Buenos días, actualler:

Hoy estoy un poquito triste porque he de informarte de que este año 2020 no voy a poder asistir a nuestro compromiso de desayuno los sábados. Otras obligaciones laborales me lo impiden.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Pero estoy contenta por dos motivos:

El primero es que no te voy a ‘abandonar’ del todo porque vas a recibir las mañanas de sábado el Brief de mi colega, compañero y amigo, Miguel Vidal, sin duda magnífico, tal y como has podido constatar a lo largo de los últimos meses. Aunque a él no le gusta desayunarse entre nuestras letras, como a mí, así es que será a su estilo: ‘El Brief del sábado’, en vez de nuestro ‘Desayuno del sábado’.

En segundo lugar, quiero comprometerme contigo a escribir puntualmente como editora de Actuall, sin periodicidad, lo más a menudo que pueda. 

actualler, como tengo dos motivos para estar contenta, y en honor a mi “adorado grupo de abuelos admiradores”(ellos ya saben quiénes son porque me han escrito con mucho cariño estos días de Navidad), hoy vamos a desayunar: 

¡Alegrías!

El dulce de amaranto que se llama ‘alegría’ en México es un típico dulce del país elaborado con semillas de este cereal, uno de los cultivos más antiguos de América y probablemente de la humanidad, ya que se han hallado vestigios arqueológicos en tumbas de la región andina que se remontan al año 4000 a.C. mayas, incas y aztecas dedicaron amplios territorios a su cultivo.

En sus ceremonias sagradas, cuenta Cuerpo y Mente, los pueblos prehispánicos mezclaban el amaranto con miel (como las alegrías) y formaban figuras de sus dioses. Esta práctica despertó el recelo de los primeros conquistadores, que llegaron por ello a prohibir el amaranto.

Cuenta también la leyenda, según Excélsior, que Fray Martín de Valencia y algunos otros misioneros franciscanos intentaron un día prender una fogata en Xochimilco con varas de amaranto y éstas comenzaron a ‘tronar’ y a volverse a un color blanco, lo que ‘invitó’ a los religiosos a cantar y bailar alrededor de la fogata.

De hecho, cuando las semillas están en el comal para tostarse parece como si estuvieran brincando de alegría al tornarse blancas y luego tostarse, de ahí surge el nombre del dulce.

Saludable y antidepresivo

Lo más importante es que hoy te invito a un desayuno saludable y antidepresivo.

La composición nutricional del amaranto ha merecido que sea considerado uno de los 36 vegetales con mayorpotencial alimenticio para la humanidad,debido a su riqueza en minerales y proteínas, su resistencia a la sequía y su gran rendimiento agrícola.

Y ¡oh casualidad!, el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Manuel Soriana García descubrió que las proteínas incluidas en la semilla de amaranto contienen propiedades antidepresivas porque el triptófano, un aminoácido que no producimos naturalmente, se encarga de mejorar nuestro estado de ánimo.

¡Alegría!
Amaranto, agua y miel o piloncillo (azúcar moreno)  y algunos frutos secos.
Con calorías, pero sin tristeza.

#YoSoyFemenina

Vamos a las letras del desayuno. Ya os he dicho en varias ocasiones que #YoSoyFemenina. 

Y el invitado de hoy dice que es “feminista en igualdad”. 

Estamos esperando a José Riquenia quien el director de Actuall, Nicolás de Cárdenas ha entrevistado y le ha preguntado si con el nuevo gobierno sale reforzado lo que el profesor denomina el ‘nacionalfeminismo’ español.

“Sin duda, sí, ese tinte bolivariano del nuevo gobierno hará aún más radical la Dictadura de Género española, un nacionalfeminismo que ya viene siendo aún más lesivo que el propio nazismo. Esto queda muy claro en el libro. El feminismo español es una industria clientelar de compra de votos a las mujeres, que representan más de 50% del electorado, y que componen mayoritariamente la base electoral de la inestable alianza de partidos que sostienen al nuevo gobierno”, le contesta Riqueni a De Cárdenas, en la entrevista titulada José Riqueni: «El feminismo español es una industria clientelar de compra de votos»

Efectivamente, sin duda que sí. Mientras llegan nuestros invitados te voy a decir cuál es la idea de este Gobierno de“radicales, independentistas y proetarras”. En el capítulo 7 de su ‘Coalición progresista. Un nuevo acuerdo para España’ bajo el epígrafe número 7 de ‘Políticas feministas’, PSOE y Unidas Podemos encuadran sus propuestas en “garantizar  la seguridad, la independencia y la libertad de las mujeres a través de la lucha decidida contra la violencia machista, y por la igualdad retributiva, el establecimiento de permisos  de paternidad y maternidad iguales e intransferibles, el fin de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y la elaboración de una Ley de igualdad laboral”.

