Actualler:

Hay mentiras de partido, como la ley llamada de “memoria histórica” de la izquierda española, y luego hay normas que respetan los hechos y no los utilizan para borrar pasados criminales, como sucede con la citada ley.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Entre las normas que respetan los hechos se encuentra una resolución aprobada por el Parlamento europeo de muy larga denominación: Resolución del Parlamento europeo sobre la importancia de la memoria histórica europea para el futuro de Europa

Esta resolución, que concierne a todos los Estados miembros de la Unión europea, señala entre otras cosas que sigue pendiente la evaluación y el juicio de los crímenes del comunismo:

“E. Mientras que los crímenes del régimen nazi fueron evaluados y castigados gracias a los juicios de Núremberg, sigue existiendo la necesidad urgente de sensibilizar sobre los crímenes perpetrados por el estalinismo.”

El Parlamento europeo considera urgente “la necesidad de sensibilizar sobre los crímenes perpetrados por el estalinismo” y por ello:

“5. Pide a todos los Estados miembros de la Unión que hagan una evaluación clara y basada en principios de los crímenes y los actos de agresión perpetrados por los regímenes comunistas totalitarios y el régimen nazi.”

Ha tardado en llegar, pero esta denuncia pública del comunismo por parte del órgano de representación de los europeos supone condenar sin paliativos el pasado en que se sustenta la izquierda y reconocer por fin la verdad:

“3. Los regímenes nazi y comunista cometieron asesinatos en masa, genocidios y deportaciones y fueron los causantes de una pérdida de vidas humanas y de libertad en el siglo XX a una escala hasta entonces nunca vista en la historia de la humanidad.”

Los medios de comunicación, también los supuestamente no izquierdistas, miran para otro lado en este asunto, que supone la condena oficial del comunismo(¡por fin!), y esta noticia apenas es conocida por la opinión pública.

Pero en la izquierda se ha desatado la histeria. Los grandes fabricantes de manipulación y mentiras están que arden. 

El consorcio de fake news La Sexta y sus “industrias” auxiliares, como la denominada Newtral, difunden desesperadamente que los gobiernos no están obligados a retirar nombres de calles dedicadas a comunistas.

Profesores de universidades públicas de irrelevante currículo e ignotos historiadores a sueldo de la izquierda política y mediática se rasgan las vestiduras y hablan de resolución “aberrante”.

Memoria histórica europea

En 1910, en el Congreso de los Diputados, Pablo Iglesias, el fundador del PSOE, dijo dirigiéndose al líder de los conservadores, Antonio Maura:

“Hemos llegado al extremo de considerar que antes que su Señoría suba al poder debemos llegar al atentado personal.”

Unos días después, Manuel Posa Roca, militante del PSOE, atentó contra Maura disparándole a quemarropa.

Dolores Ibarruri, Pasionaria, líder del Partido Comunista de España, en el Congreso de los Diputados, dirigiéndose a José Calvo Sotelo, uno de los líderes de la oposición:

“Este hombre ha pronunciado su último discurso.”

Ángel Galarza, diputado socialista, en el Congreso de los Diputados, dirigiéndose a José Calvo Sotelo:

“Pensando en Su Señoría, encuentro justificado todo, incluso el atentado que le prive de la vida.”

Que la resolución del Parlamento europeo es un acierto político lo prueba la reacción del digamos “frente intelectual” de la izquierda mediática española, que denuncia al Parlamento europeo por dar un nuevo y vergonzoso paso en la reescritura de la historia del continente y ve tras la denuncia de los crímenes comunistas una conspiración mundial contra los progres:

Francisco Largo Caballero, secretario general del PSOE:

«Estamos decididos a hacer en España lo que se ha hecho en Rusia. El plan del socialismo español y del comunismo ruso es el mismo».

