04 de Febrero de  2020, San Blas, San Oscar de Brema y San Adelino de Celle. 

Actualler:

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Tal vez conozcas la historia. Una chica francesa de 16 años graba un video diciendo, entre otras cosas:

Sólo hay odio en el Corán, el Islam es una mierda, y eso es lo que pienso. No soy racista, para nada.

En los prolegómenos de este mensaje hay una adolescente que se define como lesbiana y se enzarza en una discusión con quien la insulta por tal motivo. Nada nuevo en las vomitivas redes sociales.

Tampoco resulta nuevo que a la afirmación de la chica siguieran las correspondientes amenazas islamistas de muerte, que en el país de Charlie Hebdo se toman muy en serio. 

Las amenazas a esta chica incluían su identificación y localización: se publica el nombre del instituto en el que estudia y aparecen expresiones como esta:

Va a mi liceo [instituto], está en segundo, el lunes ajustamos cuentas.

Todo ello con la colaboración de los muy pacíficos representantes de la “religión de paz”. Declaración de Abdallah Zekri, delegado del Consejo Francés del Culto Musulmán:

Quien siembra vientos recoge tempestades.

No resulta tampoco nuevo que el sistema se haya mostrado complaciente con los que amenazan. Así, la ministra de Justicia o las organizaciones feministas y LGTB, todos muy formalitos, todos muy ambiguos. 

Todos señalando con el dedo de acusar a la víctima. Lo habitual… cuando los agresores son musulmanes.

Nicole Belloubet, ministra de Justicia:

Las injurias por pertenecer a una religión son una infracción.

Una cuenta LGBT en Twitter envió a la muchacha un mensaje privado pidiéndole que borrara la bandera LGBT de su biografía: 

¡No tienes la apertura de espíritu para formar parte de una comunidad que aboga por el amor y aceptación! 

Das vergüenza y no eres diferente de las personas que nos acosan.

No haces ningún esfuerzo por entender al otro y eres como los homófobos, excepto que eres islamófoba. (Mila, 16 ans, menacée de mort pour avoir critiqué l’islam)

¿Qué hace el Gobierno francés para proteger a esta chiquilla? 

  1. Desescolarizarla, sacarla del instituto para que no den con ella. 
  2. Y no localizar, ni detener, ni presentar ante el juez a los ofendidos musulmanes que la han estado insultando y amenazando de muerte.

Y esta es la respuesta de la muchacha:

Ya no puedo pisar mi escuela, y ni siquiera puedo cambiar de escuela porque es toda Francia la que quiere mi piel.

Nada nuevo bajo el sol

Estado de la cuestión (de momento):

  • La izquierda insinúa que la cría se lo ha buscado.
  • La derecha la ha convertido poco menos que en la nueva Juana de Arco.
  • Y los portavoces de los musulmanes de Francia están convencidos de que la joven se ha buscado lo que le pueda suceder.

La izquierda hizo lo mismo tras el atentado islamista contra la revista Charlie Hebdo y también con motivo de la salvaje persecución de Salman Rushdie, contra el que sigue en vigor la fatua de muerte dictada por el asesino Jomeini y 30 años después sigue escondido para proteger su vida.

La revista Charlie Hebdo ya había sufrido ataques por reproducir caricaturas de Mahoma y estaba en el punto de mira de los islamistas. La izquierda les señalaba como si fueran unos reaccionarios. 

[Philippe Lançon, colaborador habitual de la revista] cuenta que después de los atentados que le costaron medio rostro, quienes menos comprensión y apoyo dieron a la revista satírica y sus víctimas se situaban en la izquierda política, especialmente en la izquierda radical, para la que tiene muy malas palabras. 

Y quien intentó recoger esta dejadez cobarde y mezquina de la izquierda, fue la ultraderecha de Le Pen, a la que Lançon rechaza. 

Nada nuevo bajo el sol. (Jorge Matías: Una izquierda cobarde)

Blasfemia y libertad de expresión

¿Dónde están los límites de la libertad de expresión cuando se trata de asuntos religiosos?

Se me ocurren tres posibles respuestas, aunque desde luego hay más:

  1. La blasfemia es un derecho y por lo tanto se pueden decir cosas tan gruesas como las que dijo la adolescente francesa en relación con cualquier religión.
  2. Las opiniones insultantes deben tener límites cuando se trata del islam, y no tanto cuando se trata del cristianismo.
  3. Insultar al cristianismo debe ser castigado, pero se puede opinar con dureza acerca del islam.

