No nos engañemos, esto no está pasando solo en Navarra:

No admiten enfermos que superen determinada edad aun en el caso de que pudieran curarse

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Esta coyuntura ha sido confirmada también por fuentes médicas, que han subrayado que en la Unidad de Cuidados Intensivos no entra ningún paciente con coronavirus de edad avanzada, aunque tenga un pronóstico que haga prever que pudiera salvarse. (Las UCI de Navarra no aceptan a pacientes infectados con coronavirus si son mayores de 79 años)

Y no solo eso porque “entre los 60 y los 75 años, su entrada en la UCI depende de su estado de salud”. Se está condenando a muerte (o algo muy parecido) precisamente a las personas que más padecen esta enfermedad, justo aquellas para las que resulta mortal.

El senicidio o gerontocidio es abandonar a los ancianos a la muerte, al suicidio o al asesinato. La literatura y la documentación histórica nos hablan de pueblos que tenían como costumbre sacarse expeditivamente de encima a viejos y enfermos. Esto, desde la antigüedad germana hasta tiempos más recientes, en partes de la India, Japón, Cerdeña o con los famosos Inuit, los esquimales.

Lo que tuvieron en común esos senicidas fueron sus condiciones de carestía extrema. De vida o muerte para el conjunto de la tribu. ¿Hemos llegado a este extraordinario estado del bienestar para que aceptemos la posibilidad de sacar lastre con nuestros parientes ancianos

¿Qué mierda de prosperidad y de “civilización” es esta? 

Y, todo ello, después de intensos debates y polémicas sobre regular un derecho a la Eutanasia que, en muchos casos, sería un chantaje moral a gente mayor a la que se le pondría irrechazablemente fácil que dejaran paso.

Por lo menos los esquimales creían que no los enviaban a la muerte y la desaparición, sino a la “otra” vida. No tenemos ni esta excusa. (Teresa Giménez Barbat: Los esquimales y sus ancianos)

Tenemos derecho a saber dónde, en qué ciudades, en qué hospitales, a cuántas personas se les está negando el derecho a vivir.

¡Menos ruedas de prensa sin contenido y más datos!

Y además también tenemos derecho a saber quién va a responder de todo esto.

La responsabilidad de la crisis

A estas alturas los hechos demuestran ya con claridad meridiana de quién es la responsabilidad política de que la Covid-19 esté diezmando España

Los responsables de esta tragedia tratan de desviar la atención.

Pero los hechos desnudan sus mentiras. 

¿Los repasamos?

Principios de enero

A principios de ese mes las autoridades de China enviaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS), de la que es miembro España, información sobre el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que estaba diezmando a su población.

El Comité de Emergencia de la OMS mandó información y las primeras pautas a los países miembros de la organización.

La OMS advertía sobre la necesidad de establecer medidas de vigilancia activa, detección, contención y aislamiento para evitar la propagación del virus.

¿Qué hizo el Gobierno progresista?

Cuando recibió el informe, el Gobierno de España miró para otro lado, estaba muy ocupado organizando una manifestación feminista y preparando una ley de eutanasia y otra de “libertad sexual”.

Y 24 horas después de que se recibiera la información de la OMS sobre el peligro del coronavirus, el escudero del Ejecutivo soltó lo de…

Un documento del mes de enero procedente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y al que ha tenido acceso La Razón señala:

El CSIC, la agencia estatal de investigación adscrita al Ministerio de Ciencia e Innovación, advirtió al Gobierno “desde el primer momento” de la “gravedad” del brote de coronavirus. Sin embargo, el Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos no decretó el estado de alarma hasta el pasado día 14. (El CSIC alertó en enero de la “letalidad” del Covid-19)

El documento lleva en su portada la indicación de “Uso exclusivamente interno CSIC”:

El documento, titulado Covid-19: “Resumen para información interna del plan de acción del CSIC ante la pandemia”, fue actualizado este domingo 22 de marzo, pero su redacción se remonta al mes de enero. (El CSIC alertó en enero de la “letalidad” del Covid-19)

Cuando el virus cabalgaba ya en China e Italia empezaba a padecer, ¿qué hizo el Gobierno progresista?

Dejó pasar el mes de enero

30 de enero

El 30 de enero el Comité de Emergencia de la OMS organiza una videoconferencia para advertir de los peligros del virus. La información de esta videoconferencia se recoge en la página web del Ministerio de Sanidad de España. 

Ese mismo día, 30 de enero, hubo una reunión en el Ministerio de Sanidad en la que se acordó que lo del virus no era para tanto y que no hacía falta poner en marcha medidas para atajarlo. 

