¿Te suena la larga marcha? El “paseíto” que se dieron 130 mil comunistas chinos en los años 30, huyendo del ejército. 

La caminata sirvió para que uno de los mayores psicótapas asesinos de la Historia, Mao Tse Tung, emergiera como líder supremo de China y utilizara a su PC para exterminar cuanto de bueno había existido hasta entonces.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Durante algo más de un año, los 130 mil seguidores de Mao, divididos en dos marchas confluyentes, aceptaron la propuesta de su genocida favorito: caminar más de 12 mil kilómetros recorriendo el vasto país de sur a norte.

Mao aprovechó el viaje para dar muestras de lo que era capaz de hacer: 

  1. Se estrenó como lamentable escritor y peor poeta loando su criminal “excursión”.
  2. Y logró que casi todos sus seguidores murieran por el camino. Apenas sobrevivió una décima parte. Y él, por supuesto.

Luego, ya en el poder, siguió practicando lo que había aprendido por el camino: volvió a escribir bazofia y siguió matando a su propia población. Y la larga marcha empezó a escribirse con mayúscula, convertida en la gesta heroica del gran timonel.

Algo así como el Cid, pero en perturbado.

La larga marcha progre

La izquierda española está en plena larga marcha. Empezaron en dos puntos distintos, como los chinos de Mao: en Sol durante el 15M y en Ferraz durante el putsch de Ferraz, que no resultó un golpe fallido, como el de Múnich, sino triunfante.

De la marcha de ambas columnas nacieron nuestros  Mao Tse Tung, a saber, Enterrador Sánchez y Matancianos Iglesias

Ambos, como su predecesor chino, criados en el chapapote leninista de la izquierda. 

Ambos, como aquel, igualmente dados al exterminio, ora de personas, ora de países.

Ambos, como Mao, firmantes de libros poblados de estupideces.

Los tres, en fin, patronos universales de la mentira. 

Y ahora pasemos del libro rojo al manual de resistencia.

“Criminalizar la protesta social”

Conocerás, imagino, a Isabel Serra, diputada regional de Podemos en Madrid. Portavoz de su partido en el parlamentito ad hoc

No se le conoce puesto de trabajo ni en la empresa privada, ni en la función pública. 

En 2015, justo antes de obtener el acta de diputada de la Asamblea de Madrid, la web de su partido recogía esta información acerca de su trayectoria profesional:

Tengo 25 años. Soy madrileña y en los últimos años he vivido en el barrio de Lavapiés. 

Estudié filosofía (?) y actualmente curso un master de economía internacional y desarrollo en la UCM. 

Desde el 2007 he venido participando activamente en diversos movimientos sociales y colectivos: el movimiento contra el Plan Bolonia, Juventud Sin Futuro, el 15M, y el movimiento feminista, entre otros. Militante de Anticapitalistas. 

Hace ahora un año firmé junto con otros compañeros y compañeras el manifiesto “Mover ficha”, que desembocó en este proyecto que aglutina las ilusiones de millones de personas. 

Durante estos meses he participado en el Círculo de Feminismos y soy miembro del Consejo de Podemos Comunidad de Madrid y responsable del área de juventud. (Transparencia Podemos)

Desde 2015 la mencionada señora o señorita vive del dinero público que percibe por ser miembro de la Asamblea de Madrid. 

En la actualidad su sueldo público asciende a los 45.424,96 euros anuales.

Algunos rasgos más del personaje que pasó de mantenida por papá a mantenida por ti.

Feminista. Es decir, odia a las mujeres. Sus palabras a dos agentes femeninas de la policía municipal madrileña:

Hija de puta, zorra, que te follas a todos los policías municipales. Si fuera tu hijo, tendría que cogerte un arma y pegarte un tiro. 

Eres cocainómana, mala madre, hija de puta, con todo lo que hemos luchado las mujeres, contigo se pierde todo. (Isa Serra, la verdadera cara del icono de Podemos en Madrid: de reventar cajeros a agredir a policías)

Feminista y vándala (femenino progre de vándalo):

Condenada a 19 meses de cárcelinhabilitación para cargo público y multa de 2.400 euros por atentado a la autoridad, lesiones leves y daños.

Reacción de su partido: denuncian que se criminaliza la protesta social y se condena a alguien por manifestarse.

