Salvo algún caso puntual, tan excepcional como valiente, los gobernantes que hemos votado y colocado al frente de la nación han sido unos cobardes, incapaces de mirar más allá de pasado mañana, y eso solo si las próximas elecciones están lo suficientemente lejos.

Ceuta no es un acontecimiento inesperado, es una consecuencia

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

La consecuencia de la soberana incapacidad de nuestros dirigentes políticos para dirigir.

La consecuencia de su mediocridad, de su egoísta cálculo de partido sin más ambición que la poltrona. De su renuncia al patriotismo, que quiere decir perseguir siempre el bien superior de tus conciudadanos. El único “patriotismo” que conocen es el de la pertenencia a su partido.

“Llevamos 46 años retrocediendo por sistema ante las amenazas, los chantajes y la política de hechos consumados del conflictivo vecino en todo lo referido al Sáhara Occidental. 

España se respeta poco a sí misma, como lo prueba un somero repaso a los gobernantes de los que se dota.” (Juan Carlos Girauta: La mala vecindad)

El Grupo de Estudios Estratégicos es un think tank que te recomiendo calurosamente: 

“En lo relacionado con Marruecos, PP y PSOE carecen de conciencia estratégica y aun histórica, pero han mantenido una continuidad táctica basada en el apaciguamiento, la compra de voluntades y una ingenuidad diplomática alucinante. Con la esperanza de que el vecino del Sur no les arruine las legislaturas.

Por un lado, el apaciguamiento y la sensibilidad para con las pasiones marroquíes son doctrina oficiosa y casi oficial en el Ministerio de Asuntos Exteriores, que carece de una doctrina sólida, reconocible y permanente respecto al norte de África y el Sáhara. No hay hojas de ruta ni líneas rojas más allá de cuatro banalidades diplomáticas. 

Por otro lado, en términos militares, el rearme marroquí de los últimos años contrasta con el panorama en nuestras Fuerzas Armadas, signado por la obsolescencia: a duras penas son capaces de mantener armamento y material, y tienen graves dificultades para iniciar nuevos programas y sistemas. 

Mientras, Rabat adquiere y desarrolla medios de última generación para su Armada, su Ejército de Tierra y Fuerza Área.

Esto está llevando a la ruptura del equilibrio de fuerzas en el Estrecho, y no por culpa de Marruecos.” (Óscar Elía Mañú: La culpa no es de Marruecos)

Un vecino que se arma hasta los dientes

Mientras la Unión Europea, a través del Banco Europeo de Inversiones, incrementa el dinero entregado a Marruecos, el sultán allí instalado compra reactores Gulfstream G550 acondicionados para su uso militar, aviones espía preparados para la guerra electrónica, frente al único y anticuado CASA C-212 español.

Marruecos se ha hecho con los MQ-9B SeaGuardian, los drones de tecnología punta norteamericana, y ha gastado en los últimos años ingentes cantidades de dinero en carros de combate, fragatas, F16, helicópteros AH-64E Apache Guardian, misiles, sistemas lanzacohetes con alcances superiores a los 300 kilómetros y un sinfín de armamento de última generación de procedencia norteamericana, rusa y china.

“Si España es claramente más fuerte que Marruecos y se hace ver, Rabat no tiene nada que hacer. ¿Pero lo somos?  

Recientes estudios militares revelan una clara tendencia a que nuestro país está perdiendo la ventaja militar con la que ha contado tradicionalmente. 

Aún más grave, la disuasión es una variable directa de multiplicar la capacidad militar y la voluntad estratégica. Si la segunda es cero, el resultado final es cero, da igual los carros de combates, submarinos y cazas que se tengan en el armario.” (Rafael L. Bardají: España, lo último)

Frente al rearme marroquí, las fuerzas armadas españolas llevan décadas viviendo de las migajas de los presupuestos del Estado, sean estos socialistas o peperos.

“El problema de España es que sigue sin decidir, cuarenta años después de conquistar la democracia, qué coño quiere conquistar luego.

España se fotografiaba en 2003 en las Azores junto a George W. Bush y Tony Blair, y hoy se fotografía junto a Sudán mientras Marruecos se alía con Francia y se encama con Estados Unidos. Sólo han pasado 18 años entre una y otra foto.

En España, un Gobierno que centrifuga hacia arriba (la UE) y hacia abajo (las comunidades) todas sus responsabilidades que no sean instagrameables, asiste con perplejidad y siempre en el papel de víctima reactiva a las cínicas tácticas de un Marruecos que, a diferencia de España, sí sabe lo que quiere ser de mayor: la España de 1492.” (Cristian Campos: Marruecos es la España de 1492)

Es razonable considerar que el rearme marroquí tiene más que ver con Argelia, país que también está incrementando su presupuesto militar, que con España. Pero es imposible ignorar que el sultán tiene los ojos puestos en territorio español:

“El programa de adquisiciones de las fuerzas terrestres, navales y aéreas de Marruecos (…) entraña unos costes de adquisición y de sostenimiento llamativamente elevados en relación con el PIB del país. 

