Los herederos del Frente Popular de 1936 han aprobado esta semana en consejo de ministros el proyecto de ley de la “memoria democrática”.

Estamos ante una nueva ley de partido (o partidista, si lo prefieres) que en esta ocasión no se refiere a los hechos, a lo sucedido, a la Historia, como pretende aparentar, sino a los sentimientos que producen esos hechos, a la memoria.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

No es una ley, es una sensación

De nuevo la izquierda nos va a colar otra ley de sensaciones al estilo de la abundantísima legislación sobre igualdad, LGTB o feminismo. 

La izquierda está construyendo un entramado legal de rasgos profundamente reaccionarios, pues se sustenta en recuerdos, narraciones sentimentales, impresiones, sentimientos.  

He desmenuzado para ti, {{lead.First Name:default=actualler}}, la ley de memoria democrática, para que en unos pocos minutos puedas apreciar el riesgo que corremos con esta norma. Puedes leerlo pinchando aquí: Lo que oculta la ley de memoria histórica y democrática.

Una ley para la ruptura 

Con la ley de la “memoria democrática” se acaba el juego. Porque esta ley rompe el consenso de la transición, deroga de facto la ley de amnistía y con ello, todo vuelve al punto de partida: 1975

Y todo vuelve a abrirse.

Se acabó la transición pacífica que habíamos conocido. Llega la ruptura, la total división, el enfrentamiento. 

Como en 1934 y 1936, de nuevo es la izquierda quien va empujando el país a la confrontación.

La izquierda, al banquillo 

Si la ley se carga el pacto de la transición y apuesta por la voladura del sistema constitucional, por la división y el enfrentamiento, la Historia queda de nuevo abierta y a partir de este momento cualquier cosa puede suceder.

Por ejemplo, la ilegalización de PSOE, UGT y CNT:

  1. Por su actividad criminal y genocida durante toda la década de los 30 del pasado siglo. 
  2. Por el golpe de Estado fallido de 1934.
  3. Y como inductores del asesinato de Calvo Sotelo (Indalecio Prieto, PSOE, y Dolores Ibárruri, PCE).

Por ejemplo, la revisión del papel histórico de personajes como Santiago Carrillo (PCE), Francisco Largo Caballero (PSOE) o Luis Companys (ERC). Todos ellos son responsables de golpismo, genocidio y crímenes de lesa humanidad, por lo que habrá que modificar todos los libros de texto.

De hecho, con la nueva ley en la mano, será preciso revisar toda la Historia española del siglo XX para que las nuevas generaciones conozcan los miles de crímenes cometidos por los partidos del Frente Popular de 1936, los mismos que hoy gobiernan España:

Me registró uno de ellos, un muchacho alto, delgado y muy joven, muy moreno con pinta de mecánico o profesión similar […] Al continuar su registro dio con el crucifijo de mi primera comunión, que llevaba en el bolsillo interior del chaleco […] preguntó “¿qué es esto?” Y arrancándomelo casi extrajo el crucifijo.

Al verlo hizo una mueca que siempre recordaré. Convulso y pálido exclamó “¿Cómo te atreves a llevar esto, canalla?” Lo arrojó con fuerza al suelo y el crucifijo saltó hecho pedazos. No pude describir lo que sentí. 

Un ramalazo de indignación me sacudió de pies a cabeza y verdaderamente no comprendo cómo en aquel instante no hice una locura […] 

“¡Es el crucifijo de mi comunión, me lo regalaron mis padres, le ruego que me lo devuelva!” Su indignación creció de punto. “No insistas miserable. Con esto te la has cargado. Mirad este carca, decía a sus compañeros lo que traía. Le daremos fuego”. En aquel entonces se solía decir que a los que había que fusilar se les iba a dar fuego. “ (Antonio Manuel Moral Roncal: Nuevos testimonios y fuentes sobre la represión republicana en el Madrid de la Guerra Civil)

PSOE, el partido de la dictadura

En aplicación de la ley de memoria ahora promovida por el PSOE, es perfectamente legítimo y legalmente imperativo ilegalizar al Partido Socialista por más motivos. Por ejemplo, su participación en el Gobierno de la dictadura militar del capitán general Miguel Primo de Rivera. 