En su libro El terror rojo, Julius Ruiz, hispanista escocés de origen español,​ profesor de la Universidad de Edimburgo, ha investigado acerca de las más de ocho mil personas ejecutadas sin juicio previo en el Madrid republicano de los primeros días de la guerra civil:

“En la reunión secreta del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista, celebrada en Moscú el 18 de septiembre de 1936, que aprobó la formación de las Brigadas Internacionales, se acordó también la organización de una campaña de prensa «contra los relatos de persecución de la religión en España, en la que se debe mostrar que solamente se están liquidando los centros de la rebelión contrarrevolucionaria».” 

Los números del comunismo

Las únicas cifras llamativas que la historia del comunismo puede aportar son las de los muertos que ha causado.

Los investigadores del Centre National de la Recherche Scientifique, el equivalente francés del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, establecieron en 1997 que el comunismo ha asesinado a 100 millones de personas:

  • 65 millones de muertos en China bajo el PC.
  • 20 millones de muertos en la Unión Soviética.
  • Cerca de 3 millones de muertos en la Camboya de los jemeres rojos.
  • No menos de un millón en Vietnam.
  • Cifras superiores al millón y medio de muertos en el continente africano y en Afganistán.
  • Más de un millón de muertos bajo los distintos regímenes comunistas europeos del siglo XX.
  • Centenares de miles en Iberoamérica.
  • El genocidio religioso y los cerca de 100.000 asesinados en la España republicana.

Investigaciones posteriores han demostrado que la cifra de 100 millones de muertos es errónea y la realidad la supera considerablemente. Rudolph J. Rummel señala que el número de víctimas del comunismo se aproxima a los 150 millones de personas.

Si rompemos con la Transición…

La izquierda está tratando de romper con la Transición desde la llegada de Zapatero a la presidencia del Gobierno. Y a ello dedica ingentes recursos, sobre todo los recursos públicos, que desvía para estos fines.

“4. El Parlamento europeo pide a todas las instituciones y agentes de la Unión que hagan todo lo posible para asegurarse de que los atroces crímenes totalitarios contra la humanidad y las graves violaciones sistemáticas de los derechos humanos sean recordados y llevados ante los tribunales, y que garanticen que estos crímenes no vuelvan a repetirse jamás.”

De persistir en la ruptura con la Transición, ¿la consecuencia ha de ser una revisión del pasado que, en aplicación de medidas como la del Parlamento europeo, juzgue los comportamientos de los grandes personajes de la izquierda? Por ejemplo:

“El Gobierno estaba al tanto de la operación. De hecho, no comenzó el 6-7 de noviembre sino antes, el 28-29 de octubre, con una primera saca de 32 presos, entre los que estaban Ramiro de Maeztu y Ramiro Ledesma.

La orden de ‘evacuación’ fue firmada por el director general de Seguridad, Manuel Muñoz, y todavía mataron a 190 presos más antes de que el Gobierno se marchara a Valencia, es decir, que Santiago Carrillo llegó a la Consejería de Orden Público de la Junta de Defensa de Madrid la noche del 6-7 de noviembre con una operación ya en marcha y la adoptó como suya.

Él no ordenó la operación porque no tuvo necesidad de hacerlo, y puso a su amigo íntimo Segundo Serrano Poncela como presidente de ese Consejo de Dirección de Seguridad Nacional para organizar a los asesinos, así que Carrillo fue el facilitador de las matanzas, no el arquitecto.” (Julius Ruiz: ‘La República y no sólo Carrillo fue responsable de Paracuellos’)

¿La ruptura con la Transición debería desembocar en el juicio a los responsables de las matanzas de Paracuellos, aunque ya hayan fallecido?

Pero sucede que hay cientos de Paracuellos que asolan la memoria de tantos españoles en todo el territorio nacional. ¿Por cuál de ellos se debería empezar?

¿Tal vez por las 283 monjas, las rosas blancas asesinadas por las fuerzas izquierdistas de la república?

¿O por los 4.184 sacerdotes y los 2.365 monjes y frailes torturados y asesinados?

¿Empezaríamos acaso por los 3.000 seglares asesinados por la república?

¿Quizá por los 10.000 miembros de organizaciones eclesiásticas ejecutados sin juicio?

