Pasaba por aquí y me tropecé con esto: “El PSOE está muerto y vacío por dentro.” 

Pero ojo que no lo digo yo, lo dice la izquierda mediática. El PSOE ha muerto, proclaman sin ningún complejo:

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

El PSOE se parece al PSOE en la superficie, pero está muerto y vacío por dentro.

Resulta muy tentador responsabilizar de la abyección a Iglesias. Y proclamar que el camarada Pablo manda en Moncloa y ha convertido a Pedro en su marioneta, pero esta hipótesis exculpatoria contradice la naturaleza política y narcisista del presidente

Iglesias es el mediador de la vergüenza. El compadre de los ‘soberatas’. El palafrenero que cuida la montura del presidente erecto. (Rubén Amón: Partido Socialista Obsceno Español)

El PSOE ha muerto, dicen desde la izquierda, y no dudan en señalar a su asesino:

Es Sánchez quien ha desfigurado el honor y la idiosincrasia del difunto PSOE, hasta el extremo de degradarlo a un partido instrumental y castrado donde prevalece la ley del silencio.

El pacto de Sánchez con Iglesias y los partidos soberanistas —ERC y Bildu en cabeza— destruye el PSOE por dentro al mismo tiempo que le permite ondear la bandera de la Moncloa. 

Quizás habría que cambiar el puño y la rosa por la efigie de Sánchez. Y modificar el enunciado de las siglas en beneficio del Partido Socialista Obsceno Español.

Es un partido irreconocible. Sánchez lo ha despojado de identidad, de proyecto, de límites éticos. Y lo ha sometido a su propia tiranía. (Rubén Amón: Partido Socialista Obsceno Español)

Pues menudo enfado. Y sí, compartimos la opinión acerca del difunto y de quién lo mató. El PSOE es pues un partido muerto. Y también obsceno en vista de lo que dicen los cadáveres que lo pueblan en Moncloa, lugar do mora el ataúd del difunto: 

Rafael Simancas. Secretario general del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados. Atentados terroristas = asesinato político. 

PSOE muerto, obsceno y repugnante. Asesinado por quien traicionó incluso a los suyos:

Sí, Pedro Sánchez es un traidor. Un hombre que traiciona lo mejor de la historia del partido del que es secretario general para abrazar los postulados de aquéllos que para construir una sociedad totalitaria segaron la vida de centenares de inocentes.

Sí, Sánchez es un traidor. Un hombre que ha llegado al Gobierno con trampas y que ha utilizado el poder institucional para destruir el sistema democrático.

Sí, Pedro Sánchez es un traidor. Un hombre que ha traicionado lo más sagrado al elegir formalizar acuerdos con los asesinos de 857 de nuestros conciudadanos.

Sí, Pedro Sánchez es un traidor. Un hombre que eliminó los controles democráticos en el seno de su partido y ahora los ha eliminado en las instituciones democráticas.

¿Qué se puede hacer con un traidor? En los sistemas democráticos -como sigue siendo España en tanto no triunfe el proyecto de Pedro Sánchez y arrample con todo- se les juzga política y también penalmente. (Rosa Díez: Traidor)

Hay esperanza

Yo la tengo. Esta misma semana un nombre relevante de la nomenclatura socialista desvelaba por televisión los primeros movimientos telúricos registrados en los basamentos del PSOE.

El exalcalde de La Coruña, Francisco Vázquez, reconocía que junto a otro exministro, el de Interior, José Luis Corcuera, está organizando un movimiento cívico para hacer frente a la deriva de su partido. 