Todas las perlas de todos los temas, pinchando en este enlace:  

Rebatamos varios puntos sobre lo que dicen para garantizar la igualdad entre  mujeres y hombres en el empleo y la ocupación. 

¿Han de ser absolutamente equiparables por ley los permisos de paternidad y maternidad, iguales e intransferibles?

Pues mire usted… Yo, que soy madre y he dado de mamar a mis hijos, le digo, en primer lugar, que la lactancia materna, que será todo lo sana que nos quieran demostrar los estudios científicos, es, cuanto menos, dolorosa, al menos inicialmente. ¿A qué esto no se cuenta casi? ¡Pues ya lo sabes! También duelen los puntos post-parto e imagino -aunque no lo he sufrido- que son aún más dolorosos los de una cesárea.

Entonces, si es la madre la que está convaleciente tras haber hecho una de las cosas más bellas que puede hacer en su vida, parir, y los padres deciden -nada de ‘nosotras parimos, nosotras decidimos, que los hijos son de los dos y su manutención depende de ambos, ji, ji, aunque duela a uno más que a otro- que se le va a dar el pecho a los hijos, ¿por qué el padre ha de tener las mismas 16 semanas que la madre de permiso de paternidad y se obliga a los padres a que sea intransferible.

¿Ha de ser la paternidad responsable?

¡Pues claro! ¿Por qué nos dicen entonces desde la izquierda que van a desarrollar programas para fomentar la paternidad responsable? 

Sostienen que “para avanzar en la corresponsabilidad en el cuidado de las hijas e hijos” y me insultan como mujer. Si realmente, mujer, te has casado con un padre irresponsable, es que no has elegido bien a tu pareja.

La corresponsabilidad se consigue con diálogo entre los cónyuges, con la racionalización de los horarios laborales -esto sí que es de recibo legislarlo para todos por el bien de las familias y de la futura España en lo que a la demografía se refiere-, la adaptación de las jornadas para los padres, etc. no por ‘decreto ley’. ¿Querrán otra ley para criminalizar al varón? Piensa mal y….

Pues parece que no hemos acertado porque, a renglón seguido dice que “para  velar por el cumplimiento de estas medidas, se potenciarán las inspecciones laborales, se incrementará el régimen sancionador y se creará la Oficina Estatal de lucha contra la discriminación en la Inspección de Trabajo, con especial atención a las que sufren las mujeres, integrada en el Organismo Estatal de Inspección de Trabajo y  de Seguridad Social, para supervisar la igualdad en el acceso al empleo, en la promoción profesional, en las condiciones de trabajo, especialmente las retributivas y en el acceso a la formación profesional, tanto del sistema educativo como para el empleo”.

En román paladino: van contra el empresario para poder pagar todas estas políticas. Porque si no ya me dirán de dónde sacan el dinero para tanta gaita. 

¿Es sensata la paridad, ahora presencia equilibrada en la empresa?

Vuelvo a mi vivencia, en este caso no familiar, sino empresarial (soy autónoma desde hace unos seis años) y le digo: ¿Si voy a contratar a una persona cojo a un hombre o una mujer? Mi respuesta es: al más apto para el puesto de trabajo que tengo que cubrir, independientemente de si la mujer está en edad fértil o no. ¿Queremos a tontas en la administración pública o los consejos de administración de las empresas sólo por el hecho de ser mujeres? Entiendo que no. Dejemos de victimizarnos por ser mujeres y madres trabajadoras.

¿Es cierto que existe una gran brecha salarial entre hombres y mujeres?

Discrepo también. Datos del libro ‘#YoSoyFemenina Desmontando a las feministas radicales de un tetazo. Argumentario del feminismo femenino’ (Pídemelo y te lo mando contra reembolso).

Un estudio desarrollado en el Reino Unido con datos de más de 8,7 millones de puestos de trabajo en todo el mundo y publicado por The Economist el 1 de agosto de 2017 bajo el título ‘¿Cobran las mujeres menos que los hombres por el mismo trabajo?’, revela que «las mujeres británicas ganan un 0,8% menos que los británicos a igualdad de nivel profesional, compañía y funciones. En la mayoría de los países europeos, la diferencia es similar». 

