La epidemia está siendo terrible pero también nos ha permitido descubrir algunas cosas buenas, incluso muy buenas. Cuatro ejemplos:

  1. La extraordinaria profesionalidad y del fuerte componente vocacional de las personas que trabajan en el ámbito sanitario.
  2. Descubrimos actividades que nuestros abuelos conocían muy bien y nosotros, empapados de orgullo y autosuficiencia, habíamos olvidado, desde el campo y la ganadería a los servicios relacionados con la distribución y la venta de alimentos, actividades que, frente a la tecnología y el (aparente) progreso indefinido e ininterrumpido, considerábamos menos importantes.
  3. Cada día comprobamos que, como país, somos capaces de generar una enorme ola de solidaridad. 
  4. Y algo más, tal vez a consecuencia de todo lo anterior: se ha disparado el orgullo de ser español. 

El último Barómetro del Real Instituto Elcano, que se llevó a cabo en el mes de marzo, cuando la epidemia todavía no había entrado en su fase crítica, registra “un aumento notable de la autoestima de los españoles”:

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Ese cambio se aprecia tanto en la valoración que dan al país, como en el aumento sustancial del sentimiento de orgullo de ser españoles.

Es muy posible que esa tendencia se haya incrementado de manera muy notable durante el estado de alarma.

Este incremento de orgullo nacional se aprecia incluso entre quienes afirman tener una ideología de izquierdas:

Los privilegios de llamarse Almeida

En el Madrid posCarmena los ciudadanos se merecían algo más que un alcalde del postureo.

Sí, es estupendo que vaya a todas partes en moto y que busque acuerdos con todos los partidos en el Ayuntamiento para sacar adelante sus propuestas.

Pero José Luis Martínez-Almeida no está siendo el alcalde de todos, tan solo está buscando el aplauso de La Sexta y de Podemos. Y para ello ha decidido olvidar a sus votantes.

La izquierda le está haciendo una campaña (en el que la derecha mediática está cayendo) utilizando la palabra más manoseada por esta suerte de gangsters ideológicos: el consenso. 

Alaban a Almeida porque, dicen, está consensuándolo todo con el partido de Rita Maestre y Errejón, con el partido de la exCarmena.

Pero el consenso que alaba la izquierda, o La Sexta, que viene a ser lo mismo (ya no ha partido, hay cadena), no es consenso, es rendición.

Almeida va de la mano de MasMadrid/Rita Maestre porque cree, como siempre ha creído el PP perdedor, que debe hacerle la ola a la izquierda y traicionar a sus votantes.

Poco después de que los funcionarios a las órdenes de Almeida asaltaran una ceremonia religiosa en la parroquia de San Jenaro, en Madrid, Almeida ha asistido a una Misa.

¿Usted puede asistir a Misa, señor alcalde, y los demás no? Porque es su policía quien entra en los recintos religiosos (primera ilegalidad) para asaltar las celebraciones religiosas (segundo delito).

Con la persecución de las ceremonias religiosas y la irrupción en las iglesias de funcionarios armados, Almeida ha superado las agresiones de Rita Maestre a los creyentes en la capilla de la Universidad Complutense.

Monseñor Jesús Sanz Montes, arzobispo de Oviedo:

Acatamos y haremos acatar las directrices legítimas que nos han dado, pero no permitiremos que nadie conculque torticeramente nuestros derechos humanos y constitucionales, entre los que la libertad religiosa no es el menor de ellos, con la excusa de una pandemia. Nuestras iglesias no son catacumbas para la censura. (Las iglesias, ¿catacumbas clandestinas?)

El Gobierno de los problemitas

Me gusta este filósofo que, en su entusiasmo por suscitar debates, más parece francés que español. 

Provocar desafiando el intelecto, la máquina de pensar que, se supone, todos llevamos dentro, es algo que hace estupendamente Miguel Ángel Quintana Paz:

Esta crisis nos ha pillado con el Gobierno más entusiasta de las políticas identitarias de nuestra historia. 

Hasta cierto punto me suscita cierta compasión: venían encantados de ponerse a abordar sainetes como que un camarero sirva una cerveza a un chico y un refresco a la chica, aunque lo hayan pedido al revés; y se han encontrado con una tragedia de verdad, 20.000 muertos. 

Entiendo su shock. Y que quieran negar la realidad (oponiéndose, por ejemplo, a declarar luto oficial). 

Si venías a abordar problemitas, se comprende que seas incapaz de abordar un problemón. (Miguel Ángel Quintana Paz: En España tenemos un centroderecha bastante atontado)

Y del Gobierno “de los problemitas” a una oposición que no entiende nada:

Mucha derecha está despistada ante nuestro nuevo mundo. No entiende el capitalismo moralista, porque cree que lo que más ambiciona el ser humano es el dinero. 

Y por tanto confían en que al final las grandes multinacionales actuarán según criterios de rentabilidad, no ideológicos. Lo que no entienden es que hay una élite a la que no le basta el dinero (que ya posee), sino que quiere también poder. 

Esa élite de intelectuales, periodistas, políticos, funcionarios internacionales y también empresarios, unidos por vínculos incluso familiares, quieren usar su dinero para ir más allá y avanzar una agenda de izquierda posmoderna. 

Podemos, aunque también el PSOE, son las versiones ibéricas de esto. Y también por eso los obreros cada vez se alejan más de ellos: Vox ya tiene tanto porcentaje de voto en la humilde Fuenlabrada como en el pudiente barrio de Salamanca. 

No me gusta predecir, sobre todo acerca del futuro, pero creo que esa tendencia irá a más. Al igual que hoy el obrero se ha ido a votar a Trump o Johnson. (Miguel Ángel Quintana Paz: En España tenemos un centroderecha bastante atontado)

En 3 tuits

La vida de España en caracteres escasos:

Dos super recomendaciones

La buena. 

La risa que llevas puesta es el título del libro que acaba de aparecer con los chistes del gran José María Nieto.

Nieto es el analista gráfico que aparece con más frecuencia en este Brief por un único motivo: es quien mejor refleja día a día en la prensa el estado de salud de los valores que tú y yo defendemos.

Lo suyo no son chistes, son análisis y muy rigurosos de cuanto nos sucede y leerlo cada día nos enseña más (por lo menos a mi) que todas las ruedas de prensa y casi todas las columnas de opinión juntas.

Hago humor tierno porque soy católico y los católicos tenemos siempre presente la piedad.

Delito de odio, corrección política… se nos va estrechando la libertad de expresión. Si no te ciñes a la ortodoxia cultural progresista, ya ni te cuento. 

Me gustan las viñetas históricas. Los conservadores no vemos la historia con antipatía, sino que vemos la continuidad de las debilidades humanas en todas las épocas. («Ser humorista y no ser progre te cierra puertas, menos mal que ahora se abren las ventanas»)

Por cierto, Nieto fue Premio HO 2017 a la libertad de expresión:

Recuerda: La risa que llevas puesta. 

Y la recomendación negativa. Muy negativa: elige bien tu emisora de radio.

La cita

Juan M. de Prada:

El aplausito diario, que nos permite lloriquear desde el balcón, a la vez que aplaza sine die el juicio moral sobre la malignidad de unos gobernantes que dejan al personal sanitario sin protección frente al contagio, o para más inri le reparten mascarillas de pega.

Y la imagen

J.M. Nieto, por supuesto:

Comentarios

Comentarios

Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/