Actualler:

Estamos viviendo la exhumación de la Transición. Y siento la fatal percepción de que a ello, y como consecuencia inevitable, sucederá la exhumación de la democracia.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Ayer fue liquidada la idea más valiosa de la Transición.

Ayer se exhumó el momento histórico en que los españoles acordaron olvidar que nos hemos estado matando unos a otros (y más allá del 36, ¡desde el siglo XIX!), para tratar de caminar juntos en nombre del bien común, y no en nombre de la ideología de cada cual.

La idea central de reconciliación que significa la Transición no satisfizo en su momento a todos, y hubo voces discrepantes. Pero 40 años después muy pocos pueden negar su balance positivo.

Hasta que con Zapatero llegaron los guerracivilistas y volvió la división.

Y así ayer, jueves, 24 de octubre de 2019, ochenta años después del fin de la guerra civil, el gran acuerdo nacional que fue la Transición quedó sepultado. Fin. Se acabó. Volvemos al territorio de los vencedores y los vencidos. 

Volvemos al lenguaje de la guerra.Cuando los comunistas defendían la Constitución

Marcelino Camacho, fundador de Comisiones Obreras, era miembro del Comité Central del Partido Comunista de España y fue ponente por el PCE en la comisión constitucional que, en 1977, redactó la actual Constitución.

El Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados correspondiente al viernes, 14 de octubre de 1977, recoge las palabras que pronunció en el hemiciclo:

“¿Cómo podríamos reconciliarnos los que nos habíamos estado matando los unos a los otros, si no borrábamos ese pasado de una vez para siempre? Nosotros, los comunistas (…) hemos enterrado nuestros muertos y nuestros rencores.” (Diario de Sesiones)

¿Qué fue de aquella izquierda con bandera nacional y los ojos puestos en el futuro, y no en revancha alguna?

No estamos todavía en condiciones de hacernos una idea de la magnitud del mal que a nuestro país hizo Zapatero y a partir de él, el actual PSOE.

A la vista del desolador panorama de la convivencia en nuestros días, es lógico que muchos vean hoy con nostalgia a los políticos de la Transición:

“No debemos olvidar que los primeros en pasar página con el franquismo fueron los hombres y mujeres que hicieron la Transición, que trajeron la democracia que nos ha procurado bienestar y paz como nunca en la historia de España.

Esta generación, hoy olvidada, está siendo sepultada por aquellos que quieren imponer el relato de una Transición fracasada y por los que, como Sánchez, creen que su ego se merece el espectáculo de la exhumación del dictador.” (Jorge Vilches: Franco: el show de Sánchez llega a su fin).

La pistola encima de la mesa

Estamos viviendo ahora la destrucción de la propuesta de convivencia nacional que supuso la Transición a través de episodios concretos:

  1. El proyecto de tergiversación de la Historia por medio de la ley de memoria histórica.
  2. La corrupción de las instituciones con el final definitivo de la separación de poderes y la sumisión de la Justicia al poder político.
  3. El golpe de Estado permanente e impune en Cataluña, cuando no alentado por las izquierdas.
  4. La profanación de un lugar de culto, la Basílica de la Santa Cruz, en el Valle de los Caídos, utilizando para ello a las fuerzas de seguridad del Estado.

Muchos empiezan a poner negro sobre blanco el olor a fin de ciclo y a asalto y destrucción del sistema:

“La Barcelona incendiada de estos días es un nuevo episodio en el entrenamiento al que nos está sometiendo el independentismo. Si queréis la independencia, tendréis que contar con la violencia.

Todos quieren diálogo, pero antes aparece la pistola encima de la mesa. Quien no se aparte se arriesga a recibir un balazo, y quien se aparte, desgraciadamente, también.” (Lluis Bassets: La utilidad de la violencia)

A ratos esta batalla se nos presenta con los ropajes propios de nuestros días, nuevos derechos, nuevos lenguajes, redes sociales… 

A ratos, como un regreso al pasado:

“Salvadas las diferencias del contexto histórico, la CUP y sus derivaciones desempeñan en la Cataluña de hoy el mismo papel que la FAI durante la Guerra Civil. Su objetivo no es la independencia sino la revolución.” (El ‘procés’ ha muerto, viva la revolución)

Esta es siempre una batalla empapada de mentira, de tergiversación del pasado. 

