Actuallers:

Antaño en la prensa, cuando no había temas sobre los que escribir, nos los inventábamos, o hablábamos de tonterías.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Y a ratos se diría que los inmigrantes se han convertido este mes en algo parecido a la vista de las sandeces que se están diciendo. Y de la frívola idiotez que depone tanto político electo, sea del partido que sea.

En lugar de abordar la inmigración como un asunto al que hay que dar una respuesta política, compartida por todos los partidos y convertida en norma general aplicable en todos los casos, nuestros partidos y sus líderes se mantienen en la superficie, enla anécdota personal (peripecia particular al fin, por dura que esta sea), en el sentimiento y la lagrimita por el caso de Fulano y el de Zutanita.

“En España, el debate sobre la inmigración está en sordina. No existe. Es una batalla cultural más, donde no se discute sobre las políticas sino sobre las imágenes. 

Para la izquierda, es una forma de exhibicionismo moral, que le permite una vez al año (coincidiendo con el aumento de los flujos migratorios durante el verano) recordar a sus votantes su innata solidaridad, mientras el resto del año aplica la misma política que sus antecesores, conscientes de nuestra delicada situación estratégica y de los riesgos de que otros países hagan ‘free-riding’ de una política más aperturista.

Y, mientras tanto, la derecha española, incapaz también de aproximarse al fenómeno migratorio si no como a una bandera más (Vox lo hace propagando falsos bulos sobre la inmigración), balbucea algunas críticas a la improvisación gubernamental, con la boca pequeña de quien sabe que cualquier crítica a un Gobierno que presume de salvar vidas ‘personalmente’ será caricaturizada como cruel y despiadada.” (La inmigración, el ‘debate dormido’ en España)

En línea con la general inoperancia europea,la única respuesta del Gobierno español al fenómeno migratorio es la de pelearse con Italia.Y cuando no está en ello, se pelea con Podemos o toma decisiones inoperantes que rectifica por otras todavía más inútiles.

ACNUR, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ha publicado un informe titulado Routes Towards The Mediterranean en el que analizan losflujos migratorios en el Mediterráneo. Los datos corresponden a junio de 2019.

Llama la atención la caída de la inmigración en Italia: un96 por cientoen relación con el año pasado. Salvini ha recibido este año menos del 10 por ciento del total de inmigrantes que cruzan el Mediterráneo. 

Al contrario de lo que está sucediendo en España:

El informe de ACNUR detalla la situación de los flujos migratorios mediterráneos en relación con Italia, Grecia y España.

Entre enero y marzo de 2019, España ha recibido por mar 5.600 inmigrantes e Italia 500. En el mismo período de 2017, Italia recibía 24.300 inmigrantes por mar. 

Tenía razón Salvini al quejarse de que Europa se desentiende del problema y deja que sea su país quien cargue con él. Y hoy esa injusta situación ha empezado a pesar sobre nuestras espaldas. A ver qué hace nuestro Gobierno, si alguna vez volvemos a tenerlo…

La inferioridad moral de la izquierda

Como todo apunta a que será un Gobierno frentepopulista, con un PSOE de la mano de los raritos de Podemos, comunistas de fincas y prebendas, nos tocará seguir aguantando el buenismo “progresista”, ese que da por supuesto la superioridad moral de una izquierda que hace una cosa con una mano, y la contraria con la otra. 

Interesante al respecto la reflexión sobre el buenismo de Víctor Gómez Frías al señalar que no conviene confundirlo con los buenos sentimientos, pues el buenismo “tiene más que ver con el totalitarismo”:

“En España, hemos sufrido las dos formas más graves de exclusión: la física de los terroristas que eliminan a quienes piensan distinto, y el nacionalismo que pretende volver a formas medievales de participación en política, discriminando por origen. Pero toma fuerza otro modo grave de exclusión que es el de acusar de tener las peores intenciones a quien piensa distinto.

La pseudoizquierda pretende arrogarse la exclusiva de los buenos sentimientos y deshumanizar a quienes no reconocen la supremacía de los sacerdotes de esa nueva religión oficial. No lo confundan con buenismo, tiene más que ver con el totalitarismo.

