¿Pensando en las vacaciones? ¿O tal vez disfrutando ya de ellas? ¿Hablamos de destinos vacacionales? 

O algo así. 

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Este es el cartel anunciador del racismo en nuestro país. El tipo que aparece en la fotografía sostiene una pizarra en la que anuncia, en catalán, que en el bar restaurante El Galliner “no servimos a las fuerzas de orden público no autonómicas y tampoco queremos sus servicios.”

La imagen fue tomada y distribuida durante el golpe de Estado del supremacismo catalanista y corresponde a uno de los negocios de hostelería que pretendían expulsar a los guardias civiles de sus instalaciones. 

El bar restaurante El Galliner está situado en una localidad catalana, Calella, al norte de Barcelona. Se trata de un local frecuentado por turistas nacionales y extranjeros, con opiniones negativas sobre su cocina y el servicio en todas las páginas sobre turismo y en las redes sociales.

Tal vez para compensar su mediocridad profesional, su propietario quiso distinguirse por apoyar el golpe de Estado secesionista y segregar a los españoles. 

¿Recuerdas aquellos días? Las expresiones racistas se produjeron en diversos puntos de Cataluña, especialmente en algunos hoteles. 

Hubo ataques a los guardias civilesacosohostigamiento, con la complicidad de los partidos políticos secesionistas que ocupan alcaldías.

Los mismos que hoy piden a los españoles que pasen sus vacaciones en Cataluña.

Los más de 200 guardias civiles alojados en el hotel Vila de Calella (Barcelona) no son bienvenidos.

Al menos así lo entienden los sectores más radicales del independentismo, que han presionado a los responsables del establecimiento para que expulsen a los agentes de sus habitaciones, según denuncia la Asociación Unificada de Guardias Civiles. (Tres hoteles de Calella expulsan a 500 policías y guardias civiles por presión de los separatistas)

Algunos establecimientos hosteleros y de restauración y bastantes personas en Cataluña llevan el capirote de su ku klux klan y gustan de perseguir a sus compatriotas, a los que acusan de ser españoles

Estos racistas nacionalistas de Cataluña no matan (todavía), como hacía el KKK norteamericano, o como sí ha hecho hasta hace bien poco el nacionalismo vasco.

De momento se conforman con expulsar de su tierra a sus propios compatriotas, españoles como ellos, nacidos en la misma región, Cataluña.

En el caso que nos ocupa, lo hacían justo con aquellos españoles que estaban defendiendo la libertad de todos.

Los guardias civiles fueron atacados y en muchas localidades expulsados de hoteles. Sucedió por ejemplo en El Bruch, Calella, Pineda, Reus o Figueras.

Eso es el nacionalismo, por más que, cuando le conviene, se vista de seda. 

Nacionalismo es la manera políticamente correcta de distrazar el racismo en España.

Y como toda forma de racismo, es un movimiento sectario construido sobre la aniquilación del raciocinio y la inteligencia.

Nacionalismo. 

Un virus muy contagioso.

Nacionalismo. La epidemia contra la civilización y la democracia.

Hoy la Generalidad catalana, gobernada por los partidos golpistas, trata de convencer al resto de españoles de que pasen sus vacaciones en la región.

El pasado 15 de junio, el presidente regional catalán, Joaquín Torra, declaró al respecto:

Queremos activar el turismo local, aquel turismo que se puede desplazar fácilmente por Cataluña en un radio de proximidad de bien pocas horas y por tanto es uno de los focos en los que nosotros incidiremos.

Cataluña es tu casa y Cataluña es la casa de todo aquel que quiera venir.

Si hay un país de acogida, es el nuestro. 

Aquí todo el mundo es bienvenido y todo el mundo será acogido con una sonrisa y con toda la seguridad del mundo. (Torra pide que las «bestias con forma humana» visiten Cataluña)

Torra ha acompañado tan bonitas palabras con una web en perfecto castellano y un estupendo video en el mismo idioma. Con tienda incluida.

¿El lema? Ya no se habla de “España nos roba”, o “España nos mata” con el coronavirus.

Ahora el lema es “Catalunya es tu casa”: 

Muy amable, Torra, gracias. 

Adiós.

Comentarios

Comentarios

Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/