Se trata de corromper la memoria para justificar pasados criminales, de modo que quienes fueron repudiados por la Historia pueden reaparecer hoy como vencedores y aun salvadores.Franco, el Valle de los Caídos y Montserrat

Así, el episodio del Valle de los Caídos se inicia en la cuna del secesionismo religioso, la abadía de Montserrat, de la mano de un abad catalán franquista que, en el momento oportuno, transitó del culto al Caudillo al nacionalismo etnicista catalán:

“’Paco y Carmen son muy católicos’, comentó Aureli Maria Escarré, abad de Montserrat. Paco era el general Francisco Franco y Carmen, su esposa. 

A mediados de los años 40, en plena posguerra, el abad coadjutor de Montserrat visitaba a menudo el palacio del Pardo y tuteaba a su inquilino. 

Por aquella época, el general estaba pergeñando la basílica del Valle de los Caídos. Según el testimonio de los monjes Maur Boix y Marc Taxonera, el jefe del Estado español se mantuvo en estrecho contacto con el abad Escarré a fin de crear ‘una comunidad de la categoría de la montserratina’.

Le pidió consejos técnicos y le hizo ir en persona a Cuelgamuros para que viera si era preciso realizar modificaciones en la iglesia o en la parte conventual. Siguió algunos de los consejos del abad y se ejecutaron algunos cambios.” (Franco se inspiró en Montserrat para el Valle de los Caídos)

En agradecimiento a sus servicios, Franco concedió al abad en 1945 la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio. 

Unos años después Escarré, el abad franquista, se disfrazó de nacionalista tras un tormentoso episodio (Cae el mito del abad Escarré). Fue entonces cuando “fundó” el catolicismo etnicista al proclamar:

“Cuando se pierde la lengua, la religión también tiende a perderse.”

Desde entonces buena parte de los representantes de la jerarquía religiosa catalana, la nacida en la región y la llegada de otros lugares de España, antepone la estelada a la Cruz.

La imagen

J.M. Nieto:

Y la cita

Carlos Sánchez:

“No, Cuelgamuros nunca será un lugar de reconciliación, aunque ya no estén allí los restos de Franco.” 

¡Qué de tarea nos queda por delante, Actualler!

¡Si Dios quiere!


TU DÍA ACTUALL

El prior avisa al Papa, la CEE y a Osoro de que no se respeta la inviolabilidad del Valle de los Caídos. La acción de los operarios y los guardias civiles «es totalmente incompatible con el principio de inviolabilidad de los lugares de culto», denuncia. El prior denuncia que se impida «que los miembros de la Abadía asistan al responso religioso en el acto de exhumación» de Francisco Franco. La noticia en el siguiente enlace

Cruda realidad / Prohíben a un padre oponerse al ‘cambio de sexo’ de su hijo de 7 años, por Candela Sande. Al monstruo no le basta con repetir sus trágicas mentiras contradiciendo realidades obvias: las impone con la fuerza de la ley y obliga a repetirlas. Atacar la realidad de nuestra misma naturaleza es mil veces más terrible y tendrá consecuencias mucho peores que mentir sobre economía o política. El artículo de opinión de Candela Sande en el siguiente enlace

La senadora provida Amy Sinclair (EE. UU.) realiza una gira europea invitada por CitizenGO. La senadora norteamericana Amy Sinclair difundirá la importancia de oír “el latido del corazón” del bebé para evitar el drama del aborto. Amy Sinclair, autora de las leyes de latido fetal en los Estados Unidos, viaja a Hungría, Eslovaquia y España. La noticia en el siguiente enlace

Comentarios

Comentarios