El especialista en Salud Pública de la OMC, Juan Martínez Hernández, participó en esa reunión y ha dejado testimonio escrito de lo que allí sucedió y de sus consecuencias:

Si se hubiera asumido eso [la letalidad del virus] desde el principio, habría que haber tomado aquel mismo día decisiones pavorosas, como adquirir ingentes cantidades de equipos de protección como los del ébola, construir o acondicionar a toda velocidad centros monográficos independientes o adquirir un gran número de equipos de ventilación mecánica.

Pues bien, nada de eso se hizo entonces, al aceptar la benignidad del virus como una ventaja, cuando era ciertamente su principal inconveniente. (Juan Martínez Hernández: Cerrar un país no basta)

El 31 de enero el ministro astronauta, Pedro Duque, se reunió con miembros del CSIC para abordar la epidemia y los estudios que se estaban realizando. Pero el Gobierno progresista no tomó sus primeras medidas importantes hasta el 9 de marzo, justo después de los alborotos callejeros feministas.

24 de febrero

Durante todo este tiempo Sánchez y su Gobierno se oponen a la restricción de entradas en el país de personas que hayan estado en China. 

El 24 de febrero Vox registra en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley para que los extranjeros sin residencia legal en España y que hayan viajado a China o Italia no puedan entrar en España:

Proponían que a los españoles que vinieran en vuelos desde estos dos países fueran redirigidos «a cuatro aeropuertos, a fin de someterles a un cribado de salud, que incluirá, al menos, medida de temperatura, e historia de fiebre, tos, dificultad al respirar, u otros síntomas sospechosos». 

Los que presentaran síntomas, añadía Vox, serían trasladados a un hospital, mientras que el resto se vería obligado a realizar en su domicilio una «cuarentena durante catorce días», supervisada desde su centro de salud. (Sánchez desoyó comprar test y limitar vuelos hace un mes)

El Gobierno progresista rechazó todas estas iniciativas.

19 de marzo

En fecha tan tardía y con la epidemia causando muertes en España, el Gobierno seguía sin facilitar la llegada de los equipos necesarios para combatirla, aunque este hecho se niega en las interminables comparecencias de Sánchez y en las ruedas de prensa del escudero.

Diversos medios se hacen eco de las trabas del Gobierno a la llegada de equipos de protección y detección:

El responsable de una de ellas denuncia en ESdiario que el Gobierno «no tiene nada, absolutamente nada» de material por su falta de previsión. Y que ahora, con su decisión de requisar todo el material que encuentra a su paso, ya sea por tierra, mar o aire, tiene a las empresas mano sobre mano. 

Este empresario pone un ejemplo. Sanidad ha bloqueado la entrada aduanera de todos los productos sanitarios necesarios para hacer frente al coronavirus. (El caos del Ministerio tapona el suministro de material sanitario a toda España)

Balones fuera

La respuesta sanitaria del Gobierno ha sido irresponsable y tardía, y por ello los españoles estamos padeciendo las consecuencias letales de la epidemia con especial gravedad, y pagaremos sus consecuencias económicas.

La estrategia del Gobierno ha consistido desde el principio en desviar sus responsabilidades, tratando de presentar a otros como culpables de la situación que padecemos.

Al principio señalaban al extranjero o a China. Este miércoles, en su intervención parlamentaria, Sánchez se refugió en lo de que todos los Gobiernos europeos han hecho lo mismo. Y desde el Gobierno y sus cogobernantes mediáticos siguen insistiendo en que el culpable de todo es el PP de Rajoy y sus recortes presupuestarios. 

Sin embargo, hace ya unos cuantos meses, fue el propio Pedro Sánchez quien se lanzó a recortar el gasto sanitario:

El plan de Estabilidad Presupuestaria que el Gobierno de Sánchez envió a Bruselas establecía que el presupuesto de Sanidad se situaría en el 5,9 por ciento del PIB, misma cifra que cuando gobernaba el PP.

En agosto pasado, el Ejecutivo entonces en funciones de Pedro Sánchez, ante la prórroga presupuestaria, envió una carta a 11 comunidades autónomas en la que les reclamaba un plan de ajuste y recortes en el gasto sanitario. (Sánchez exigió por carta recortes en gasto sanitario a 11 gobiernos regionales el pasado verano)

La manipulación del Gobierno progresista para tratar de presentar al PP como culpable de las muertes que está causando la epidemia llega a extremos propios de regímenes totalitarios, en los que la mentira se presenta como hecho verdadero:

Se trata de Guillén del Barrio, portavoz del Sindicato MATS, organización afín a Podemos y encargada de organizar las ‘mareas blancas’ para reclamar una «sanidad 100% pública y universal».

«Él es un liberado sindical que se ha puesto el mono verde para la entrevista y es de Podemos y del Sindicato MATS, que es de Podemos también. Está liberado y obviamente normalmente no curra», han asegurado fuentes cercanas al Hospital de La Paz en Madrid.