En España “la Inspección de Trabajo detecta y sanciona pocas situaciones de discriminación laboral de las mujeres. En 2017 castigó a 135 empresas. Son, apenas, el 0,1% de todas las sanciones laborales que impone. Centésima arriba o abajo, el porcentaje se mantiene en ese nivel tan bajo desde 2007, cuando tras aprobarse la Ley de Igualdad, se duplicó”, según publicó el diario El País el pasado 11 de febrero de 2018 en su artículo titulado ‘La discriminación laboral de las mujeres se escapa a la Inspección de Trabajo’. 

Es decir, desde 2007 hasta hoy, las cifras oficiales del Gobierno no confirman ni una sola de las hipótesis que probarían la existencia de la brecha salarial.

A principios del siglo pasado en Estados Unidos, grandes masas de trabajadores negros del sur emigraron al norte del país en busca de trabajo. Viajaban a las grandes ciudades industriales dispuestos a aceptar cualquier salario con tal de huir de la pobreza.

Los empresarios comprobaron enseguida que podían contratar a aquellos hombres para realizar el mismo trabajo que sus empleados veteranos (blancos), pero con salarios muy inferiores. La producción mantenía su ritmo porque desarrollaban las mismas tareas que los blancos, pero los costes de reducían de manera notable. De esta forma, las empresas con más trabajadores negros pudieron reducir los precios de sus productos y empezaron a quedarse con el mercado, frente a aquellas que mantenían plantillas de trabajadores blancos.

Ahora sustituye ‘negros’ por ‘mujeres’.

El ejemplo está tomado de Domingo Soriano (‘¿Brecha salarial? Las claves de las que no se hablará este 8-M’. Publicado en Libre Mercado el 8 de marzo de este 2019) y pone en evidencia que la brecha salarial no existe. Si existiera los empresarios contratarían a más mujeres por salarios inferiores para aumentar sus beneficios. 

NOTA:  Los estudios que señalan la existencia de una brecha salarial parecen proceder en su mayoría de partidos políticos y/o de sindicatos.  El diario Público “desmontó falsos mitos en torno a la brecha salarial que existe” en un artículo de Anna Flotats publicado el 23 de octubre de 2017. Todas las fuentes a las que recurre la periodista son partidos políticos y sindicatos:

“Cuando se dice que en España hay una brecha salarial del 22,9% porque las mujeres cobran casi 6.000 euros menos al año que los hombres por hacer un trabajo de igual valor no es porque las empresas paguen sueldos base diferentes a sus trabajadores en función del sexo. Lo que sucede es que trabajos de igual valor y con iguales responsabilidades no son retribuidos de la misma forma, es decir, que la brecha se genera, sobre todo, premiando unas categorías u ocupaciones por encima de otras. ¿Cómo? Con complementos salariales y horas extra que sí discriminan por sexo. Según el último informe del sindicato UGT, la brecha de las horas extraordinarias se eleva al 78,88%, la diferencia retributiva en complementos salariales alcanza el 30,44% y asciende al 36% en pagas extraordinarias. Otro estudio de Comisiones Obreras señala también que hay pluses masculinizados, como el de peligrosidad, que se suele pagar por el manejo de maquinaria, pero no por el uso de productos químicos que pueden darse en sectores feminizados como la limpieza o la sanidad”.  

Discutamos ahora sobre la lucha contra la violencia machista.

PSOE y Unidas Podemos dedican un capítulo a esta cuestión con varias medidas y yo vuelvo a mi libro.

¿Por qué no hay que hablar de ‘violencia de género’ y la ley que la pretende regular no es adecuada para la igualdad?

Porque la violencia de ‘género’ discrimina al varón. No se puede negar que hay hombres violentos y fuertes, pero también es una realidad que existen mujeres violentas más fuertes que algunos hombres.

La Ley Orgánica de Protección Integral contra la Violencia de Género (LOIVG) no contempla la presunción de inocencia del varón, ni protege, por ser varones, a niños, jóvenes, hombres o ancianos de sus maltratadores, que a veces son mujeres.

Además, ¿protege la ley de violencia de género a todas las mujeres españolas? La respuesta en que no. Si la violencia se produce entre lesbianas, la mujer no está amparada por esta ley porque la violencia no viene de la mano de su pareja varón. Si la violencia es de un hijo a su madre, tampoco. Tampoco se juzgaría mediante la LOIVG la violencia de madres hacia sus hijas.

