Noticias de Marcos Ana en el diario Público
Noticias de Marcos Ana en el diario Público

Hola, actualler, buenos días, tengo una pregunta, a ver si me puedes ayudar a entenderlo, es que me lío, verás:

Si echan de Vox a Fernando Paz porque supuestamente ha negado el Holocausto, ¿por qué no echan de su partido y del Ayuntamiento de Madrid a Rita Maestre y a todos los negacionistas del genocidio comunista?

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Marcos Ana fue uno de los asesinos insignes del Partido Comunista de España en los años de la República y la guerra civil.

A los 16 años ya había asesinado de un tiro en la nuca a un sacerdote. Lo mató por ser eso, sacerdote. Y lo hizo delante de su familia. Después siguió asesinando a personas que iban a Misa o pertenecían a partidos de derechas.

Fue detenido, juzgado y condenado a muerte. Pero la crudelísima legislación del franquismo le conmutó la pena capital por prisión, dado que había cometido todos sus asesinatos siendo menor de edad. Ya ves, eximentes que Franco aplicaba. Algo que no hacían ni el PCE, ni su jefe Stalin, ni ninguno de los comunistas que en el mundo han sido.

Sus ojos.

La sentencia contra Marcos Ana, que en realidad se llamaba Fernando Macarro, dictaba 30 años de prisión, pero cuando llevaba 22 años fue indultado por Franco, el cruel sanguinario sádico inhumano padre de todos los dictadores, según la calificación oficial aplicada por portentos intelectuales y referentes de la investigación histórica como Rita Maestre, Carmen Calvo o Pedro Sánchez.

Cuando salió de la cárcel en 1961 fue a la embajada de Bélgica y pidió asilo político. Le dieron con la puerta en las narices. El Gobierno belga dijo que “a la vista de los documentos probatorios de los crímenes”, no podía ser considerado refugiado político.

La izquierda española, siempre presta a convertir en héroes a sus asesinos, sigue rindiéndole homenaje.

Hoy además, gracias a la morralla podemita que gobierna la ciudad de Madrid, Marcos Ana tiene calle. Como la tiene Dolores Ibárruri y otros defensores del genocidio comunista, cuando no protagonistas de aquel holocausto.

¿Por qué los partidos de los negacionistas de los crímenes de la ideología más sanguinaria de la Historia siguen siendo legales?

¿Que las ideas no tienen consecuencias? La más acabada demostración de las terribles consecuencias que puede tener una mala idea es la historia del marxismo y sus millones de muertos:

  • 65 millones de muertos en China bajo el comunismo.
  • Veinte millones de muertos en la Unión Soviética.
  • Cerca de tres millones de muertos en la Camboya de los jemeres rojos.
  • No menos de un millón en Vietnam.
  • Cifras superiores al millón y medio de muertos en el continente africano y en Afganistán.
  • Más de un millón de muertos bajo los distintos regímenes comunistas europeos del siglo XX.
  • Centenares de miles en Iberoamérica.
  • El genocidio religioso y los cerca de 100.000 asesinados en la España republicana.

Según recientes investigaciones (Rudolph J. Rummel en Death by Government), la cifra de muertos por culpa del comunismo se acerca a los 150 millones de personas.

¡Y en España les dedicamos calles!

Y además les ofrecemos reescribir la Historia para salir de ella como víctimas inocentes. Te invito a ver en este vídeo (1 minuto 43 segundos) las consideraciones que hace el carnicero de Alcalá de Henares sobre lo mucho que ha sufrido por no tener una ley de memoria histórica lo suficientemente gorda como para tapar su pasado.

Revolver el pasado con ánimo de manipulación de los hechos, revancha y odio, como están haciendo los partidos de izquierda y secesionistas hoy en España, es peligroso. Por ejemplo, removiendo, removiendo igual se te aparece en pasado de Pablo Iglesias.

Hace unos días Iglesias viajó a Paterna para llorar delante de las cámaras por sus antepasados. No lo dudo ni un instante: estoy seguro de que sus lágrimas eran sinceras. Pero la memoria histórica dice algo más, habla del papel que jugaron sus antepasados, aquellos por los que llora, en la destrucción de la convivencia, la violencia y el terrorismo.