¿Se debería juzgar en primer lugar el papel de los partidos que hoy agitan el espantajo de la memoria histórica y en el pasado asesinaron a 13 obispos por el hecho de ser obispos?

Cambiar el callejero

En su resolución, la cámara representativa de la Unión Europea condena toda manifestación y propagación de ideologías totalitarias, como el nazismo y el estalinismo, en la Unión y pide a los países miembros una cultura común de memoria histórica que rechace los crímenes de los regímenes fascistas y estalinistas a través de la cultura, la educación y nuestra historia común.”

El Parlamento europeo alerta sobre la existencia, todavía hoy, de símbolos comunistas y nazis, espacios públicos, plazas y calles, monumentos, etc., que ensalzan a personas y hechos comunistas: 

“17. Expresa su preocupación por el hecho de que se sigan usando símbolos de los regímenes totalitarios en la esfera pública y con fines comerciales.

18.  Señala que en algunos Estados miembros siguen existiendo en espacios públicos (parques, plazas, calles, etc.) monumentos y lugares conmemorativos que ensalzan los regímenes totalitarios, lo que facilita la distorsión de los hechos históricos.”

El comunismo, actualler, lo sabes bien, está infiltrado en muchos más lugares que los partidos comunistas más o menos oficiales, más o menos camuflados. 

Por eso hoy te pido que hagas algo para ponerlo al descubierto y combatirlo.

Por favor, comparte este correo con tus contactos, reenvíalo a quienes creas que puede interesar.

Y si tienes tiempo, te recomiendo que leas la Resolución del Parlamento Europeo sobre la importancia de la memoria histórica europea para el futuro de Europa: puedes hacerlo pinchando en este enlace.

Y con todo lo bueno que además se te ocurra para enfrentarnos a la barbarie, actualler, tendremos otra oportunidad para hacer España y Europa mejor.

Hay mentiras de partido, como la ley llamada de “memoria histórica” de la izquierda española, y luego hay normas que respetan los hechos y no los utilizan para borrar pasados criminales, como sucede con la citada ley.

Entre las normas que respetan los hechos se encuentra una resolución aprobada por el Parlamento europeo de muy larga denominación: Resolución del Parlamento europeo sobre la importancia de la memoria histórica europea para el futuro de Europa

Esta resolución, que concierne a todos los Estados miembros de la Unión europea, señala entre otras cosas que sigue pendiente la evaluación y el juicio de los crímenes del comunismo:

“E. Mientras que los crímenes del régimen nazi fueron evaluados y castigados gracias a los juicios de Núremberg, sigue existiendo la necesidad urgente de sensibilizar sobre los crímenes perpetrados por el estalinismo.”

El Parlamento europeo considera urgente “la necesidad de sensibilizar sobre los crímenes perpetrados por el estalinismo” y por ello:

“5. Pide a todos los Estados miembros de la Unión que hagan una evaluación clara y basada en principios de los crímenes y los actos de agresión perpetrados por los regímenes comunistas totalitarios y el régimen nazi.”

Ha tardado en llegar, pero esta condena oficial y pública del comunismo por parte del órgano de representación de los europeos supone condenar sin paliativos el pasado en que se sustenta la izquierda y reconocer por fin la verdad:

“3. Los regímenes nazi y comunista cometieron asesinatos en masa, genocidios y deportaciones y fueron los causantes de una pérdida de vidas humanas y de libertad en el siglo XX a una escala hasta entonces nunca vista en la historia de la humanidad.”

Los medios de comunicación, también los supuestamente no izquierdistas, miran para otro lado en este asunto, que supone la condena oficial del comunismo(¡por fin!), y la noticia apenas es conocida por la opinión pública.

Pero en la izquierda se ha desatado la histeria. Los grandes fabricantes de manipulación y mentiras están que arden. 

El consorcio de fake news La Sexta y sus “industrias” auxiliares, como la denominada Newtral, difunden desesperadamente que los gobiernos no están obligados a retirar nombres de calles dedicadas a comunistas.