La cadena pública lo ha entrevistado como un «enfermero de urgencias» en el Hospital de La Paz y durante su entrevista ha denunciado los supuestos recortes del Gobierno autonómico en la Sanidad pública de la región en los últimos años. (TVE entrevista como enfermero a un candidato de Podemos para cargar contra la Sanidad madrileña)

Puesta en evidencia la mentira del Gobierno y el PSOE con respecto a la responsabilidad del PP en la crisis del coronavirus, el progresismo seguirá buscando chivos expiatorios. Terminarán acusando a sus propios científicos, esos que acaban de nombrar para que averigüen qué está pasando en España:

El Gobierno está aplicando las medidas que dictan los organismos internacionales y los expertos. Lo que quiere decir que si esas medidas no surten efecto, la responsabilidad es de los expertos. (Ramón Pérez-Maura: Hacia el culto a la personalidad)

Ayer un amigo, investigador universitario con experiencia en países del tercer mundo, me enviaba este mensaje a propósito de la operación de autoexculpación del Gobierno:

Es que es muy miserable no solo no reconocer la propia responsabilidad, sino que sobre los cadáveres y el esfuerzo de tanto héroe, ir preparando arteramente el terreno para, mediante mentiras, perpetuarse en el poder

Eso ya no es política sucia, es la cloaca más inmunda que nos podamos imaginar, una bajeza sin límites.

La preocupación de mi amigo analista es más que real. Y muchos la compartimos.

A propósito de ella ha hablado también en las últimas horas José Javier Esparza:

La situación de excepción que ha propiciado el decreto de alarma permite ahora mismo al Gobierno hacer lo que le venga en gana. Tenemos las libertades de circulación y reunión suspendidas por razones sanitarias e intervenidas por las fuerzas de seguridad, y la libertad de expresión, confinada en la selva virtual de Internet. 

Habría que remontarse a los años cuarenta, en una situación de posguerra civil, para hallar un precedente de semejante acumulación de poder. (José Javier Esparza: Técnica del golpe de Estado)

Preguntas con respuesta

Bueno, si ha leído usted hasta aquí quizá tenga ya respuesta para estos tres interrogantes:

  1. Quién es el responsable político de la pésima gestión de la crisis sanitaria y del creciente número de fallecidos. 
  2. Por qué en España la velocidad y gravedad de la epidemia ha alcanzado un grado tan extremo y tan superior a otros países.
  3. Y por qué nuestro país encabeza la tasa de contagios entre profesionales sanitarios.

Más deshumanización

La crisis sanitaria está sacando a la luz nuestras mejores cualidades individuales y como nación. Los ejemplos son incontables. 

Pero en todos los barcos hay ratas escondidas que solo se hacen visibles en circunstancias críticas.  

No sé si a usted le han gritado por la calle, espero que no. Le aseguro que es de lo más desagradable. De repente te das cuenta de que apacibles y pacíficos vecinos se han convertido en furiosos delatores, que con insólita rabia se lanzan sobre cualquiera sin pararse a pensar un segundo que tal vez su víctima tenga motivos para estar en la calle.Y junto a los chivatos están los indeseables, como esos individuos que apedrean a ancianos enfermos.

Además llegaron a interponer un vehículo en la carretera para tratar de obstaculizar el acceso al pueblo de la caravana [con los ancianos].

Los agentes tuvieron que establecer un dispositivo alrededor de la residencia para controlar a un grupo de unas 50 personas, que quemaron varios contenedores y llegaron a lanzar dos artefactos caseros contra los agentes desde las azoteas de edificios. (Detienen a dos personas en La Línea por apedrear a los policías que custodian a los ancianos de Alcalá)

La cita

Ignacio Camacho:

La peor crisis del último siglo ha pillado al país con la clase dirigente más inexperta e ineficaz, desprovista de capacidades institucionales, técnicas y políticas para salir de la parálisis. Y no es de la respuesta de los españoles, llamados a resistir en medio de medidas excepcionales, de lo que pueda quejarse.

Y la imagen

Caín:

Despidámonos hoy con una sonrisa. O con un juego. 

Por ejemplo: mira esta imagen y ponle un pie de foto. 

El mio es… ¡el estrés del trasero ante el estante vacío!

Ya hay estudios estadísticos al respecto: el aumento de venta de papel higiénico en España se incrementó un 400 por ciento cuando todos nos pusimos de los nervios hace unos días. 

Nuestro consumo de este artículo está siendo estos días superior al de China o Estados Unidos, con poblaciones inmensamente superiores.

En fin… 

Comentarios

Comentarios

Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/