Cartel de la Universidad de País Vasco
Cartel de la Universidad de País Vasco

¡Buenos días, actuallers!

Os escribe Miguel Vidal. ¿Qué os parece si hoy nos damos un paseo por la izquierda llorona?

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Hay encuestas que dicen que va a ganar Sánchez. Pero entre nosotros, yo creo que hoy por hoy es difícil saber quién está más muerto, si Sánchez o Franco, al que la izquierda funeraria llorona no deja pasear entre los vivos.

Y porque sus ideas tienen consecuencias, esa misma izquierda nos lleva a la España negra (o sea, comunista)… ¡pasando por Vox!

Moncloa, el Supremo y Andalucía validan a Vox

Entre unos y otros, Vox no deja de engordar. La izquierda no sale de su asombro y analiza una y otra vez el fenómeno, que empezaría a alcanzar ya volumen electoral de obesidad mórbida, mientras PP y C’s reconocen y validan al partido de Abascal.

Desde la izquierda más combativa analizan el paisaje después de la batalla y reconocen los “estragos” causados por Vox:

“Con 400.000 votos y doce diputados es el partido con menos representación parlamentaria. Su voto es decisivo para la estabilidad del Gobierno. Si Vox le retira el apoyo parlamentario al Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos, este cae. En este mes largo que Vox lleva en las instituciones, la política en Andalucía se mueve al ritmo que ellos marcan. El Gobierno de PP y Ciudadanos no ha llevado la iniciativa, ni tampoco lo ha hecho la oposición de izquierdas (PSOE, Adelante Andalucía), sino que la batuta la ha llevado Vox.

La ultraderecha ha logrado que su discurso entre en todas partes y se difunda de numerosas maneras, lo que ha causado una incomodidad evidente en la izquierda andaluza, porque supone, volver a empezar el trabajo y, también, un frenazo en la ola de progresos sociales, al cambiar el eje del discurso hacia la defensa.” (La política en Andalucía se mueve al ritmo que marca Vox)

Pero no solo los partidos en Andalucía están validando a Vox, también lo hacen las instituciones del Estado, desde el Tribunal Supremo al poder ejecutivo:

“Vox ha contribuido de dos maneras a la caída del llamado Gobierno Frankenstein: la primera ha sido su querella contra los golpistas. Si Vox no hubiera intervenido, el juicio a los golpistas hubiera tenido lugar igualmente; pero sin duda hubiera transcurrido de diferente manera.

Los buenos resultados de Vox en Andalucía han actuado como una bomba de espoleta retardada, que estalló el 8 de febrero cuando, después de ceder de manera humillante a la demanda de un ‘mediador’. El Gobierno, temeroso de que el efecto Vox se acrecentara ante tamaña concesión, dio marcha atrás y rompió las negociaciones con los separatistas catalanes.

Como un barco ante un escollo imprevisto, el Gobierno de Sánchez ha virado de bordo a toda velocidad tratando de desandar el camino y borrar la larga estela que durante estos últimos nueve meses ha ido dejando.” (La verdad sobre el ‘caso Sánchez’)

Te presento a la izquierda llorona

Titular Público
Titular en el diario Público

Hay titulares que te alegran el día, para qué lo vamos a negar.

Anda la progrez mediática lloriqueando a la puerta de la mancebía y al tiempo poniendo a caldo a Pedro Retocado (“Estos son todos los retoques estéticos de Pedro Sánchez”).

Para quien no practica el juliganismo progre, resulta difícil calibrar hasta qué punto le está costando caro a Pedro Retocado jugar con cadáveres que no son el suyo propio. La izquierda pata negra está más que frustrada con el reiterado fracaso del progresismo funerario: no le perdonan a Sánchez su inutilidad.

Desde el seudodiario digital Público le empiezan a marcar el tic tac con tanta sorna como irritación:

“Comenzó como la promesa estrella del Gobierno de Pedro Sánchez. El dictador Francisco Franco sería exhumado, con el apoyo del Congreso de los Diputados, antes de agosto. Pero no fue así. Después, anunció que sería antes de que finalizará 2018, pero tampoco sucedió. Pasó el verano… y también pasó el otoño y Franco continúa enterrado en el Valle de los Caídos.”

No disimulan. El Gobierno Retocado”no ha sido valiente“, le llaman “pusilánime y timorato“, le comparan con Bildu:

“Hace ya dos años que Pamplona exhumó a los dos máximos generales fascistas tras Franco, los generales Mola y Sanjurjo. Y lo hizo tras un proceso que estuvo presidido por la firmeza y la absoluta determinación.”

Y junto a la frustración progre, que choca con la realidad de que leyes como la de memoria histórica son, además de necias, impracticables, aparece la venganza, tan íntimamente unida al ADN de la izquierda: si no podemos desenterrar al “dictador”, aumentemos el calibre de la munición a disparar. O sea:

“El Gobierno tenía que haber ido más allá y apuntar al patrimonio de las familias del régimen, investigar todo ese patrimonio de las familias cercanas al régimen y también de los Franco.” (Al Gobierno de Sánchez se le atraganta la momia de Franco)

Y si tal hicieren y no obtuvieran los resultados apetecidos, ¿qué sería lo siguiente? ¿Pegarle fuego al Escorial del dictador Felipe II?

En la España negra no se puede ser nazi pero sí comunista

Durante décadas nos confundieron, hablaban de la “España negra”, o de la “España profunda”, y dibujaban sobre el imaginario colectivo la vida de humildes campesinos que, en épocas de hambre y pobreza extrema, luchaban por sobrevivir.

