El sanchismo ha muerto”, dice Luis Losada, y parece muy seguro al escribirlo:

“El sanchismo ha muerto. ‘Su sanchidad’ lo sabe. La ‘flor en el culo’ de los últimos años le ha abandonado. Puede disimular y agotar legislatura. Pero es un zombie.” (Luis Losada: Muerte de Ciudadanos y de Podemos. ¿Y del sanchismo?)

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Lo que es seguro es que la primera pieza ya nos la hemos cobrado.

Aunque sigue Sánchez, por más que esté “muerto”. Y la verdad, es bastante peor que Iglesias. 

Pero tiene tal lío encima…

  1. Unos fondos europeos que quién sabe si llegarán y cómo.
  2. Una negociación-rendición ante Bruselas que convertirá a los socios parlamentarios de Sánchez en oposición furibunda.
  3. Una Generalidad catalana convertida en la cena de los idiotas, numerito que terminará salpicando al PSOE, que, como siempre, fingió por conveniencia que se creía lo del diálogo con los asilvestrados del etnicismo catalanista.
  4. Un PSOE convertido en gallinero, con sus baroncitos y sus alcaldes aterrados por el viento madrileño y señalando a Moncloa como responsable de su probable despido tras las próximas elecciones.
  5. Un paro desbocado.
  6. Y el personal no ya enfadado, sino lo siguiente.

Con semejante panorama anuncia ahora Sánchez que quiere un congreso de su partido en octubre. ¿El preludio de un adelanto electoral

De momento la solución aplicada por el PSOE para el descalabro es… echar a Leguina y a Redondo.

Y quitarle el bozal a Ábalos y Calvo Carmen

Intenta no reírte demasiado.

Con semejante aliño, el PSOE de Sánchez pasa a ser, en brillante definición de García-Máiquez, la marca blanca de Podemos:

“Ni sus votantes compran que Sánchez pueda moderarse nunca ni vaya a liberarse jamás de la sombra de Iglesias. 

Está podemizado hasta los huesos. Han fundido sus destinos. Esa ha sido una victoria de Iglesias. El PSOE de Sánchez ya es su marca blanca.” (Enrique García-Máiquez: Un efecto madridosa)

Antes de que se dé por enterado de su defunción, el “muerto” puede hacer todavía mucho daño:

“Con la preocupación de la sociedad centrada en la batalla contra el virus y en la recuperación de la economía, el Gobierno intensifica un proceso de cambio social basado en parámetros como el laicismo radical y la ideología de género, aprovechando la debilidad cultural de este momento. 

Para lograrlo es esencial restringir progresivamente el derecho de las familias a elegir el tipo de educación que desean para sus hijos y limitar el impacto social de las comunidades de fe, especialmente la católica.

También es una pieza clave el diseño de políticas que tratan de desdibujar la fisonomía de la familia basada en el matrimonio entre hombre y mujer.” (José Luis Restán: Vacuna contra la ingeniería social)

En cuanto a la derecha, y teniendo en cuenta lo que ha sucedido en ocasiones anteriores, Nicolás de Cárdenas alerta acerca de los peligros del abrumador triunfo del PP en Madrid:

“Ya se sabe que un Partido Popular con mayoría es más peligroso que una vaquilla toreada en el pasado. Y hará falta valor, temple y oficio para torear el morlaco recrecido.

Hay que atar en corto al Partido Popular, porque no ha sabido aprovechar los grandes respaldos electorales para dar batallas culturales de calado.” (Nicolás de Cárdenas: El peligro de un Partido Popular con mayoría)

Me parece que se están precipitando quienes anuncian con indisimulado regocijo que estas elecciones han metido en el corral a Vox. El representante más malhumorado e impertinente de la izquierda, Arcadi Espada, opina lo contrario:

“El Partido Popular habrá de gobernar con Vox la Comunidad de Madrid. Cuando se disipen la niebla y el alcohol del incienso, la instrucción irrevocable del voto ocupará su lugar. 

El PP habrá de pactar con un partido del que Pablo Casado, personificándolo en Santiago Abascal, dijo en octubre: «Usted ya es parte del problema de España y no puede ser parte de la solución que mi partido representa». 

¡Vaya si lo va a ser! Sin Vox no hay solución.” (Arcadi Espada: Flatus voxis)

Sin Vox no hay solución”, escribe el faltón oficial de El Mundo

1995 PPA. Ruiz Gallardón1.476.442 votos
1999PPA. Ruiz Gallardón1.324.596
2003PPEsperanza Aguirre1.429.890
2007PPEsperanza Aguirre1.592.162
2011PPEsperanza Aguirre1.548.306
2015PPCristina Cifuentes1.050.256
2019PPIsabel Díaz Ayuso1.007.519
2021PP + VOX 1.950.873

Permíteme regresar a Enrique García-Máiquez, que se ha dedicado estos días a hilar muy fino con respecto a este asunto:

“Que Vox aguante y suba incluso un poco en las circunstancias actuales no será la noticia más importante desde el punto de vista cuantitativo, pero es muy cualitativa. 

Por varias razones. Habiéndose planteado las elecciones madrileñas como un cara o cruz entre el sociocomunismo y la libertad, era muy fácil que el voto se concentrase. A lo que hay que añadir el tirón popular de Isabel Díaz Ayuso.

Como, a pesar de todo eso y del boicot de los medios y de la violencia directa y teledirigida, el voto a Vox ha aguantado, se ha comprobado un elemento clave: el peso neto del partido de Abascal.

Aguantando así, en el peor escenario posible, ¿qué pasará cuándo las circunstancias sean más favorables a Vox o el liderazgo de sus competidores nacionales mucho menos atractivo?” (Enrique García-Máiquez: Un efecto madridosa)

Idiotas del mundo, uníos

Sigamos con las risas. Los progres del mundo deberían plantearse la creación de una internacional de la idiotez. Al fin y al cabo su imbecilidad es transfronteriza. 

En Estados Unidos hacen el idiota otra vez con Colón. En muchos lugares han sustituido el Día de Colón por el Día de los Indígenas y en Nueva York andan barruntando el Día de la Herencia Italiana

Uno de los libros más divertidos que he leído este año es La traición progresista, de Alejo Schapire, donde se enumera una larga y delirante relación de locuras que el mundo progre académico, mediático y político ha bendecido y puesto en marcha alrededor de asuntos como la identidad, la igualdad, el sexo, la raza, la discriminación y demás dogmas izquierdistas. 

Te lo recomiendo si quieres seguir riéndote de esta gente todavía más, después de las elecciones.

¡Pasa un espléndido domingo de libertad no perimetrada!

Comentarios

Comentarios

Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/