Lo preocupante en la España de 2019 es que a ese modelo de guerra cultural sin prisioneros no se dedican solo unos cuantos fanáticos sino que se incubó para ganar unas primarias en uno de los principales partidos y se sigue atizando desde la presidencia del Gobierno.

No es un invento de Sánchez. La velocidad y desintermediación de la nueva política tan condicionada por las redes sociales empuja a la campaña permanente y a la mentira, pero cada político y más aún cada gobernante tiene la responsabilidad de saber que a veces necesita bajar al fango para competir pero que el fin de la política no puede ser seguir produciendo fango.” (La inferioridad moral de la pseudoizquierda)

Superioridad moral de la izquierda… 

El profesor de Ética y Filosofía Social de la Universidad Miguel de Cervantes (Valladolid), Miguel Ángel Quintana Paz, insinúa que tal supuesta superioridad moral se debe más a la miopía de la izquierda que a su conducta:

“Una persona de derechas se dará cuenta de que en muchos casos hay que tener también en cuenta cosas como si se está engañando a alguien con quien deberías ser justo. O si se está traicionando a alguien a quien deberías lealtad. O si se están respetando la autoridad debida. O si se está cayendo en algo que nos degrada como personas. En otras palabras: la gente de izquierdas cree que la moralidad se reduce a dos asuntos (no oprimir y no hacer daño), pero la de derechas, asumiendo también esos dos aspectos, incorpora otros cuatro ‘fundamentos morales’ (como los llama Jonathan Haidt) que acabo de citar.

Como los izquierdistas no ven esos otros cuatro factores morales (o los ven más borrosos), llegan a la conclusión de que no existe más que lo que ellos ven y se creen superiores pues ellos, esos dos aspectos, los ven muy bien. Pero es su propia ceguera moral lo único que los conduce a creerse moralmente mejores.” (Por qué la izquierda es moralmente inferior)

La teoría de los fundamentos morales de Jonathan Haidt, a la que alude el articulista precedente, señala 6 principios y sus correspondientes contravalores:

1) Cuidado / daño. 

2) Equidad / trampa.

3) Lealtad / traición. 

4) Autoridad / subversión. 

5) Santidad / degradación.

6) Libertad / opresión.

Puedes leer más acerca de la teoría de los fundamentos morales en www.moralfoundations.org 

El titular

Cuando el titular retrata a quien lo proporciona (a propósito de inferioridad moral de la izquierda):

La cita

Hannah Arendt (Los orígenes del totalitarismo):

“El propósito de la educación totalitaria nunca ha sido infundir convicciones, sino destruir la capacidad para formar alguna.”

Y la imagen

J.M. Nieto:

Te deseo un buen fin de semana, actualler. Y que septiembre nos traiga políticos moralmente superiores a los que nos han traído hasta aquí.

¡Si Dios quiere!

TU DÍA ACTUALL

Primer campamento para jóvenes ‘trans’ en Andalucía con la colaboración del IAJ. De los 17 campamentos que el Instituto Andaluz de la Juventud ha puesto en marcha, 5 de ellos cubren temática social. Uno de ellos ha sido orientado a la inclusión de “niños transexuales” e incluirá talleres de información de la Asociación de Transexuales de Andalucía. La noticia, aquí

Bolsonaro congela los fondos públicos para películas LGTBI. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha ordenado este miércoles que se suspenda la financiación pública para las películas de temática LGTBI, después de decir la semana pasada que invertir en este tipo de proyectos suponía «tirar el dinero». La noticia completa en el siguiente enlace.

22 de agosto: Día Internacional de las Víctimas de la persecución religiosa. La minoría religiosa más perseguida del mundo son los cristianos, según denuncia el observatorio internacional Open Doors. En países como Pakistán, los cristianos son básicamente ciudadanos de tercera que no tienen derechos y que pueden sufrir agresiones. Más información, aquí.

Cruda realidad / Islandia elimina a los Down y llora públicamente la ‘muerte’ de un glaciar, por Candela Sande. Cuando oigo a nuestros socialistas poner como modelo a los países escandinavos -que, la verdad, están ya para presumir poquito-, no pienso en Dinamarca, sino en Islandia, la isla donde toda locura de la modernidad parece haber arraigado con fuerza. El artículo de opinión completo, aquí.

Comentarios

Comentarios