Asimismo, mediante esta ley se juzgan casi todos los casos de violencia del hombre hacia la mujer y no todos están motivados por el odio del varón hacia la mujer por su condición de ser mujer; muchos provienen de un conflicto por una causa específica y no porque el agresor sea misógino.

En el apartado sobre cuántos géneros hay de este manual, también he constatado otro sinsentido: No sabemos cuántos géneros hay porque habría que aplicar esta clasificación a la ley. ¿Sería violencia de género que una mujer, hormonándose en su tránsito a ser varón, golpeara a su pareja hembra? ¿Sería violencia de género que un varón de género fluido agrediera a su pareja hembra? ¿Cómo saber si en el momento de la agresión era varón o hembra? 

Además, en lo que se refiere al derecho penal de autor, el mismo hecho tiene una pena distinta para varones que para mujeres. En este sentido, según un sondeo de Sigma Dos sobre la mujer para el diario El Mundo (realizado el pasado mes de febrero de 2019 a partir de mil entrevistas telefónicas),  el 50,4% de las mujeres cree que «no es razonable» que LOIVG imponga mayores penas a los hombres «dada su superioridad física» y rechaza esgrimir ese criterio para aplicar una mayor severidad en las condenas.

Según esta misma encuesta, un 44,2% de los encuestados (cuatro de cada 10) conoce personalmente a alguna mujer maltratada y un 38,2% a un hombre acusado injustamente por malos tratos. De las aproximadamente 100.000 denuncias anuales que se presentan, el 80 por ciento se archiva o se absuelve, dice el abogado experto en la materia Felipe Mateo Bueno, quien concluye que si no se han podido probar los hechos, igual es porque no existen. 

Hay que acabar con la lacra de la violencia machista. Los medios de comunicación tienen que hablar de las mujeres que son asesinadas o maltratadas por sus parejas o ex parejas, pero no puede haber un silencio informativo cuando son los varones quienes sufren la violencia de las mujeres.

Todas las conductas violentas en el hogar son reprobables y algunas son criminales. Tenemos que educar en el respeto a hombres y mujeres por igual y tenemos  que derogar la Ley contra la Violencia de Género -y sustituirla por una contra la violencia intrafamiliar o doméstica- y todas aquellas que en su esencia discriminan a un sexo de otro, por condición social o por raza.

Esto no implica un recorte en los derechos de las mujeres. ¿No hay mayor igualdad que equiparar a hombres y mujeres ante la ley?

Los logros de las feministas en materia de igualdad son incuestionables, pero no podemos ir a la deriva de un feminismo radical que opina, en palabras de Justa Moreno, que la sugerencia sobre derogar la ley es la propuesta “de una sociedad fascista que no reconoce a las mujeres como sujetos de derecho”. Este feminismo radical resulta totalmente rancio en el año 2019.

Refutemos sobre la intención del PSOE y Unidas Podemos de garantizar  los derechos sexuales y reproductivos para asegurar una maternidad libremente decidida.

Políticas  activas de  educación y prevención  de embarazos no deseados, acceso  a los últimos métodos anticonceptivos, la anticoncepción de urgencia y el aborto, tratamientos  de reproducción asistida…

¿Qué propone la ideología de ‘género’ a la mujer sobre la reproducción?

Jorge Scala explica los derechos sociales y reproductivos como eje de los derechos humanos en clave de ‘género’ y sostiene que estos supuestos ‘derechos’ se han forjado en tres etapas: la entrega gratuita de contraceptivos y el entrenamiento en su uso; la despenalización de la esterilización y del aborto a petición y la legalización del aborto, que supone que los costos son asumidos por el estado. 

Concretamente, Francisco José Contreras, mantiene que un vector de la ‘ideología antinatalista’ es, sin duda, el feminismo radical. “El cual casa bien con el ecocentrismo: si debemos detener a toda costa el peligroso crecimiento de la humanidad, nada mejor que convencer a la mujer de que los roles de esposa y madre son alienantes”, destaca el autor, que considera que “Europa necesita una ofensiva cultural a favor del sentido de la vida, contra el aborto, a favor del matrimonio y la familia, etc. similar al que el movimiento conservador norteamericano ha puesto en práctica hace 30 años”, que ha de ser “modelo para el centro-derecha europeo”.

