El padre Custodio Ballester
El padre Custodio Ballester

El cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, ha concedido al párroco de L’Hospitalet de Llobregat, Custodio Ballester, un año sabático para que se centre en su tesis doctoral y para cuidar de su madre.

Él mismo lo ha anunciado para despejar cualquier polémica que relacione los hechos con la denuncia que le interpusieron –y se archivó– desde la administración catalana por decir durante una homilía que la homosexualidad es un pecado.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“He sido yo mismo el que le he pedido este año sabático para completar mi tesis doctoral en Teología Fundamental y poder atender a la vez a mi anciana madre. Sólo poderosos motivos familiares me han impedido aceptar el ofrecimiento de mi Arzobispo. Lo primero es el sacerdocio y la esencial obediencia a las indicaciones del legítimo pastor”, asegura el cura.

El arzobispado ha ofrecido a Ballester terminar sus estudios teológicos en el Instituto Bíblico de Jerusalén o en el Instituto Católico de Lyon

E insiste en alejar cualquier polémica de su situación: “Que nadie entristezca a la Santa Iglesia católica con un espectáculo de maledicencia, difamación y juicios temerarios”.

El arzobispado de Barcelona ha ofrecido a Ballester terminar sus estudios teológicos en el Instituto Bíblico de Jerusalén, el más prestigioso del mundo en esta materia, o en el Instituto Católico de Lyon, pero en principio el sacerdote acudirá a Castellón para cuidar de su madre, delicada de salud.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Madrileño, de familia numerosa. Comenzó a estudiar Historia aunque pronto se cambió a Periodismo. Se licenció por la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha parado. Ha trabajado para las agencias de información Colpisa y Europa Press, para el departamento de comunicación de LaSexta y ha logrado saborear la experiencia de trabajar en papel gracias al periódico La Razón.