Coincidiendo con el inicio en París del juicio a los asesinos islamistas que atacaron la revista francesa Charlie Hebdo en 2015 (12 personas muertas), el semanario ha publicado de nuevo las imágenes que sirvieron de coartada a los criminales.

El texto de portada del ChH de esta semana dice así:

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Mahoma desbordado por los integristas. 

Es duro que te quieran los idiotas.

En el interior, las páginas del semanario reproducen de nuevo las caricaturas de Mahoma que aparecieron en el periódico danés Jyllands-Posten, que también sufrió los ataques islamistas.

Comparto contigo a continuación otros dos hechos relacionados con los islamistas y lo que ellos consideran su “religión”.

¿Recuerdas al gran imán de la Universidad de al-Azhar, en El Cairo?

A por los infieles

La Universidad de al-Azhar es la referencia para todo el islam suní, la teología que siguen países tan poco dados a la moderación como Arabia Saudita.

Coincidiendo con el juicio a los terroristas islámicos en París, al-Azhar ha puesto en marcha otra campaña de violencia contra los “infieles”, es decir, contra todos nosotros, al calificar de nuevo las caricaturas de Mahoma de “acto criminal”.

Tras ello los sunitas andan revueltos y en países como Pakistán ya ocupan las calles al grito de “Perros franceses, dejad de ladrar”.

Antonio Elorza, estudioso del islam, acaba de publicar El círculo de la Yihad global:

El islam fija una relación política única e inconmovible, que es la relación político-religiosa que existe en el poder absoluto de Alá que se transfiere únicamente a Mahoma, y que fijó en el siglo VII un marco en el que no cabe ninguna ruptura.

Esto es lo que crea una religión necesariamente política y fundamentalista.

En el versículo 4:59 se dice: obedecerás a Alá, a su profeta y a los que ejercen su autoridad por él. Y es muy significativo que el poder sea visto desde la obediencia, es decir, el Corán fija una relación política, radicalmente distinta de cualquier otra religión y de una solidez absoluta. 

Y esto genera otra pregunta: por qué la comunidad de creyentes acepta de esta manera su aplastamiento, porque no otra cosa es el islam sino sumisión.

Otra ventaja de estar aplastados es que a su vez ellos pueden aplastar a la mujer. Su función sobre la tierra, lo dice el Corán en el versículo 4:34, es obedecer al hombre, porque lo quiere Alá, y si no obedece, hay que amonestarla, echarla de tu lecho y pegarle. («El islam es necesariamente un fundamentalismo, porque es inmutable”)

En España, cristianos a la cárcel

Frente a este islam beligerante, intransigente y totalitario, la complicidad de Occidente. En España, por esta frase te pueden meter en la cárcel:

El Islam de hoy y de siempre, que es lo que estamos intentando cohonestar con el cristianismo, con una mano impulsa las obras de caridad, mientras arma la otra mano para aniquilar a todos aquellos que se niegan a reconocer a Alá, y a Mahoma como el último y definitivo profeta de Dios.

Esta frase fue escrita por un cura, el P. Custodio Ballester, que habrá de pagar por este “delito” tres años de cárcel y una multa de 1.500€. Es lo que pide la “delegada de delitos de odio y contra la discriminación” de la fiscalía provincial de Málaga, una señora denominada María Teresa Verdugo (me acuerdo de Eduardo Mendoza, que bautiza a sus protagonistas de modo que cada nombre que les pone define el carácter del personaje).

La denominada “fiscalía de odio” es una creación progre destinada a perseguir por motivos ideológicos (reprimir al disidente, acabar con la libertad de expresión), con la tapadera de defender supuestos derechos de mujeres o de organizaciones genitales, también llamadas LGTB.

Las batallas culturales que están detrás del proceso [de Charlie Hebdo].

En dicha batalla el enemigo obvio es el fundamentalismo islámico, pero también hay que luchar contra un adversario emboscado, todos aquellos que en Occidente nunca se han sentido cómodos con una libertad de expresión al estilo liberal. (Santiago Navajas: Doble batalla cultural)

Nunca ha prosperado una denuncia por delitos de odio, por ejemplo, contra los sentimientos religiosos de la mayoría. En España es gratis insultar y agredir a la Corona, o a la bandera de todos, pero proliferan las condenas a quienes describen la violencia islámica, o alertan sobre el adoctrinamiento de los niños en las aulas (nacionalismo, ideología de género, cheque escolar), o denuncian los recortes de derechos civiles impuestos por las leyes LGTB.

Atentos al “adversario emboscado”

El doctor Rafael Sánchez Saus es historiador, catedrático de Historia Medieval, académico de la Real Academia Hispano Americana y de la Real Academia de la Historia:

El regreso a su condición de mezquita [de Santa Sofía, en Estambul] es también, y así se ha comprendido, un inocultable reflejo del rumbo que no sólo Turquía, sino todo el mundo islámico, ha decidido adoptar desde hace décadas. 

Otra cosa es que en Occidente se quiera tomar nota de ello o se siga tonteando con la ilusión de necias alianzas de civilizaciones que a nada conducen. (Rafael Sánchez Saus: A propósito de Santa Sofía)

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció la conversión de Santa Sofía en mezquita con estas palabras: 

Mi felicitación de corazón a todas las ciudades que simbolizan esta civilización, desde Bujará, en Uzbekistán, a Al-Ándalus, en España. Este renacimiento es nuestro deber. Es el símbolo de la vuelta del sol naciente de nuestra civilización. 

De Santa Sofía al Vaticano, pasando por Córdoba:

Me molesta que la Iglesia siga presa de tópicos inactuales en vez de defender con uñas y dientes a las cristiandades humilladas, perseguidas y asesinadas. A más, puestos a temer, yo no temo por el museo de Santa Sofía sino por el futuro de la catedral de Córdoba y hasta por el de San Pedro de Roma. (Rafael Sánchez Saus: A propósito de Santa Sofía)

El adversario y el cómplice emboscado. Ese es el frente al que hay que responder.

Comentarios

Comentarios

Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/