Reunión entre Pedro Sánchez y Quim Torra en el Palacio de Pedralbes /EFE
Reunión entre Pedro Sánchez y Quim Torra en el Palacio de Pedralbes /EFE

Actualler:

¿No tienes la sensación de que en nuestra vida colectiva, en la vida política española, empieza a florecer demasiadas veces el odio?

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Hasta la llegada de Zapatero, la política en España era controversia. Sí, con frecuencia sonora, chillona. Pero no solía ir más allá del exabrupto, a menudo ingenioso. Alfonso Guerra llamando tahúr del Mississipi a Adolfo Suárez. 

Hasta que el día después de la llegada de Zapatero a Moncloa, el rival político pasó de oponente a enemigo. Y con el enemigo no vale simplemente la competencia, es necesario el exterminio. 

La crisis económica de 2008, el 15-M y su interminable acampada en Sol, el nacimiento de Podemos y la posterior “podemización” del PSOE se encargaron de dar el siguiente paso. 

Y así, el mensaje de que el rival político era el enemigo llegó a la sociedad en su forma más radical y corrupta: frente al rival político ya solo cabía el odio.

Y desde entonces se diría que el odio se ha instalado en buena parte de la vida política española.

¿Entonces esta foto…?

Comparto la muy platónica idea de que la política es (o debiera ser) maestra y, en su labor, el político ha de ejercer de pedagogo de la sociedad(y no de vendedor de siglas). 

A menudo lo es para bien, pero también puede ser maestro de todo lo contrario, como sucedió a partir de Zapatero, cuando se abrió la puerta a la política del odio. 

El hecho es este: los políticos pretenden que nosotros nos odiemos mientras ellos toman copas y echan unas risas en la cafetería del Palace.

Decid más que hay gente maja en todos los rincones del tablero, que nada tiene que ver una ideología con un carácter o un temperamento, que conviene de hecho tener amigos en Vox y en el Partido Comunista y en ERC y en el PP para darse cuenta de que las ideas pueden ser diferentes, pero la vida es exactamente la misma. 

¿No podéis emplear más tiempo en educarnos para el respeto y la convivencia en lugar de aguijonear constantemente lo peor de todos nosotros? 

Qué bonito sería que nos levantáramos mañana y al poner la tele no nos preguntáramos: ¿a quién tengo que odiar hoy?, sino: ¿a quién tengo que comprender? (Alberto Olmos: Invita a un amigo de Vox a tu casa por Navidad: si Pablo Iglesias puede, yo también)

El odio revanchista

Puro odio es toda la legislación sobre memoria histórica, que ahora inicia un nuevo episodio en la abadía de Montserrat.

Mientras en Madrid el PSOE decide a puerta cerrada qué le hemos de regalar los ciudadanos a los secesionistas y cuándo cierran la abadía del Valle de los Caídos, en Barcelona se pone en marcha otra oleada de odio a los cristianos, vía memoria histórica.

En esta ocasión la razziase centra en Montserrat, tótem del nacionalismo católicoy pagano de Cataluña. En la abadía catalana están enterrados 319 miembros del Tercio de Montserrat, combatientes de la guerra civil.

https://bit.ly/2YHwGCr

En el recinto de la abadía hay también un monumento a estos caídos: un requeté moribundo, con la bandera junto a él, alza su última mirada a la abadía que alberga la imagen de la Virgen.

Las fosas, los monumentos y cuanto se refiere al recuerdo del Tercio de Montserrat fue costeado por el mismo Tercio y por las familias de los difuntos.

En 2018 el parlamento regional catalán aprobó una propuesta socialista, con la única abstención del PP, para retirar estos monumentos en el plazo de seis meses. Ahora vuelven a la carga.

El recinto de Montserrat ha acogido durante décadas los actos más simbólicos del nacionalismo catalán, incluidas las campañas de apoyo a los golpistas encarcelados, y se ha sumado a todas las peticiones de los secesionistas.

El odio al sentido común

Vuelven a chocar feminismo y cine. Y vuelven a hacerlo para poner en evidencia que el feminismo es hoy una rama de la psiquiatría. O simplemente de la idiotez.

El mes que viene tendremos la suerte de poder ver otra nueva película de Clint Eastwood, seguramente el mejor director de nuestros días. 

Se titulaRichard Jewell y cuenta la historia de un guardia de seguridad de los Juegos Olímpicos de Atlanta que localizó una mochila bomba y avisó del peligro salvando así muchas vidas, aunque fue investigado como sospechoso de haberla colocado.

En la película aparece también la periodista que consiguió la exclusiva de la noticia y se explica cómo la obtuvo: la reportera mantuvo una relación sentimental con el agente del FBI que investigaba al guardia de seguridad.

El feminismo ha saltado de inmediato acusando a la película de machista por decir que todas las mujeres utilizan el sexo para alcanzar sus propósitos

¿Guarda semejante idiotez alguna relación con el guión de la película? En absoluto. Pero qué más da cuando de lo que se trata es de rebuznar y dar coces. 

En cuanto a la empresa editora del periódico en el que trabajaba la reportera, exige que la película se proyecte con una aclaración previa indicando que contiene “licencias” y no responde a la realidad.

