Ciudadanos y el PP se han convertido en un peligro para la democracia. ¿Es esta una afirmación insensata?

Sánchez y el pelotón de partidos que le permitieron llegar a Moncloa están tan decididos a acabar con el sistema parlamentario constitucional, tan decididos… que lo han conseguido. De momento por seis meses.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Son estos partidos de rasgos paranoicos los que lideran el desmantelamiento de la Constitución y por ello se han convertido en el enemigo número 1 de la democracia.

Pero aunque son mayoría en las Cortes, solo lograrán acabar con ella si no se encuentran enfrente a nadie.

Es hacerse trampas al solitario pretender que existe una mayoría alternativa a lo que vimos en el Parlamento cuando este aprobó por mayoría absoluta fingir que la Constitución no existe ni dice lo que dice. 

Cuando aceptó renunciar a su deber constitucional de control del Ejecutivo. 

Cuando dio legitimidad a un flagrantemente inconstitucional estado de alarma de seis meses. (Cristian Campos: De vuelta a las trincheras)

Ciudadanos y el Partido Popular no son los responsables del desmantelamiento de la Constitución, ni tienen fuerza parlamentaria suficiente para frenar el ataque. Pero están consintiéndolo con su colaboracionismo (Ciudadanos) y su pasividad (PP).

De modo que en opinión de muchos, Ciudadanos y el Partido Popular se han convertido en un peligro para la democracia.

El Gobierno está aprovechando una gran tragedia para desmontar el sistema de controles y equilibrios que llamamos democracia.

Consumando su paso a un espacio político y moral ignoto, el grupo Popular no apretó el botón rojo pese a saber y a explicar que la medida era inconstitucional.

Saber que algo es inconstitucional y antidemocrático, y aun así abstenerse, le confiere al PP un enorme privilegio que compensa tantos sinsabores e incomprensiones, y es que Adriana Lastra les ha perdonado la vida: «Al menos no han votado en contra». (Juan Carlos Girauta: Caminar solos y a oscuras)

La democracia vigilada

En las últimas semanas las denuncias de la deriva antidemocrática de nuestro Gobierno se han multiplicado y proceden ya de todos los ámbitos ideológicos.

El penúltimo paso hacia un régimen de democracia vigilada y restringida lo ha dado el Gobierno a través de su “proposición no de ley sobre la prevención de la propagación de discursos de odio”, presentada por Podemos:

El contexto de la COVID-19 ha generado una creciente polarización en la opinión pública, organizada por diferentes grupos de opinión que, a través de las redes sociales, portales digitales u otras plataformas virtuales, señalan a determinados individuos o a grupos específicos como los causantes y responsables de la tragedia colectiva que estamos padeciendo. (Proposición no de Ley sobre la prevención de la propagación de discursos de odio en el espacio digitalBOE, 27.10.20, pág. 37)

Traducción de “señalar a determinados individuos o a grupos específicos como los causantes y responsables de la tragedia que estamos padeciendo”: se prohíbe decir que el responsable de la pésima gestión de la covid 19 es el Gobierno.

Punto 2º de la proposición de censura del Gobierno Sánchez-Iglesias:

Simplificar los mecanismos para denunciar el contenido de los discursos de odio, incluida la creación de una herramienta única, accesible y fácil de manejar para los usuarios en todo el territorio del estado español. (Proposición no de Ley sobre la prevención de la propagación de discursos de odio en el espacio digitalBOE, 27.10.20, pág. 37)

Traducción de “herramienta única” de denuncia de los contenidos de odio: ya no serán los jueces quienes determinen lo que es delito y lo que es libertad de expresión, el Gobierno Sánchez-Iglesias se encargará de ello.

Y qué es odio habrá que preguntarse. Pues miren ustedes, lo que al marqués de Galapagar le salga del moño. 

¿Era odio que sus adeptos pateasen la cabeza a un policía antidisturbios el 25 de septiembre de 2012, tal como él mostró y defendió en la tele que le pagaban los iraníes (él dice iranís)? «Sé que esa imagen se ha utilizado para criminalizar a los manifestantes pero tengo que reconocer que me ha emocionado».