Será preciso asimismo eliminar toda imagen, monumento, estatua, callejero, etc., que exalte la memoria del PSOE en tanto que organización cómplice de una dictadura.

En los colegios y universidades se enseñarán hechos como el narrado a continuación y se promoverá la investigación de la actividad criminal del PSOE y del PCE, representado por Podemos:

De un día para otro quedaban muy pocos detenidos. Se juzgaba a cualquier hora pues estaban funcionando constantemente día y noche tres tribunales. 

De allí no se salía más que para la calle Ópera o la muerte, pues la checa no tenía cárcel ni entregaba a nadie a las autoridades.

En cambio, la policía entregaba mucha gente a las checas sin perjuicio de que los individuos de las radios y ateneos venían a las cárceles y a la Dirección de Seguridad a sacar presos para llevarlos al matadero. (Antonio Manuel Moral Roncal: Nuevos testimonios y fuentes sobre la represión republicana en el Madrid de la Guerra Civil)

Todas las fosas

En Alcalá de Henares, en el acuartelamiento de la Brigada Paracaidista, se encontró en 2008 una fosa con los restos de varios cuerpos. Al amparo de la ley de memoria histórica (entonces la de Zapatero) se procedió a investigar el hallazgo y empezaron  desenterrar los cadáveres.

Cuando se comprobó que se trataba de víctimas de la represión republicana la fosa se volvió a cubrir y los cuerpos permanecen allí, olvidados, porque no hay memoria para todos, con independencia de sus ideas, según los herederos del Frente Popular de 1936.

¿Abrir las fosas y dignificar a las víctimas? Por supuesto. ¡Pero todas las víctimas! ¡Todas las fosas!

Borrar la memoria

El Padre Juan Félix Molina, cura de Almedina, provincia de Ciudad Real, decidió ofrecer una Misa por el alma de José Calvo Sotelo, asesinado por socialistas. Corría el año de 1936. 

En cuanto se enteraron, los miembros de los partidos republicanos de la localidad asaltaron su vivienda. El párroco abandonó el pueblo y se refugió en Montiel. Allí los colegas de sus violentos vecinos le capturaron, estuvieron golpeándole un buen rato y al final le arrancaron un ojo.

Luego le arrojaron a una mina conocida como La Jarosa. Terminó falleciendo a varios metros de profundidad. 

En cuanto al titular de la parroquia del lugar, el Padre Gabriel Campillo: 

Desnudo completamente y atado con fuertes ligaduras, le arrastraron por las calles del pueblo, aplicándole después velas encendidas, cortándole el brazo derecho y dándole a beber orines en la ardiente sed de su agonía. 

Fue rematado al fin por seis tiros de una pistola, descargados en la cabeza. (Torturas, asesinatos brutales e iconoclastia: así fue la violencia republicana contra el clero)

La ley del PSOE condena a estas víctimas a una nueva pena: su memoria debe ser borrada, la ley se aplica solo a los hechos sucedidos a partir de 1939.

Bueno, hasta es lógico, ¿no? Los hijos están tratando de tapar los crímenes de sus padres.

Los paseos aumentaban de día en día rapidísimamente y daban un contingente de cientos de víctimas. 

Las checas y las radios comunistas, los ateneos libertarios y por último las cárceles no controladas funcionaban cada cual por su cuenta, juzgaban y mataban sin dar intervención a nadie hasta el punto de que un tribunal que absolvía no garantizaba al absuelto más que ante otro juicio inmediato del mismo tribunal y siempre que la acusación fuera semejante o la misma que la que había producido la detención primera, pero ni tan siquiera garantizaba ante otros tribunales del mismo partido y se vieron muchos individuos que eran esperados a la salida de las checas para ser de nuevo detenidos y comparecer ante las checas de otras sindicales o de las mismas de otro barrio de Madrid. (Antonio Manuel Moral Roncal: Nuevos testimonios y fuentes sobre la represión republicana en el Madrid de la Guerra Civil)

Una síntesis de los riesgos que representa la ley de memoria democrática se puede leer pinchando aquí:  Lo que oculta la ley de memoria histórica y democrática.

Comentarios

Comentarios

Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/