En otro lugar y en otro tiempo la derecha tenía dónde elegir las ideas, y en abundancia (en la imagen, Hilaire Belloc y Chesterton).

¿Y ahora, aquí?

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Bueno, está FAES y otros think tank próximos a la derecha, algunos muy bravos. 

¿La derecha sabe aprovechar su trabajo? ¿O más bien menosprecia a quienes generan ideas que ayudan a construir derecha? 

El filósofo Miguel Ángel Quintana Paz se plantea por qué la derecha desprecia a los intelectuales que podrían nutrirla de aquello de lo que más adolece: 

Nuestra tesis es mucho más concreta: que a esos intelectuales se los ha tratado en general con una actitud que va desde la desconfianza (en el mejor de los casos) al desprecio (en el peor de ellos) por nuestros políticos de derecha. (Miguel Ángel Quintana Paz: ¿Por qué odia la derecha española a sus intelectuales?)

Quintana Paz expone con dureza la superficialidad extrema de Ciudadanos, incapaz de esgrimir un solo argumento en favor de su único invento ideológico, el “feminismo liberal”. Y revisa la contradictoria relación del PP con los intelectuales de derechas:

¿Se están elaborando ideas nuevas que copen hoy la discusión pública? Ya he contado alguna vez la anécdota: una amiga del PP, con un cargo no menor, me confesó hace poco que lleva tiempo contabilizando cuántos asuntos de los que hablan sus amigos de toda la vida los ha introducido en el debate público su partido: ni uno solo. 

El PP va siempre a remolque de los debates que suscitan otros, y que por tanto convienen a otros. Ese es el castigo para quienes desprecian el valor de las ideas. (Miguel Ángel Quintana Paz: ¿Por qué odia la derecha española a sus intelectuales?)

Contrapone Quintana Paz el desprecio de la derecha hacia sus intelectuales con la intensa labor que la izquierda desarrolla en este campo:

¿No notan [en la derecha] que en la izquierda sí se preocupan de llenar las universidades, los centros de investigación, los medios de comunicación con ideas, a veces superficiales, sí, pero a veces bien trabajadas, para que cada vez más gente en puestos relevantes, más jóvenes que se vuelven adultos, piensen en clave izquierdista? (Miguel Ángel Quintana Paz: ¿Por qué odia la derecha española a sus intelectuales?)

Hasta tal punto es activa la izquierda en el ámbito de las ideas que muchos consideran el término “intelectual” como sinónimo de izquierda.

El año pasado fueron muy celebradas unas declaraciones del actor Alberto San Juan afirmando que “Yo creo que no hay intelectuales de derechas. O son intelectuales o son de derechas”. (Lista de intelectuales de derechas)

Hasta en lugar tan peculiar como ForoCoches se ha llegado a debatir sobre los intelectuales y la derecha. Fue en 2017 y el asunto dio para 13 páginas, entre las cuales un usuario señaló los nombres de más de un centenar de intelectuales supuestamente de derechas. 

¿Puede la derecha afrontar con eficacia la batalla de las ideas sin el concurso de quienes las elaboran y proponen? 

Pero los partidos políticos no tienen el monopolio de los errores. Al contrario, los responsables últimos de los errores de los políticos somos a menudo los votantes.

Ciñéndonos al asunto de las ideas, o la falta de ellas, si me lo permites, un par de preguntas impertinentes, ¿quieres responderlas?

  1. ¿Cuál es tu pensador favorito?
  2. ¿Cuántos de sus libros has leído?

Pedro Carlos González Cuevas, que no es precisamente un intelectual de derechas moderado, propone tres medidas concretas para espabilar las entendederas de la derecha:

    1. Activar el campo político y cultural de la derecha mediante redes, revistas, sociedades de pensamiento, periódicos y editoriales.
    2. Reivindicación de figuras del pensamiento español como Fernández de la Mora, Ramiro de Maeztu, Ortega y Gasset, Menéndez Pelayo, Vázquez de Mella, Xavier Zubiri, Eugenio D Ors, Donoso Cortes, Millan Puelles, Luís Díez del Corral, Jesús Pabón, Gustavo Bueno, Dalmacio Negro Pavón etc.
    3. Difusión del pensamiento y la obra de pensadores e historiadores extranjeros como Carl Schmitt, John Gray, Alain de Benoist, Alasdair MacIntyre, Roger Scruton, Raymond Aron, Renzo de Felice, Augusto del Noce, Julien Freund, Francois Furet, Ernst Nolte, George L. Mosse, Emilio Gentile, Leszek Kolakowski, Karl Lowith, Hans Georg Gadamer, etc. (Pedro Carlos González Cuevas reivindica el pensamiento tradicional español frente a la indigencia intelectual de la izquierda)

Los niños no existen

Por alguna extraña patología, o tal vez por simple simpleza mental, en el PSOE no pueden decir “niños”, referido a los críos, sea cual sea su sexo.

Ahora el Gobierno los llama “NNA«. 

Los NNA se van de vacaciones. Los NNA participan en un campamento de verano. Y así todo.

Conocemos la “proeza” terminológica gracias a un documento elaborado por los ministerios de Educación y de Derechos Sociales y Agenda 2030 sobre los niños y los campamentos de verano.

En esta “guía para pasar un verano inclusivo y de calidad» se menciona 80 veces a los NNA y ninguna a los niños.

Argumentan los ministerios promotores de esta iniciativa gramatical panfletaria que es más práctico decir NNA que “niños, niñas y adolescentes”, olvidado nuevamente el uso correcto de la lengua: en español no decimos “niños, niñas y adolescentes”, sino simplemente “niños”.

Pero se trata de aplicar los dictados del feminismo para sustituir el uso correcto de la lengua por su instrumentalización, con unos fines políticos algo más que sectarios.  

El Gobierno se pierde en las formas utilizando neologismos y giros gramaticales artificiosos para seguir haciendo guiños a colectivos minoritarios pero beligerantes en sus posiciones, aunque al hacerlo sacrifiquen el entendimiento y el sentido común. 

Se trata de hacer de un galimatías lingüístico una cuestión de Estado, y defenderlo como un logro social de primer orden. (Iglesias, Celaá, los NNA y el galimatías de género)

Progresistas de todos los partidos, uníos

En 3 tuits

La vida de España en caracteres escasos:

La cita

Monseñor Reig Pla:

No podemos calificar el hecho [los ataques a las estatuas de Isabel la Católica y Fray Junípero Serra] simplemente de ignorancia, pero detrás de los ignorantes están los bárbaros de verdad y los bárbaros lo que quieren es acabar con la civilización cristiana.

Y la imagen

El Roto:

Comentarios

Comentarios

Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/