«Su odio y sus amenazas no frenarán nuestro trabajo», dijo Iglesias al poner fin a sus vacaciones en la casa asturiana que le había prestado Enrique Santiago. (Santiago González: ¿Qué es odio, me preguntas?)

Así pues delito de odio es hacer una pintada en una carretera asturiana. Pero no lo es asaltar una capilla o amenazar de muerte a un juez.

«¿Quién va a dar las directrices a estas empresas [responsables de las redes sociales] sobre lo que es delito? ¿Con fundamento en qué? ¿Quién lo delimita? ¿La ideología del partido del momento?», se pregunta la portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura, que cree que es una materia «en la que hay que ser muy, muy cuidadosos», porque «se trata de constreñir un derecho fundamental». (La propuesta de UP que levanta las sospechas de juristas sobre la censura en redes)

Democracia vigilada. Democracia liquidada.

El odiómetro

Si esto fuera un periódico, hoy te llevarías con este ejemplar un cupón para conseguir el magnífico Odiómetro Universal Acme, un avanzado medidor de odio salido del departamento de I+D+I de la checa de Podemos, con el patrocinio de Plagios & Saunas Sánchez.

El anuncio sería algo así:

¡Puede ser tuyo por solo 5 cupones y 99,99 euros!

¡Dale un toque de progresismo a tu odio!

Pero para que tu Odiador Universal Acme funcione al 100%, primero tendrías que someterte a una sesión continua de terror. Estudios científicos han demostrado que sin estar sometido a un miedo continuo, el Odiador funciona de manera deficiente.

No saldremos mejores sino más obedientes

Pero no te preocupes, tú no tienes que hacer nada. Por el mismo precio los dueños del invento te someterán a una terapia de choque muy sencilla: veas la cadena de televisión que veas, siempre se te aparecerá el patrocinador Pedro Sánchez, de Plagios & Saunas Sánchez, para advertirte de que si no le obedeces, te contagiarás.

Parece que se están aprovechando de la angustia que tenemos hacia lo desconocido. 

Hay una incertidumbre general y estamos todos con unas consecuencias psicológicas, de salud… estamos viendo mucho dolor, gente que está muriendo… pero al final me da la sensación de que los gobiernos se están aprovechando de la angustia de lo desconocido. 

En vez de gestionar el caos, están generando más caos. (Adriana Royo, terapeuta: «No saldremos mejores del covid, sino más obedientes»)

Cómo será la amenaza para que hasta los psicólogos, como es el caso de la cita anterior, diagnostiquen que el Gobierno presenta pautas de conducta totalitarias

No saldremos mejores del covid, sino más obedientes”, advierte el diagnóstico de la psicóloga. 

Busquemos más referencias, más diagnósticos de personas que, como la anterior, se sitúan en el campo de la izquierda, no nos vayan a tomar por fachas tendenciosos.

¿Qué tal el historiador de moda, Yuval Noah Harari? Tal vez hayas leído su libro, Sapiens, ese best seller con 12 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo:

Con la epidemia, la excusa es la necesidad de interrumpir el contagio. Pero, si no vamos con cuidado, esto puede ser el origen del peor sistema totalitario que haya existido jamás. Nuestra libertad está seriamente amenazada. (Yuval Noah Harari: «El covid puede originar el peor sistema totalitario que haya existido»)

Los espías españoles espían a los españoles

Los impulsores de la degradación de la democracia no se conforman con las herramientas de censura, ni con cercenar la libertad de expresión amparada por la Constitución. Van más allá. 

Como recordarás, desde marzo, y con la excusa de combatir los efectos del coronavirus en la economía, Plagios & Saunas Sánchez blindó la presencia de Pablo Iglesias en la comisión que controla el Centro Nacional de Inteligencia.

Y ahora el CNI ha empezado a espiar a los ciudadanos españoles para controlar lo que leen en las redes sociales y para eliminar los contenidos que no gusten al Gobierno.

¿Recuerdas al general José Manuel Santiago, jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, y sus declaraciones sobre este asunto la pasada primavera?

Nosotros estamos trabajando con nuestros especialistas en dos direcciones. Una, a través de la jefatura de información, con el objetivo de evitar el estrés social que producen todas estas series de bulos.