María Lacalle, por su parte, sostiene que una de las cuestiones más atacadas por «las feministas de género» es la maternidad, como realidad fisiológica exclusiva de la mujer. Por ello, buscan formas para liberar a la mujer de la «tiranía» de su naturaleza biológica, permitiéndole escapar de la «barbarie» del embarazo. De ahí que los nuevos derechos reproductivos y sexuales tengan por objeto «que la mujer controle por completo la fertilidad, y como núcleo central el acceso al aborto sin restricciones de ningún tipo, como algo imprescindible para que la mujer pueda ser auténticamente libre». 

¿Cuáles son los principales daños de estas ideas surgidas por petición de las feministas radicales que pasan al ámbito legislativo?

Uno de los grandes daños que ha provocado el feminismo violento ha sido el lograr con sus posturas extremistas y poco realistas que se cree una mentalidad más o menos general de desprecio a la dedicación al hogar.

Otro efecto negativo es hacer un especial hincapié en el sexo libre y trivializarlo, tanto desde el punto de vista de las ideas como de los modelos de conducta, una de las mayores causas de indignidad de la mujer: la sexualización, la cosificación, la consideración del cuerpo de la mujer como un objeto. Y paradójicamente, luego se quejan de las costumbres y las modas, la pornografía, la publicidad, la literatura, el cine y la televisión que presentan a la mujer como un objeto susceptible de ser usado.

Arrancar a la mujer de la maternidad ante una pretendida liberación y promoción de la igualdad es uno de los errores históricos de este falso feminismo que poco ha ayudado a la promoción de la mujer.

Convertir el aborto en un derecho de la mujer como síntoma de la liberación femenina es una barbaridad que poco ha ayudado a la promoción de la igualdad entre el hombre y la mujer. Si fuera así, ¿no sería también un derecho del hombre el aborto?

El gran error del feminismo moderno ha sido considerar la antropología realista como uno de sus enemigos principales cuando de verdad, históricamente, tal antropología ha sido causa de liberación de la mujer. Habría que volver a una alianza entre feminismo y antropología realista si se quiere de verdad que la mujer dé todo lo que pueda aportar a la sociedad.

Otro error de muchas feministas radicales es haber acusado al cristianismo de haber repetido que se ha subordinado a la mujer a un segundo orden de ayuda para el hombre.

El feminismo radical o feminazismo, en definitiva, va contra la propia naturaleza de la mujer, porque ha legitimado actitudes de violencia como el aborto, y postula la guerra de sexos. Persona masculina y persona femenina son dos seres no enfrentados y no llamados a una relación de confrontación sino a la complementariedad.

Convengo con Golda Meier en que el mayor privilegio que tiene la mujer frente al hombre es la maternidad y ojalá que ninguna feminista radical jamás tenga hijos y los eduque. 

Que llega nuestro ilustre invitado y aún no hemos hablado de “la intimidad  de las mujeres  que acuden a las  ‘clínicas IVE ‘(centros de aborto, abortorios, centro de muerte) y  su integridad física y moral, así como su derecho a la libre circulación del que hablan PSOE y Podemos en su ‘panfleto’; ni de los que llaman ‘brecha  de Género en las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas’; ni de la ‘fiscalidad con perspectiva de género’…. ¡Volveré con esto otro día, actualler!

Con todo lo dicho, ya mejor me callo hoy que la izquierda radical, independentista y proetarra ya ha salido a cazar… 

Aunque mejor, que no me pillen como una cobarde en la madriguera.

¡Decide tú,  actualler, si lo que te cuento es verdad o es ‘fake news’! 

No dejemos que el Gobierno meta también su mano en el cuarto poder, no consintamos, bajo ningún pretexto, que sea quien trace los límites de la libertad de expresión para decidir arbitrariamente qué pasa el filtro y qué no. ¿Me pasaría a mí hoy? 

Hasta pronto,  actualler.

Comentarios

Comentarios

Cuenta con más de 20 años de experiencia profesional en redacción de noticias, gestión de contenidos informativos, gestión de medios de comunicación, relación con periodistas y comunicación corporativa. La mayor parte de su carrera profesional la ha desarrollado en Europa Press, donde concluyó su etapa profesional como subdirectora de Sociedad. Ha sido profesora colaboradora de la Universidad San Pablo CEU y de la Villanueva. Ha sido directora adjunta de este diario. En la actualidad, colabora con la agencia EFE y las revistas Mundo Cristiano Farmanatur y Mi Herbolario. Es licenciada en Periodismo y doctora en Ciencias de la Información por la Universidad San Pablo CEU y colabora en varias empresas y asociaciones en Comunicación Corporativa.