Sus promotores, entre los que se encontrarían Alfonso Guerra y Juan Carlos Rodríguez Ibarra, no hablan de socialistas buenos y socialistas malos sino de constitucionalistas frente a rupturistas y de libertad frente a totalitarismo

Ahora todo parece depender del referente histórico y moral del PSOE, Felipe González, al que le estarían pidiendo que encabece la operación. El que fuera su portavoz, Eduardo Sotillos, ha sido claro:

Lo que hoy quiero denunciar es una operación de mayor calado: dividir al PSOE en un tema tan sensible como este y situar al sanchismo ante un hecho consumado, apostar por un bloque que aspira a romper la actual arquitectura constitucional. (Históricos dirigentes del PSOE comienzan a organizarse frente a la deriva del Gobierno)

Memoria histórica socialista 

El empeño de este grupo no es ciertamente fácil. Y con que lo intenten ya tendrán mi aplauso. Pero el problema de fondo del socialismo es otro.

No dudo de que la aparición de un sátrapa como el jefe de la banda de Moncloa sea un problema para el PSOE, pero el que nos debe preocupar es el problema que la irrupción de ese personaje supone para España en tanto que país capaz de generar seis millones de votantes dispuestos a aplaudir al traidor.

Y eso, me temo, está en la esencia del socialismo, que lleva en su ADN la mentira y la manipulación y al final siempre traiciona la convivencia y la democracia. 

Por eso siempre han terminado perdiendo.

¿Ejemplos? Pues para que no quede duda sobre la querencia totalitaria de la izquierda, vayamos al pucherazo en tres procesos electorales trascendentales para nuestro país. 

Acudamos a la memoria histórica socialista. En primer lugar, 1931. Elecciones municipales. La última investigación histórica sobre la llegada de la república prueba el fraude que cometió, entre otros, el Partido Socialista.

El historiador profesor Julio Ponce Alberca acaba de publicar De las urnas a la república. Las elecciones municipales de 1931 en Sevilla, una investigación sobre el proceso electoral que condujo de manera fraudulenta a la proclamación  de la república.

Su investigación desvela cómo el recuento del voto en aquellas elecciones nunca se completó, quedó interrumpido al proclamarse de manera ilegal la república.

El caso de la provincia de Sevilla es ilustrativo del proceso golpista que se vivió en aquellas elecciones. En muchos municipios la votación quedó interrumpida por los alborotos izquierdistas. Aun así, en la provincia de Sevilla, los monárquicos obtuvieron 966 concejales y los republicanos, 329. Pero la agitación callejera se impuso y se proclamó la república sin respetar la legalidad.

Una vez expulsado el rey y establecido el nuevo régimen, y a la vista de las irregularidades, se repitieron las elecciones… pero solo en los municipios donde habían ganado los monárquicos. Y solo después de haber permitido la actuación violenta de la izquierda quemando iglesias y hostigando a los candidatos monárquicos y de la derecha.

Y en esta ocasión los resultados fueron exactamente al revés: 981 concejales republicanos frente a 5 monárquicos. Así se proclamó la muy “democrática” república española.

En cuanto a la Constitución de 1931, no fue votada por los españoles. Democracia socialista republicana.

Más pucherazo socialista

1933. Más memoria histórica socialista. Elecciones generales celebradas con el sistema electoral aprobado por la izquierda en 1931, un sistema cuyo objetivo confeso era que la derecha no pudiera ganar nunca unas elecciones en la república.

La Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA) ganó las elecciones. Entonces los socialistas exigieron al presidente de la república que anulara los resultados de los comicios, cambiara el sistema electoral y volviera a convocar elecciones.

Y el PSOE garantizó una ola de violencia si la CEDA accedía al Gobierno. Su líder, José María Gil-Robles, renunció a encabezar el Gobierno para evitar más violencia.

Pasado un año, en 1934, el presidente del Gobierno, Alejandro Lerroux, del centrista Partido Republicano Radical, creyó que las aguas se habían calmado y nombró a tres ministros de la CEDA, el partido vencedor en las elecciones. 

Entonces el PSOE incendió España. Llamó a la huelga revolucionaria en todo el país y estalló la sublevación violenta con focos en Asturias, Cataluña, León, Valladolid, Ferrol y otros puntos, mientras Esquerra Republicana proclamaba su república particular. Democracia socialista republicana.