Aunque las autoridades marroquíes no contemplen una acción armada contra ambas ciudades [Ceuta y Melilla], lo cierto es que la mera posesión de esas capacidades les proporciona ventaja ante una hipotética escalada en la zona gris, máxime cuando ni Ceuta ni Melilla se encuentran bajo la cobertura explícita del Artículo 5 de la OTAN, otra vulnerabilidad crítica. 

Si el conflicto se agudiza pueden tensar más la situación al generar serias dudas en el lado español sobre la viabilidad política y militar de defender Ceuta y Melilla de manera efectiva.” (Javier Jordán: Ceuta y Melilla: ¿emplea Marruecos estrategias híbridas contra España?)

¿Y por qué ahora Marruecos ya no necesita a España para nada y por ello se permite pasarnos por encima?

“Un Gobierno débil es un reclamo para rivales o enemigos. Y el Gobierno de Sánchez es un Gobierno triplemente débil

Lo es en términos parlamentarios, pues se apoya en una coalición inestable trufada de partidos antinacionales; lo es en términos políticos e ideológicos, sumido como está el socialismo en una crisis ideológica histórica, entregado a los delirios raciales, ecologistas y de género; y lo es en términos morales, sujeto a los caprichos y necesidades tácticas de la Moncloa.” (Óscar Elía Mañú: La culpa no es de Marruecos)

Hay quien piensa que el único problema real entre España y Marruecos se llama Sahara Occidental y que mirando para otro lado, mientras el sultán arrasa con los derechos de los antiguos españoles, hoy saharauis, la cosa funcionará estupendamente. Inmenso error.

“La definitiva consolidación del dominio marroquí sobre el Sáhara Occidental no marcará el fin de las ambiciones territoriales de Rabat. 

El pasado mes de noviembre el ministro de asuntos exteriores marroquí afirmó en una entrevista de televisión que «Ceuta y Melilla serán puntos en los que inevitablemente habrá que abrir el debate» tras «culminar la cuestión» del Sáhara Occidental.” (Jesús M. Pérez Triana: La crisis de Ceuta)

Jorge Dezcallar fue embajador de España en Marruecos, también en la Santa Sede y en Estados Unidos, y además dirigió el Centro Nacional de Inteligencia. 

Su experiencia le lleva a señalar que Marruecos se ha equivocado con la operación Ceuta. Puede ser. Pero el problema es que esta vez no tenemos a nadie con agallas ideológicas e inteligencia patriótica al mando:

“Yo creo que Marruecos se vuelve a equivocar, desgraciadamente, como se equivocó en el islote de Perejil. 

En contra de lo que pensaba parte de la opinión pública de que Aznar se equivocó, yo creo que no. 

Aznar hizo lo que tenía que hacer para evitar inducir a Marruecos a errores posteriores, a pensar que, en el fondo, no nos importaba o éramos débiles.” («Marruecos se ha vuelto a equivocar, como en Perejil»)

Operación oenegé

Tal vez el sultán de Marruecos se haya equivocado, aunque eso, a los españolitos de a pie, en este momento seguramente no nos parece lo más importante porque de nuevo nos están engañando.

Sucede que en lugar de ver con claridad meridiana cómo uno de nuestros vecinos trata de desestabilizar nuestra nación, vemos (nos quieren hacer ver) una inmensa operación oenegé. venga policías haciendo de hermanitas de la caridad y niños llorando y madres buscándolos. Y todo ello con un objetivo claro: que nos sintamos culpables.

Esta es la medida del grado de perversión moral de la izquierda española en el poder (solo comparable con la corrupción ideológica y moral del ala izquierda del Partido Demócrata norteamericano): nuestra izquierda trata de convencernos de que las víctimas de la desestabilización marroquí, nosotros, los españoles, somos culpables de algo.

Por ejemplo, de maltratar a niños marroquíes. 

“Tiene la pseudo izquierda el empeño en hacernos sentir a todos culpables de lo mal que anda el mundo, desde el cambio climático a los que vienen de Marruecos, pasando por el machista agresor o el agujero de la capa de ozono. 

Lo que buscan es una ciudadanía pidiendo perdón constantemente por cualquier cosa en lugar de individuos en pie, orgullosos y con la cabeza despejada para exigirles que rindan cuentas de sus actos.” (Miquel Giménez: No somos los malos de la película)

Dicen que en España ha cambiado el ciclo político, la izquierda baja y la derecha sube. Y empiezan a publicarse sondeos electorales que señalan un eventual triunfo de los partidos del centroderecha. 

Pero de nada serviría ese éxito si quien vaya a sustituir a Pedro Sánchez no tiene un proyecto claro, ambicioso y valiente para España, con ideas y valores que de verdad nos representen.

Confiemos en que así sea. Pero sobre todo dispongámonos a permanecer vigilantes, porque ya está bien de elegir a un gobernante y luego aguantar a un veleta defensor únicamente de los intereses de su partido, que no de la nación.

Justo para eso estamos aquí. Así que…

¡Viva España!

Comentarios

Comentarios

Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/