Y otra de las líneas de trabajo es también minimizar ese clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno. (La Guardia Civil delata los planes censores de Sánchez para tapar su negligencia)

La operación de espionaje del CNI a los ciudadanos está ya operativa y recibe el nombre de “Elisa”:

El Centro Criptológico Nacional, coordinado con el CNI, ha desarrollado un protocolo de actuación para investigar las «plataformas digitales» o «canales de comunicación» que divulguen noticias «descontextualizadas» -según sus criterios- y «erosionen» la «confianza en las instituciones públicas». (El CNI investiga “plataformas digitales” que “erosionan la confianza en las instituciones públicas”)

Adivina qué partido político encaja a la perfección, según “Elisa”, en el supuesto delito de “erosionar la confianza en las instituciones públicas”… ¡Exacto! ¡Se trata de Vox!

¿Y qué asociación no dependiente de las subvenciones del Gobierno es objeto del interés de “Elisa”? A ver, a ver…

El botellón del régimen

Así pues los partidos paranoicos (PSOE, Podemos, ERC, Bildu, etc.) y sus socios, el colaboracionista (Ciudadanos) y el que le proporciona apoyo pasivo (PP), impulsan el fin de la democracia liberal: 

Cuando una mayoría del Parlamento aprueba un recorte de su esencial ejercicio parlamentario se produce la inquietante paradoja de que la democracia consiente una restricción del marco democrático.

Insólito espectáculo: los representantes del pueblo entonando un «vivan las caenas» contemporáneo que en la práctica deja las garantías constitucionales en suspenso durante medio año.

O hasta que Sánchez considere necesario extender las facultades excepcionales de su mandato. (Ignacio Camacho: «Caenas»)

Estos partidos están acabando con la democracia parlamentaria (de momento por seis meses) y traicionan y se divorcian definitivamente de los ciudadanos, celebrándolo a lo grande. 

Solo un partido con representación parlamentaria, Vox, no acudió a la fiesta de las mascarillas.

Los partidos participantes en el botellón del régimen no solo son responsables del deterioro del sistema constitucional, también hay que “agradecerles” la ruina económica a la que nos condenan.

Sánchez e Iglesias y Casado y Arrimadas han dejado de ser políticos para pasar a ser enterradores

Sólo las fundaciones como Madrina cubren el 70% de la pobreza de Madrid y calculan que la pobreza infantil crecerá un 50% en los próximos meses. (Crecen las ‘colas del hambre’ en Madrid)

Se diría que los españoles que ya no vivimos en un país sino en un páramo económico camino del cementerio.

Algunos siguen cobrando algo de dinero para disimular que están parados, eso que llaman ERTE. 

Otros piensan que están en el paro por la pandemia. “Mientras esto dure, no hay forma de encontrar trabajo”, se consuelan, imaginando que el día después será jauja.

Los hay convencidos de que basta con que gobierne la izquierda para que nada malo pueda sucedernos.

Y así, entre unos y otros, todos consienten en que Sánchez e Iglesias puedan seguir ignorando (o fingiendo ignorar) que son los enterradores de todo un país. 

Y consiguen que tantas personas sigan sin ser conscientes de que ya están en la tumba y lo que oyen no es la tele del vecino sino el responso del cura en el cementerio.

¿Qué hacer?

¿Nos han convertido en zombis? ¿Ya estamos muertos?

Depende de una sola letrita, depende de una sola y modesta erre que estemos “enteRRados” o “enteRados”.

¿Nos rendimos? ¿Vamos a dejar que nos entierre una cuadrilla de iletrados mandados ora por el copión, ora por el matón de la clase?

¿O vamos a darnos por enterados de una puñetera vez del riesgo que corremos todos como esta gente siga mangoneando la nación con sus botellones premium sin mascarillas?

Una sola letra puede hacer de nosotros un país de aborregados o una nación de luchadores.

Podemos y debemos pelear, porque ya nadie duda de que el sistema pasa olímpicamente de todos nosotros.

Ellos viven una permanente fiesta de las mascarillas patrocinada por la prensa del régimen, en la que participan quienes sostienen el sistema con su poder económico y quienes viven de él traicionando la papeleta de voto que tú y yo les entregamos. 

Aceleramos la transición de la letra R y pasemos cuanto antes del entierro a la acción.

¡A por ellos!

Comentarios

Comentarios

Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/