“Tendremos una guerra civil”

Más memoria histórica socialista. 1936. Convocatoria de elecciones generales. El secretario general del PSOE, Largo Caballero, anuncia el programa electoral socialista:

Si triunfan las derechas tendremos que ir a la guerra civil declarada.

El Socialista, el periódico del PSOE, recogía el 29 de enero de 1936, medio año antes del inicio de la guerra civil, la siguiente reflexión sobre el carácter de las elecciones de aquel año:

Estamos en guerra civil. Guerra civil y sin tregua. Una historia dilatadísima prueba hasta la saciedad que a las derechas españolas solo a palos se les puede hacer entrar en razón.

Las elecciones de febrero de 1936, supuestamente ganadas por el Frente Popular, fueron otro fraude. Las papeletas desaparecidas, los sobres rotos, las tachaduras en las actas, la falsificación de los documentos que se enviaban a las juntas del censo y en muchos casos su desaparición, se unieron a la violencia en las calles.

En ciudades como La Coruña, Lugo, Tenerife o Cáceres ganaron las derechas. Sin embargo la alteración de documentos, las agresiones y la presión directa consiguieron que se proclamara la victoria del Frente Popular.

Si no se hubiera producido semejante fraude, en las elecciones del 36 “izquierdas y derechas habrían quedado equilibradas: entre 226 y 230 escaños los primeros, y entre 223 y 227 los segundos”, según el más reciente y exhaustivo estudio sobre aquellas elecciones, 1936, fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular, obra de los historiadores Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa García. Democracia socialista republicana.

Desde su participación en la dictadura de Primo de Rivera hasta su actual alianza con los cómplices de los terroristas etarras aposentados en Bildu, toda la historia del PSOE está manchada

El problema que pueda tener el PSOE con su actual secretario general es asunto de los socialistas, y a sus representantes más sensatos les deseo lo mejor en su empresa de regeneración. 

Pero el problema relevante es el que tiene España con un partido de genética totalitaria al que votan seis millones de personas.

Viva el Rey

Frente al traidor de Moncloa y su intento de imponer una ley de censura y el fin de los jueces independientes, el Rey ha aprovechado sus actos públicos de esta semana para mandar avisos al Ejecutivo en dos ocasiones. Primer aviso:

La paz, la verdadera coexistencia pacífica, exige un esfuerzo cotidiano para construir sociedades abiertas, tolerantes, responsables, democráticas en todos los sentidos. (Mensaje de Su Majestad el Rey en la III edición del Foro de París sobre la paz)

Segundo aviso:

Para su cabal funcionamiento [del estado de derecho] resulta indispensable un sistema judicial independiente fruto de la separación de poderes.

Estos poderes conviven y actúan sin interferencias, respetando la órbita de los demás.

Desde este punto de vista, la garantía jurisdiccional por los jueces y tribunales de los derechos de cada uno y del cumplimiento de sus deberes viene a ser la coronación del Estado de Derecho, que alcanza su más alta expresión institucional en el Tribunal Constitucional y en el Tribunal Supremo. (Entrega del premio Pelayo para juristas de reconocido prestigio)

La banda de Moncloa quiere cargarse la corona pero me da que no lo están consiguiendo ni de lejos

No creo que las revelaciones sobre Don Juan Carlos tengan que poner en duda su legado, lo conseguido en la Transición, en la construcción de la democracia y en ese gran consenso que fue la Constitución, cuya clave de bóveda es la Monarquía.

La Casa Real lo que tiene que demostrar es que es útil y representativa. Tiene que estar donde tiene que estar, sin frivolidad y seriedad. Y es indiscutible que Felipe VI lo está haciendo. Cumple perfectamente su función de símbolo de la unidad y la continuidad del país por encima de partidismos y visiones sectoriales. 

