¿Piensas que ahora el personal se creerá que muerto el perro se acabó la rabia?

¿Se creerá que ausente el malo, Sánchez pasa a ser de repente el bueno de la película y España va mejor?

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Algunos parecen haber olvidado que en el camino hacia el abismo por el que transitamos, quien nos lleva de la manita es Pedro Sánchez. 

Ha sido así desde el principio. Con Iglesias o sin él. Porque el problema nunca fue Iglesias, sino Sánchez. Así que…

J.M. Nieto en ABC (17.3.21)

Ronald Reagan lo explicó muy bien. Decía el memorable presidente norteamericano que las “palabras más terroríficas en lengua inglesa” son estas:

“Soy del gobierno y estoy aquí para ayudar”.

Esta semana, cuando decidió aterrizar en Madrid, el paracaidista Iglesias vino a decirnos esas palabras terroríficas. 

Y no le dedicaremos ni un parrafito más porque la basura… ¡al cubo!

En pocos lugares se divierte uno tanto como en España. Sobre todo a la hora de destruir un país:

“Si el resultado del 4M replica el del año 2019, Podemos y Más Madrid suman 28 diputados.

Si Ciudadanos desaparece, si se queda sin grupo, sus actuales 26 actas se repartirán y con que solo 4 de ellas vayan a la izquierda, podría gobernar Ángel Gabilondo.” (Carmen Morodo: Génova ve la antesala de un anticipo electoral)

La izquierda en el poder y su felpudo arrimado han convertido unas elecciones autonómicas, las del 4 de mayo en Madrid, en las Navas de Tolosa

Y como aquella batalla, también la del 4-M supondrá el inicio del fin de los “almohades” contemporáneos. ¡Aquel episodio tiene tanto de lo que aprender hoy! Si sientes curiosidad, te invito a escuchar a Antonio Pérez Henares.

Con sus maniobras de Fouché de tres al cuarto, nuestros “almohades” van a ser derrotados sí o sí. Otra vez. 

Dicen que si votas Ciudadanos en Madrid estarás votando Pedro Sánchez, y Podemos, y Bildu, y ERC. 

¡Pues es verdad!

Escribía hace unos días Jaime Mayor Oreja sobre los “almohades”:

“No solo quieren destruir el régimen constitucional, el espíritu de la transición democrática, sino que pretenden sustituir, reemplazar y destruir un orden social, basado en valores tradicionales, arraigados en la historia de España y en la reforma, por otro ‘orden’, mejor dicho, por un extremo desorden, propio de una ingeniería social con marcado carácter totalitario y relativista.” (Jaime Mayor Oreja: La verdad como la peste)

¿El rey o reina de Madrid? ¡Yo, yo, yo!

Antes de pasar a la caída de los “almohades”, permíteme que enviemos desde aquí un saludo al tránsfuga por excelencia, el inaugurador de frascos de gel en el metro, ese que se acaba de marchar de Ciudadanos porque no le colocan en el número 1 de la candidatura por Madrid. 

Hizo lo mismo cuando estaba en el PP, ¿no me ponéis donde me merezco? ¡Pues me voy a Ciudadanos! 

Apa, adiós, buen viaje. A inaugurar frasquitos a tu casa.

La izquierda decae

Y volvemos a los “almohades”, que siempre se han dedicado a lo mismo, son expertos en repetir ciclos históricos de fracaso y destrucción:

“España es un país que existe de milagro. Tiene el mecanismo de autodestrucción en funcionamiento constante. 

Cuando uno cree que ha llegado la estabilidad y la concordia, surge una generación que considera que todo es destruible y que de la escombrera saldrá el paraíso. 

Tiene lugar, como señalaba Tocqueville, tras un periodo de aburrimiento. Es en esa tranquilidad en la que se fraguan conspiraciones de visionarios y golpistas de opereta.

Eso ha pasado en la España actual”. (Jorge Vilches: 1917, la autodestrucción de España)

El ruido callejero, lo que se ve en las televisiones y la propaganda no son el resultado del poder de la izquierda. Bien al contrario, son la manifestación de su decadencia.

Para disfrazar su caída, la izquierda tiene que recurrir a esos tres elementos, que ciertamente son poderosos. Sin ellos quedaría en evidencia cuál es su verdadera importancia hoy:

“Lo que consiguieron [Podemos] no fue acabar con el PSOE, sino que el PSOE se podemizara. Le han hecho asumir como propia –y con alegría, lo que resulta aún mejor– la ideologización radical que enarbolaban como bandera. 

Como era de esperar, el PSOE ha acabado convertido en una organización más dependiente que nunca de los apoyos externos, en particular de los independentistas de toda laya y condición. 

Crece aquella otra parte de la opinión pública para la que el socialismo se ha convertido en uno de los principales obstáculos para la convivencia, la estabilidad y la prosperidad de los españoles. 

Y esto se refleja tanto en el surgimiento de un nuevo partido (VOX) como en la necesidad, para el PP, de tomar decisiones distintas y articular propuestas innovadoras, acordes con lo ocurrido en los últimos diez años.” (José María Marco: Diez años del 15-M)

Ellos, los de Moncloa, los que se consideran tan listos, tan brillantes estrategas, andan como pollos sin cabeza:

“Pedro Sánchez y sus colaboradores en la Presidencia y en Ferraz han cometido en estos últimos 10 días graves errores de cálculo a tal punto que el PSOE permanece sumido en un actitud perpleja. 

La Moncloa se asemeja ahora a una ‘escape room’ en la que hay que buscar la salida en un tiempo determinado y breve.” (José Antonio Zarzalejos: Sánchez, en el ‘escape room’ de la Moncloa)

La izquierda, esa de la ley de “hijo, no me lleves al hospital que allí me matan” (ellos llaman a eso “muerte digna”), la izquierda va de capa caída. Empezando por el PSOE.

¿No me crees? Mira este gráfico, que explica la evolución del voto al PSOE en las elecciones generales desde 1979 hasta hoy:

Así es, van de bajada los que siempre terminan dedicándose a lo mismo, a la destrucción, no te quepa ninguna duda

¿Y sabes por qué ahora la izquierda trata desesperadamente de resucitar el 15M, de maloliente recuerdo? 

Porque ya no le queda nada que ofrecer, salvo la nostalgia.

La izquierda decae. Por eso gritan tanto en la calle y manipulan tan torpe y descaradamente las televisiones y emplean más tiempo y recursos en la propaganda que en la gestión.

Por eso, {{lead.First Name:default=actualler}}… ¡los “almohades” morderán el polvo el 4 de mayo!

¡Y viva Alfonso VIII!

Comentarios

Comentarios

Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/