todo este tiempo, Weinstein habría tenido ocho encuentros con mujeres a las que, a cambio de acciones erótico-sexuales, les habría ayudado a lanzar su carrera profesional. Entre ellas, una joven asistente en Nueva York en 1990, una actriz en 1997, otra asistente en Londres en 1998 y una modelo italiana en 2015.

Numerosos empleados suyos admitieron que conocían su conducta

En declaraciones recogidas por The Times del pasado jueves, el productor afirmaba que reconocía “haber causado mucho daño, y pido perdón. Estoy intentando mejorar pero sé que tengo un largo camino por delante”. Actualmente está bajo terapia.

Numerosos empleados suyos, actuales y antiguos -desde asistentes hasta altos ejecutivos-, admitieron que conocían su conducta inapropiada mientras trabajaban para él. Solo unos pocos fueron capaces de enfrentarse a Weinstein.

Cómo lo ocultó tanto tiempo

Que Harvey Weinstein se haya librado tantos años de estas acusaciones es debido a las clausulas en los contratos de los trabajadores y a los chantajes.

El silencio era obligatorio. Se censuraba todo tipo de crítica a la empresa o a sus directivos que pudiera “dañar el negocio o la reputación”.

Y la mayoría de las mujeres aceptaban cláusulas de confidencialidad que les prohibían hablar sobre los acuerdos o los acontecimientos de los que fueran protagonistas.

Mantenía encuentros en hoteles del Reino Unido, Francia o Estados Unidos

Otra de las claves era mantener encuentros en diferentes lugares, generalmente hoteles.

Aunque su ‘base de operaciones’ estuviera en Nueva York, Weinstein tenía encuentros en los hoteles Peninsula Beverly Hills, el Savoy de Londres, el Hôtel du Cap-Eden-Roc cerca de Cannes en Francia o el Stein Eriksen Lodge en Utah.

Hollywood, algo más que la Meca del cine

Este escándalo no es el primero de la industria cinematográfica norteamericana. A Hollywood se le ha relacionado con propaganda abortista, LGTBI y pedófila.

Por ejemplo, feministas de Hollywood conmemoraron el centenario de Planned Parenthood con un vídeo en el que aseguran que la fundadora Margaret Sanger y la directora Cecile Richards han sido “las grandes salvadoras de las mujeres”.

El actor Elijah Wood, conocido por su papel como Frodo Bolsón en ‘El Señor de los Anillos’, denunció públicamente el alto número de pedófilos protegidos por altos ejecutivos, cuando no lo son ellos mismos.

Sobre el aborto, la película Call Jane (Llama a Jane) intentó vender la idea de que matar bebés es una cruzada tan noble como la de Luther King por los derechos civiles

También te puede interesar: 

Para triunfar en Hollywood hay que abortar… la cantante Keke Wyatt es una excepción

Comentarios

Comentarios

Compartir
Sueño con aportar mi granito de arena para cambiar el mundo. Tal vez el periodismo no sea el mejor camino para ello pero es lo que mejor se me da.