¿Qué da autoridad y prestigio a la Monarquía? El cariño del pueblo. Funciona si tiene la aceptación popular. (Sergio Vila-Sanjuán: «La Monarquía en España puede salir reforzada de su actual crisis”)

Muertos y moribundos

Otro muerto, o quizá solo moribundo (de momento) es la Constitución. Una hipótesis con mucho sentido común y fino análisis es la que propone Ignacio Varela, para el que la vigencia o la destrucción de la Constitución constituye hoy la cuestión política fundamental, más allá de la división izquierda-derecha:

Lo que separa a Felipe González de Sánchez, a García Page de Ábalos y a Madina de Lastra no es ninguna cuestión generacional, ni mucho menos ideológica (considerar a Sánchez un izquierdista es una broma). 

El hecho diferencial es que unos consideran que lo prioritario es defender la Constitución de sus enemigos, y por ello propugnan el entendimiento con quienes compartan ese mismo propósito; y los otros están resueltos a afianzar el actual bloque de poder, dejándose por el camino lo que sea necesario. 

La tarea del momento es establecer el eje constitucional —necesariamente transversal— como prioridad estratégica y herramienta primera en la formación de acuerdos y alianzas. (Ignacio Varela: El dilema sanchista: ideología o Constitución)

En una interesante entrevista, Elvira Roca Barea reflexiona sobre las autonomías como herramienta para hundir el Estado y acabar con la Constitución y con la nación:

Cuando hay un poder consolidado en cada comunidad autónoma, cada una va a justificar su cuota de poder creando argumentarios de legitimidad a partir de la búsqueda y fabricación de hechos diferenciales que expliquen que no son simplemente un hecho administrativo, sino una entidad de destino en lo universal. 

Es un fenómeno clarísimo de balcanización política que la mayoría de españoles no quieren, pero no hay vehículo para expresar ese desacuerdo porque todos los partidos tienen la mayor parte de sus efectivos colocados en las autonomías. 

Hay un problema grande de no representación. Asistimos a la desaparición de nuestro Estado sin que nadie nos haya preguntado. Los estados autonómicos se han transformado en estados feudales. («Se está procediendo a la fragmentación política del país contra la voluntad de los españoles»)

En este caso el “asesino” socialista de la Constitución ha tenido cómplices: sus colegas de la bancada popular, que han mangoneado la carta magna tanto como el PSOE.

Feijóo se persona con Galicia en la asociación de la lusofonía como una nación independiente… ¡un tío del PP! Y luego van de patriotas. No hay diferencia entre su gobierno y el de cualquiera. Son los jefes de las redes clientelares en sus territorios. 

Cuando hay un poder consolidado en cada comunidad autónoma, cada una va a justificar su cuota de poder creando argumentarios de legitimidad a partir de la búsqueda y fabricación de hechos diferenciales que expliquen que no son simplemente un hecho administrativo, sino una entidad de destino en lo universal. («Se está procediendo a la fragmentación política del país contra la voluntad de los españoles»)

La luz al final del túnel 

Sí, la hay. Y cada día más firme. Dirás tal vez que somos pocos, pero ese es un error de apreciación. Di más bien que todavía no somos mayoría electoral pero, a fecha de hoy, constituimos ya una minoría tan fuerte y decisiva que sin nosotros nada pueden hacer

Los gobernantes duchos en tareas destructivas pueden estrangular todo lo vivo de una sociedad. Pero cada individuo tiene un castillo interior. Hay un límite con el que no cuentan los ingenieros sociales, ni los posmarxistas, ni los maestros Ciruela empeñados en reeducarnos. Y eso es porque no conocen al ser humano. 

Ajenos a la idea de libertad, no prevén cómo se les va a resistir una parte de España. Minoritaria si quieren, pero aun así lo bastante grande para plantar cara con éxito a los nuevos autoritarios.

Para consumar planes como los suyos se necesitan checas, policía política, comandos paramilitares, torturas… El paquete entero. Y ni así. (Juan Carlos Girauta: Lo que exige una dictadura)

Terminamos con un video que tal vez conozcas si frecuentas las redes sociales. No sé si estarás del todo de acuerdo con las propuestas de los muy creativos “tercios” que lo han elaborado, pero creo que vale la pena aplaudirlo:

Comentarios

Comentarios

Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/