Para los dictadores de lo políticamente correcto la “España negra” era Puerto Hurraco, o los crímenes de El Caso, o cualquier hecho que reflejara pobreza o ignorancia, mejor con violencia de por medio, siempre que pudiera achacarse al “dictador” Franco.

Pero la España negra real, la de verdad, la más sórdida, siempre ha habitado otro lugar: el lugar donde mora la mente y el corazón de quienes manipulan las palabras para ocultar su vileza intelectual y aun moral. Por ejemplo, la España negra ha estado estos días en la universidad del País Vasco, que ha acogido un acto en favor de Stalin.

Cartel de la Universidad de País Vasco
Cartel de la Universidad de País Vasco

Se agazapa también la España negra en el territorio fake de periódicos otrora referentes, como El País. En tales lugares se puede seguir escribiendo/mintiendo impunemente acerca del comunismo, como si no se tratara de la organización genocida más criminal de la historia de la Humanidad:

“La existencia de la URSS permitió que, a partir de 1945 y durante tres décadas, la pequeña Europa capitalista viviese algo parecido al socialismo y bastante próximo a la democracia. La derrota soviética en la Guerra Fría [coincidió] con la contracción de los derechos sociales democráticos.

Casi treinta años después la confusión entre capitalismo y mafia y el retorno del multimperialismo decimonónico han activado una galopante desdemocratización general o Weimar global, traducida en una radicalización —religiosa y laica, electoral y antropológica— muy desalentadora.

Frente a la revolución neoliberal y su contrapunto ultraderechista, la necesidad de un freno radical pasa por encontrar un punto de apoyo civilizatorio. En España lo ofreció el 15-M.” (Santiago Alba Rico, La izquierda, ¿o no?)

Es difícil entender cómo todavía perviven semejantes patrañas, y aun se defienda en algunos ambientes su superioridad moral, mientras se condena el nazismo. Salvo que, en labios de la progrez, la condena del nazismo y de todo lo que empiece por “ultra” sea la tapadera para ocultar sus propia, sangrienta ideología.

El liderazgo cacatúa

Las casas de apuestas demoscópicas y las omnipresentes redes sociales han convertido el liderazgo político en quién la dice más gorda.

Los sondeos y los trending topic son ley para los dirigentes políticos (que no líderes) del momento.

No aportes ideas, ni hagas propuestas, ni crees opinión, ni introduzcas elementos nuevos, limítate a repetir lo que dicen que dicen todos. Con más gracia, o más chillón, o más postureo, pero no te muevas un milímetro de lo que dicen que dicen.

Francisco Sosa Wagner recoge en un interesante artículo una intervención en el Congreso de los Diputados que data de los años 30:

“El auténtico político no es el que pone su vela al viento de la opinión pública enconada por las pasiones y corre ante ella recibiendo fáciles aplausos sino el que se para firme, detiene con un gesto al pueblo en extravío y serenamente le encauza después de decirle con voz recia: No tienes razón.”

Son palabras de Luis Jiménez de Asúa, diputado en Cortes durante la II república.

Lo que sucede hoy, sucedía también cuando no existían ni los negocios demoscópicos, ni las redes sociales. Solo que ahora los populistas de todos los partidos tienen más herramientas para lo suyo. Donde va Vicente. Punto.

“Yo prohibiría a quienes aspiran a determinar nuestras vidas el móvil y les regalaría una brújula para que su aguja imantada les indique siempre ese norte magnético que significa la claridad de las ideas que se defienden y los medios éticos que han de ponerse a su servicio para hacerlas realidad.” (Brújula para la campaña)

La cita

“Que a Borrell la prebenda fáustica le haya durado sólo unos meses, y que ahora acabe exiliado, traicionado por Sánchez y entregado al independentismo, es un hecho crudelísimo que por siempre le recordará cuán barato vendió su propio personaje, el que surgió en la oposición al nacionalismo, y cuán en vano fue todo. ¿De verdad ser ministro vale tanto la pena?” (David Gistau, Pobre Borrel)

Y la imagen

Creatividad del Valle de los Caídos.
Creatividad del Valle de los Caídos.

TU DÍA ACTUALL

Revertir la cultura de la muerte. El director de Actuall, Nicolás de Cárdenas, cree que a pesar de que las políticas antinatalistas han tenido un amplio predicamento existen “signos de esperanza” para que se avance en la “cultura de la vida”.

La ley mordaza de Brasil. El colaborador Diego Hernández denuncia cómo el Supremo de Brasil quiere imponer una ‘ley’ mordaza a través de un fallo judicial, abriéndose la posibilidad de que se considere crimen “cualquier opinión crítica contra la conducta homosexual o contra la ideología de género”.

Crónica del segundo día del BusHO. “Si el autobús no fue a la montaña, la montaña bajó al autobús. El día en que íbamos a pasear nuestro mensaje por Madrid, hubimos de emplearlo en atender a los medios nacionales e internacionales que se abalanzaron sobre el lema y la caricatura de nuestra guagua”, así comienza su relato el colaborador Eduardo Fernández-Martos.

Otegui y “los suyos”. El periodista Alfonso Basallo comenta la frase que utilizó Otegui para despedirse de Xabier Arzalluz: “Era uno de los nuestros”.  “Ha recurrido a la jerga mafiosa de la película de Scorsese para poner el epitafio de Xabier Arzalluz”, apunta Basallo.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/