Profesores de universidades públicas de irrelevante currículo e ignotos historiadores a sueldo de la izquierda política y mediática se rasgan las vestiduras y hablan de resolución “aberrante”.

Memoria histórica europea

En 1910, en el Congreso de los Diputados, Pablo Iglesias, el fundador del PSOE, dijo dirigiéndose al líder de los conservadores, Antonio Maura:

“Hemos llegado al extremo de considerar que antes que su Señoría suba al poder debemos llegar al atentado personal.”

Unos días después, Manuel Posa Roca, militante del PSOE, atentó contra Maura disparándole a quemarropa.

Dolores Ibarruri, Pasionaria, líder del Partido Comunista de España, en el Congreso de los Diputados, dirigiéndose a José Calvo Sotelo, uno de los líderes de la oposición:

“Este hombre ha pronunciado su último discurso.”

Ángel Galarza, diputado socialista, en el Congreso de los Diputados, dirigiéndose a José Calvo Sotelo:

“Pensando en Su Señoría, encuentro justificado todo, incluso el atentado que le prive de la vida.”

Que la resolución del Parlamento europeo es un acierto político lo prueba la reacción del digamos “frente intelectual” de la izquierda mediática española, que denuncia al Parlamento europeo por dar un nuevo y vergonzoso paso en la reescritura de la historia del continente y ve tras la denuncia de los crímenes comunistas una conspiración mundial contra los progres:

Francisco Largo Caballero, secretario general del PSOE:

«Estamos decididos a hacer en España lo que se ha hecho en Rusia. El plan del socialismo español y del comunismo ruso es el mismo».

En su libro El terror rojo, Julius Ruiz, hispanista escocés de origen español,​ profesor de la Universidad de Edimburgo, ha investigado acerca de las más de ocho mil personas ejecutadas sin juicio previo en el Madrid republicano de los primeros días de la guerra civil:

“En la reunión secreta del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista, celebrada en Moscú el 18 de septiembre de 1936, que aprobó la formación de las Brigadas Internacionales, se acordó también la organización de una campaña de prensa «contra los relatos de persecución de la religión en España, en la que se debe mostrar que solamente se están liquidando los centros de la rebelión contrarrevolucionaria».” 

Los números del comunismo

Las únicas cifras llamativas que la historia del comunismo puede aportar son las de los muertos que ha causado.

Los investigadores del Centre National de la Recherche Scientifique, el equivalente francés del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, establecieron que el comunismo ha asesinado a 100 millones de personas:

  • 65 millones de muertos en China bajo el PC.
  • Veinte millones de muertos en la Unión Soviética.
  • Cerca de tres millones de muertos en la Camboya de los jemeres rojos.
  • No menos de un millón en Vietnam.
  • Cifras superiores al millón y medio de muertos en el continente africano y en Afganistán.
  • Más de un millón de muertos bajo los distintos regímenes comunistas europeos del siglo XX.
  • Centenares de miles en Iberoamérica.
  • El genocidio religioso y los cerca de 100.000 asesinados en la España republicana.

Investigaciones posteriores han demostrado que la cifra de 100 millones de muertos es errónea y la realidad la supera considerablemente. Rudolph J. Rummel señala que el número de víctimas del comunismo se aproxima a los 150 millones de personas.

Si rompemos con la Transición…

La izquierda está tratando de romper con la Transición desde la llegada de Zapatero a la presidencia del Gobierno. Y a ello dedica ingentes recursos, sobre todo los recursos públicos, que desvía para estos fines.

“4. El Parlamento europeo pide a todas las instituciones y agentes de la Unión que hagan todo lo posible para asegurarse de que los atroces crímenes totalitarios contra la humanidad y las graves violaciones sistemáticas de los derechos humanos sean recordados y llevados ante los tribunales, y que garanticen que estos crímenes no vuelvan a repetirse jamás.”

De persistir en la ruptura con la Transición, ¿la consecuencia ha de ser una revisión del pasado que, en aplicación de medidas como la del Parlamento europeo, juzgue los comportamientos de los grandes personajes de la izquierda?