Entre los antepasados del líder de Podemos encontramos a Manuel Iglesias, su abuelo paterno, por el que solloza en la imagen.

En 1938 aquel Iglesias presidió el tribunal permanente del IX Cuerpo del Ejército republicano, labor en la que destacó dictando nueve sentencias de muerte.

Los vencedores de la guerra civil le detuvieron y tras ser juzgado, fue condenado a muerte. Pero de nuevo las leyes franquistas conmutaron la pena, que se estableció en treinta años de prisión. Algo después, el cruel régimen franquista redujo de nuevo la pena: de los 30, solo cumplió cinco años de cárcel… y terminó contratado como funcionario del terrible Estado franquista y escribiendo libros en el Ministerio de Trabajo sobre la forma correcta de aplicar las leyes laborales del denostado régimen de Franco.

Como tal vez recuerdes, Hermann Terstch acusó al abuelo de Pablo Iglesias de estos hechos y recordó que había enviado a una checa a varias personas. El líder de Podemos le demandó y la justicia (perdón, la Justicia) condenó a Terstch a indemnizar a Iglesias con 12.000 euros por “intromisión al honor” de la familia Iglesias.

En cuanto a su tío abuelo materno, fue miembro de un siniestro grupo de pistoleros conocido como “La Motorizada”, que actuaba a las órdenes de Indalecio Prieto como su guardia personal y era la encargada de eliminar a sus enemigos fuera del partido y a sus rivales, dentro.

Miembros de la guardia personal de Prieto estuvieron implicados en asesinatos como el de José Calvo Sotelo.

En cuanto a su padre, Javier Iglesias, perteneció a la organización terrorista Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP), el grupo armado del Partido Comunista de España Marxista-Leninista. El FRAP fue responsable de diversos atentados, algunos de ellos mortales. El padre de Pablo Iglesias fue encarcelado por sus actividades terroristas en 1973.

A día de hoy, ni Pablo Iglesias y toda la patulea podemita; ni el Partido Comunista de España y su camuflaje de cobertura bajo la denominación de Izquierda Unida; ni el PSOE y la UGT con sus manos manchadas de sangre en los años 30; ni Pedro Sánchez asociado a los criminales destilados en la  ETA comunista y secesionista; ni los intelectuales orgánicos de la izquierda, desde los de la ceja a demasiados de los actuales colaboradores de medios como El País, pasando por tropecientas cátedras y universidades, dedicados en bloque y de manera permanente a blanquear el marxismo; ninguno de ellos ha pedido perdón todavía por defender y justificar la idea más criminal de la Historia.

Pero condenan a un obispo acusándole de ayudar a homosexuales que le solicitan ayuda.

Para hacer España mejor, actualler, te animo a sumarte a la campaña de apoyo a Monseñor Reig Pla pinchando aquí mismo.

¡Y si Dios quiere, volverán a quedarse con las ganas!

TU DÍA ACTUALL

HazteOir.org sale en defensa del obispo Juan Antonio Reig Pla frente al lobby LGTBI. HazteOir.org promueve una campaña de apoyo al obispo de Alcalá de Henares y exige a la Comunidad de Madrid que no le expediente. El obispo complutense es objeto de una campaña de difamación por tener un servicio de acompañamiento a personas con atracción al mismo sexo. La noticia, aquí.

Cruda realidad / El Ayuntamiento de Zaragoza informa de que no se debe violar. Nuestra colaboradora, Candela Sande, habla en su artículo del cartel que ha puesto el ayuntamiento con la frase ‘No violarás’ y asegura que “está diciendo que estamos ante una epidemia y que a los hombres hay que recordarles a cada rato que no violen, o se desmandan. Es idiota porque no sirve absolutamente para lo que supuestamente se pretende, aunque sí para humillar a la mitad de los zaragozanos”.

Movimientos a favor de la vida: de los argumentos a la presión política. El director de la Oficina para América Latina del Population Research Institute habla en su artículo de la evolución positiva que está teniendo el movimiento a favor de la vida. “Cada vez son más los que han pasado de “solo tratar de argumentar, educar y convencer” a “empezar a ejercer presión política””, afirma.

 

Comentarios

Comentarios