  • Pablo Echenique: “Han condenado sin pruebas a Isa Serra por manifestarse pacíficamente”.
  • Alberto Rodríguez, secretario de organización de Podemos: “Buscan generar miedo, buscan impedir la solidaridad, buscan castigar la protesta”.
  • Pablo Perpinyà, Portavoz de Más Madrid en la Asamblea de Madrid: “Un atropello contra el derecho de manifestación”.

Pablo Iglesias, Ione Belarra y otros dirigentes de Podemos se pronunciaron de manera similar.

La larga marcha de la derecha

Esta sí que es larga. Que se lo digan a sus votantes…

Y tal vez haya empezado con las protestas diarias en cada vez más lugares, reclamando la dimisión de Enterrador Sánchez y Matancianos Iglesias.

Los defensores del derecho a la manifestación, incluso de atacar a los policías o llamarles de todo, no opinan lo mismo cuando los manifestantes no son de su cuerda:

Y si es necesario se muestran dispuestos a… 

¿A qué? ¿Ya estamos en vísperas del enfrentamiento directo, violento, de nuevo unos contra otros, alentados por los líderes políticos, jaleados por el mismísimo Gobierno?

Exactamente igual que en los años 30.

Pablo Iglesias: 

Hoy es gente de derechas manifestándose en la puerta de mi casa. Mañana puede ser gente de izquierdas manifestándose en frente del apartamento de Ayuso, de la casa de los Espinosa de los Monteros o de Abascal.

Un poco de hemeroteca progre: ¿qué hacía usted, señoría, cuando todavía le mantenía papá? Veamos:

Pablo Iglesias:

Los escraches son el jarabe democrático de los de abajo. (Los días en los que al populismo le gustaban los escraches)

Que venga el médico

La izquierda que se queja de no poder aporrear a los policías o llamarles hijos de puta cocainómanos, esa misma izquierda que defiende el derecho a manifestarse a mamporros, está firmemente convencida de que la libertad de expresión no es un derecho universal

Y de que el administrador de tal derecho restringido es la propia izquierda:

No es un virus mortal, son dos: el covid-19 y la ultraderecha

Los dos son una infección, un veneno que se mete en nuestro organismo y nos devora. 

Los dos son parásitos, uno se alimenta de nuestro cuerpo y el otro de nuestra democracia, cuyas ventajas y leyes utilizan para intentar corromperla, derribarla o, como mínimo, someterla a su dominio. 

Los dos atacan por la espalda, son casi invisibles y actúan desde las sombras, escondidos en los ángulos muertos, en el caso del segundo y sus transmisores con el fin de mover en secreto los hilos de la política y del dinero. 

Llevan banderas para distraer la atención y como señuelo, y queriendo apropiarse de ellas igual que si no fuesen de todos.

No respetan nada, como puede verse en estos instantes en los que, mientras otros luchan por salvarnos la vida, ellos alientan manifestaciones callejeras que se saltan el Estado de alarma y ponen en riesgo a la población, tal vez porque las únicas cifras que les convienen son las que empeoran, las que alimentan la tragedia. (Benjamín Prado: No es un virus, son dos y el otro es la ultraderecha)

La izquierda hoy no es la expresión de una ideología sino de una patología. Una patología necesitada de especialistas para que sus contagiados no sucumban a tamaña perturbación del espíritu. 

Lo que antaño llamábamos desprogramar.

En cuanto a la derecha, la de verdad, la de los ciudadanos, no la que dicen representar algunos partidos políticos, sea corta o larga la marcha que ha emprendido, no anda carente de razones. Rosa Díez:

Sin ley no hay democracia. Sin tribunales de justicia que funcionen a pleno rendimiento, sin transparencia en la toma de decisiones, sin control democrático sobre las decisiones que toman los gobernantes… no hay democracia. 

Sin libertad de expresión, sin libertad de prensa, sin libertad de movimiento…, no hay democracia.

Sin leyes que se apliquen a todos por igual impera la ley de la selva y sólo se salvan los más fuertes, los poderosos. Y los gobernantes que arribaron por procedimientos democráticos se convierten en despóticos. (Rosa Díez: España, ¿territorio sin ley?)

En 3 tuits

La vida de España en caracteres escasos:

La cita

Manuel Marín:

Arrimadas se ha sabido al fin la pardilla de una operación relámpago y fallida en la que ha realizado su penúltimo servicio a la incoherencia en busca de titulares constructivos. Y progresistas, por supuesto.

Y la imagen

Caín:

Comentarios

Comentarios

Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/