El feminismo hace trizas el sentido común y también la igualdad, esto es, la democracia. Fernando Serra:

Ningún poder gubernamental ha ido tan lejos en su vocación intervencionista sobre cuestiones personales, ni siquiera los regímenes totalitarios. Hasta ahora. La ideología feminista llega a negar, o al menos a cuestionar, la naturaleza biológica de la sexualidad y pretende construir en su lugar otra identidad bajo criterios culturales. Únicamente el intento comunista de crear un hombre nuevo, en Cuba, la URSS y China, recuerda el propósito feminista. Y, como entonces, se pretende hacer frente al consenso científico, esta vez contra el que existe en la psicología evolutiva. (El feminismo anhela superar la profecía totalitaria de Orwell)

Lo volvemos a hacer

Los lemas publicitarios no son fruto de la ocurrencia ocasional de alguno de los empleados de las agencias de publicidad, sino de largas horas de investigación hasta dar con el mensaje más adecuado.

Por eso ha sorprendido tanto el anuncio de Codorníu que utiliza, ligeramente modificado, el lema por antonomasia de los secesionistas catalanes: lo volveremos a hacer.

Resulta inaudito que una empresa que vende cava recurra en Navidad a un lema que puede despertar el más decidido boicot por parte de los compradores.

A no ser que lo que esté buscando Codorníu es precisamente hacerle la ola a los secesionistas de manera más o menos descarada. No sería la primera vez que señeras empresas catalanas coquetean con el nacionalismo más tribal.

A pesar de su complicidad durante décadas CaixaBank y Banco de Sabadell apostaron finalmente por condenar el secesionismo catalanista, junto a firmas como Freixenet,  Naturhouse, Pronovias, Laboratorios Almirall, Gas Natural, Naturgy, Endesa Distribución Eléctrica, Mitsubishi Electric, Torraspapel, Manpower, Abertis Infraestructuras y Abertis Autopistas, Catalana Occidente, Ricoh, MRW, Banco Mediolanum, Argel, Laboratorios Ordesa. 

Y así, hasta un total de 5.567 empresas han abandonado Cataluña desde el referéndum del 1-O.

Entre las empresas que han apoyado el secesionismo, Unipost, la farmacéutica Grifols y Gallina Blanca.

¿Quieres conocer más nombres? El grupo de agitación golpista “Asamblea Nacional Catalana” tiene una web donde ofrece un buscador de empresas afines a la secesión y también de las que se oponen y para las que pide un boicot activo y permanente. Se llama consumestrategic.cat.

https://bit.ly/2YGFAjp

Las idioteces de tinte racista que el nacionalismo lleva a cabo en el ámbito del consumo no conocen límite. Te invito a leer esta apología del “Buen Consumidor Catalán”:

Qué bonito es despertarse, ir al baño y lavarse los dientes con un dentífrico que se llame ‘Buenos días Catalunya’, decorado con una bandera estelada. 

Vestirse con ropa de un buen diseñador catalán y/o con una buena camiseta que exprese algo atractivo y agradable de Catalunya. 

Beber el café con La Leche Nuestra, la leche de los ganaderos de Osona. 

Ir a la oficina y encima de la mesa tener El Agua de los Países Catalanes por si tenemos sed. 

Ir a comer y beber un buen vino de la Viña de San Galderic, el patrón de los labradores catalanes. 

Tras la comida, tomar un buen Whisky Jaime I, Nuestro Rey. 

Y por la tarde, como merienda, tomar un Desperta Ferro para animarnos un poco. 

Y muchos más ejemplos que podemos dar. Con 10 años así la moral de los catalanes y la confianza en el País volvería. 

No se trata de discutir si Catalunya es o no es una nación, Catalunya es una gran nación, que ha contribuido con creces al desarrollo de la civilización de la Europa Moderna. Es por esta razón que la XECNA, Xarxa d’Establiments amb Consciencia Nacional [Red de Establecimientos con Conciencia Nacional] pretende ofrecer estímulos y reforzar los signos de identidad de nuestra nación. (Nacionalismo comercial: Red de Establecimientos con Conciencia Nacional)

https://bit.ly/2YGFAjp

Bueno, pues mientras tanto, ¿qué tal si le mandamos un recadito al colaboracionista Codorníu? 

https://bit.ly/35f1yg5

La cita

Cristian Campos:

“No hay reunión del PSOE con ERC de la que los socialistas no salgan con las dos soberanías hechas jirones. La de la Nación y la del propio partido socialista.”

Y la imagen

J.M. Nieto:

Buen fin de semana, actualler, ¡y viva el consumo responsable!


TU DÍA ACTUALL

Médicos y sanitarios se movilizan para frenar la ampliación del aborto en Bélgica. Los profesionales sanitarios pro vida se oponen a un intento de ampliar el negocio del aborto en Bélgica menos de dos años después de su despenalización. La prevención del aborto «debería convertirse en un objetivo prioritario de salud pública» por sus consecuencias físicas y psicológicas. La noticia en el siguiente enlace

Cruda realidad / La omnipresente Greta denuncia que quieren “silenciarla desesperadamente”, por Candela Sande. Greta es perfecta, en el sentido de ser el perfecto síntoma, el cuadro que describe tan bien nuestro tiempo que, de no existir, habría que inventarla. Tenemos a Greta para desayunar, comer y cenar, Greta hasta en la sopa, Greta a perpetuidad, “all Greta all the time”. El artículo de opinión en el siguiente enlace.

Comentarios

Comentarios