La segunda respuesta es la que siguen los gobernantes actuales de Francia y de casi todos los países occidentales. Y con entusiasmo, la izquierda española, siempre dispuesta a agredir a la mayoría cuando esta es cristiana.

Pero no todo es páramo e indigencia mental en nuestra izquierda. Juan Soto Ivars alza la voz para llamar la atención sobre la idiotez progre:

Las minorías étnico-religiosas deben ser protegidas porque lo habitual es que sus miembros sean discriminados y ofendidos por la mayoría, pero con los musulmanes en Europa se da la paradoja de que insultar al Dios mayoritario sale mucho más barato que hacerlo con el de la minoría. Es una cosa que da qué pensar. (El derecho a la blasfemia)

Soto Ivars señala un ejemplo concreto:

Tras la matanza de ‘Charlie Hebdo’ solo un par de diarios se atrevieron a reproducir la portada que tanto había ofendido a los fanáticos. ¿Fue respeto por las creencias ajenas o por miedo a los asesinos? (El derecho a la blasfemia)

Este es un asunto de preguntas incómodas. Quienes desde la derecha piden castigo para los que blasfeman contra el cristianismo, ¿aciertan cuando toleran y aun comparten los improperios dirigidos al islam?

El columnista anteriormente citado señala desde la izquierda una diferencia importante entre unos y otros: 

Desde un plano ético, el anticlerical que dice que hay que respetar el Corán comete el mismo error que el ultraderechista que sale en defensa de la blasfemia contra el islam pero condena la que se escribe contra el cristianismo o el judaísmo. Pero se nos escapa un detalle más importante: si entre la minoría hay cuantos pocos individuos capaces de una atrocidad, ¿qué respeto merecen? (El derecho a la blasfemia)

Sin duda la violencia es una clave importante para distinguir a unos de otros. El islam a menudo reacciona con violencia contra quien expresa opiniones insultantes o simplemente contrarias. ¿Pero justifica eso un tratamiento distinto? 

Que los cristianos no seamos violentos y los musulmanes puedan serlo, ¿justifica que se pueda insultar al islam?

¿Aceptamos que es lícito agredir las creencias de los musulmanes porque a menudo recurren a la violencia, pero no es lícita la blasfemia porque los cristianos no respondemos con violencia?

Y si todos tenemos los mismos derechos con independencia de nuestra religión, si aceptamos que los creyentes de ambas religiones merecen el mismo respeto, ¿deberíamos aceptar también que las mujeres musulmanas vayan cubiertas por motivos religiosos?

Me temo que en este correo de hoy hay más preguntas que conclusiones, actualler, pero no viene mal dedicarle algún tiempo a asunto tan delicado como polémico.

Me alegrará que tu reflexión te resulte fructífera. 

¡Si Dios quiere!

TU DÍA ACTUALL

Sánchez Saus: «El ‘superpoder’ de Vox ha sido la irreverencia frente a lo políticamente correcto». VRafael Sánchez Saus ha ganado desde hace años, con su análisis pausado pero incisivo de la realidad española, un sitio destacado entre los pensadores de mayor influencia en el panorama conservador español. La noticia, aquí.

Cinco lecciones del brexit, y casi ninguna es económica.  Las consecuencias económicas que tendrá el brexit son complejas, porque dependen de múltiples variables, pero cabe extraer cinco lecciones del ‘bye bye’ del Reino Unido. Y todas tienen que ver, no con la economía, sino con la libertad. La noticia, aquí. 

Así vetó Fox Sports la voz de supervivientes al aborto en la ‘Súper Bowl’.  Así se expresan los supervivientes al aborto: «¿Puedes mirarme a los ojos y decirme que no debería existir? ¿Debería estar muerto? ¿Merecía morir aquel día?». La organización «Faces of Choice» (Rostros de la elección del aborto) fue vetada mientras se admitía un anuncio con componentes LGTBI. . La noticia, aquí. 

#SalvemosaJuanSe: La lucha de un joven padre para salvar a su bebé del aborto.  Juan Pablo Medina ha logrado ser tendencia en Twitter con una campaña para impedir que su novia aborte al hijo que esperan. “Si una madre soltera puede salir adelante, un padre soltero también puede” argumenta mientras pide que “no se le quite la vida al bebé y me lo entreguen a mí”. La noticia, aquí.


Envía tus noticias y comentarios a brief@actuall.com.

Descubre más historias en Actuall.

Únete a nuestra conversación en Twitter y Facebook.

Que pases un buen día actuando por las buenas causas. ¡Hasta mañana!

Comentarios

Comentarios