“El Gobierno estaba al tanto de la operación. De hecho, no comenzó el 6-7 de noviembre sino antes, el 28-29 de octubre, con una primera saca de 32 presos, entre los que estaban Ramiro de Maeztu y Ramiro Ledesma. La orden de ‘evacuación’ fue firmada por el director general de Seguridad, Manuel Muñoz, y todavía mataron a 190 presos más antes de que el Gobierno se marchara a Valencia, es decir, que Santiago Carrillo llegó a la Consejería de Orden Público de la Junta de Defensa de Madrid la noche del 6-7 de noviembre con una operación ya en marcha y la adoptó como suya. Él no ordenó la operación porque no tuvo necesidad de hacerlo, y puso a su amigo íntimo Segundo Serrano Poncela como presidente de ese Consejo de Dirección de Seguridad Nacional para organizar a los asesinos, así que Carrillo fue el facilitador de las matanzas, no el arquitecto.” (Julius Ruiz: ‘La República y no sólo Carrillo fue responsable de Paracuellos’)

¿La ruptura con la Transición pasa por juzgar el papel de los responsables de las matanzas de Paracuellos?

Pero sucede que hay cientos de Paracuellos que asolan la memoria de tantos españoles en todo el territorio nacional.

Cambiar el callejero

En su resolución, la cámara representativa de la Unión Europea condena toda manifestación y propagación de ideologías totalitarias, como el nazismo y el estalinismo, en la Unión y pide a los países miembros una cultura común de memoria histórica que rechace los crímenes de los regímenes fascistas y estalinistas a través de la cultura, la educación y nuestra historia común.”

El Parlamento europeo alerta sobre la existencia, todavía hoy, de símbolos comunistas y nazis, espacios públicos, plazas y calles, monumentos, etc., que ensalzan a personas y hechos comunistas: 

“17. Expresa su preocupación por el hecho de que se sigan usando símbolos de los regímenes totalitarios en la esfera pública y con fines comerciales.

18.  Señala que en algunos Estados miembros siguen existiendo en espacios públicos (parques, plazas, calles, etc.) monumentos y lugares conmemorativos que ensalzan los regímenes totalitarios, lo que facilita la distorsión de los hechos históricos.”

El comunismo, Actualler, lo sabes bien, está infiltrado en muchos más lugares que los partidos comunistas más o menos oficiales, más o menos camuflados. 

Por eso hoy te pido que hagas algo para ponerlo al descubierto y combatirlo.

Por favor, comparte este correo con tus contactos, reenvíalo a quienes creas que puede interesar.

Y si tienes tiempo, te recomiendo que leas la Resolución del Parlamento Europeo sobre la importancia de la memoria histórica europea para el futuro de Europa: puedes hacerlo pinchando en este enlace.

Y con todo lo bueno que además se te ocurra para enfrentarnos a la barbarie, Actualler, tendremos otra oportunidad para hacer España y Europa mejor.

¡Si Dios quiere!


TU DÍA ACTUALL

Ron Archer: «Nací de una prostituta de 17 años. Intentaron abortarme varias veces. Soy un vencedor». «Debemos dejar de mirarnos a nosotros mismos como víctimas perpetuas indefensas. Un hombre es lo que piensa y siente dentro de su corazón». «Las mujeres negras representan el 7% de la población de los Estados Unidos y, sin embargo, ellas registran el 40% de los abortos del país». La noticia, aquí.

Cruda realidad / Los ‘arrepentidos’ del cambio de sexo salen a la luz, por Candela Sande. Cientos de jóvenes transgénero buscan ya ayuda para volver a su sexo biológico después de haber iniciado un tratamiento hormonal, con o sin operaciones. Hoy son un centenar, porque el fenómeno es joven aún. Pero dentro de diez, de veinte años, veremos a miles, a decenas de miles, quizá. El artículo de opinión en el siguiente enlace

Comentarios

Comentarios