Sí, es urgente, prioritario: hemos de mantenerlos a distancia. A la mayor distancia posible.

Si te cruzas por la calle con un miembro del Gobierno, o del PSOE, o de Podemos, con uno de sus alcaldes, o con un concejal, o con algún militante, o con un supuesto científico a sueldo del Estado, incluso si se trata de un tipo que trabaja media jornada sin contrato en alguno de esos partidos, mantén la distancia social.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

En este caso deberíamos llamarla «distancia de defensa personal».

Que no se te acerquen. Son peligrosos. Contaminan con sus ideas tóxicas. Alteran el sentido de la realidad con sus mentiras. Y su parloteo cargado de aparentes intenciones beatíficas termina confundiendo la línea que separa el bien del mal.

Y al final terminas creyendo que lo bueno es malo y lo malo, lo mejor.

Aléjate, cambia de dirección, da la vuelta, haz lo necesario para que no se acerquen a ti. Ni un metro, ni dos, ni nada, cuanto más lejos, más seguridad para ti.

Me sucedió cuando vi al nota de la foto por la tele. Jopé, es que es verdad, hay que cuidar el medio ambiente para acabar con la epidemia, la culpa del coronavirus es de la contaminación, cómo no me había dado cuenta, por supuesto, claro. 

Tiene razón el profesor, Fernando Valladares se llama, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. O sea, que no es un cualquiera. Y sale en la tele. 

Así que me voy al móvil y busco su nombre porque quiero saber más, que ilumine mi ignorancia climática. 

Argentino de nacimiento, profesor de investigación en el Museo Nacional de Ciencias Naturales perteneciente al CSIC. 

Y de repente, sin saber a cuento de qué, me acuerdo de algo que he leído de Andrés Herzog, algo así como “mientras nos entretienen, no hablamos de su gestión”…

Y recuerdo otra frase que leí ayer en ABC: “Quién nos va a sacar del caos si el caos son ellos”.

Y entonces caigo. ¡Otra vez! ¡De nuevo intentan colarla! 

No les funciona acusar a Rajoy de la situación de la sanidad española, ni funciona decir que en todos los países pasa lo mismo, ni llenar las televisiones de ruedas de prensa continuas, ni sacar a supuestos científicos diciendo una cosa y la contraria. Necesitan algo más.

¿Algo más? ¡Marchando!

– A ver, ¿dónde anda Greta, la del Planeta? Traédmela a España y que la saquen en todas las televisiones.

– Que dice que está ocupada, Iván.

– Bueno, pues me buscas a alguien parecido o lo que sea y lo convertimos en Greta, pero date prisa, ¡ya!

Y va y se me aparece Fernandito Valladares, el del CSIC, “aprendiz del viento, corredor incansable y amante de las cometas”…

Fernando Valladares, científico al que su sabiduría le lleva a desear que desaparezca el granero de Europa, el silo de verduras y hortalizas continental, el modelo internacional de comercialización agrícola:

Es disparatado criar verduras y hortalizas en un desierto, ¿pero quién se lo dice a Murcia? (Fernando Valladares)

Y sigo enlazando datos, cosas que me han explicado, datos que he leído, informaciones que he contrastado, ¿acaso quienes saben de estas cosas no están diciendo que la salida de la ruina económica que nos va a quedar pasa por la reindustrialización y la potenciación del sector primario?

Aprovechateguis y científicos

Te presento a un científico que no depende de los políticos. 

Quiero decir que su sueldo no depende de ningún político, ni de ningún partido, ni Gobierno, sino solo de que sea capaz de probar su solidez como científico, su capacidad profesional.

Este científico se llama Christian Drosten y es director del Instituto de Virología del hospital Charité, uno de los hospitales más grandes de Europa.

Ya a finales del año pasado el profesor Drosten empezó a estudiar el coronavirus y alertó a las autoridades de su país. Y en el mes de enero su hospital ya estaba trabajando para la epidemia.

Diariamente se desplaza en bicicleta desde su instituto a la Cancillería y a los estudios de televisión. 

Advierte a los alemanes que el virus seguirá extendiéndose por todo el país durante el verano, pero que la situación seguirá bajo control si se mantienen las normas de distanciamiento y se continúa con una vida «todo lo normal posible». 

Esto incluye salir a la calle a diario a pasear, hacer deporte, e intentar mantener la actividad social en encuentros a dos metros de distancia del otro. 

También ha recomendado que vuelva a la actividad la Bundesliga, aunque sin público hasta el año que viene. Su tesis es que solo quién ha mantenido contacto con alguien que ha dado positivo o con algún foco de contagio debe mantener una estricta cuarentena de dos semanas. 

Y la canciller Angela Merkel obedeció, cuando se dio el caso. Se encerró en su casa dos semanas durante las cuales le dejó a él señalando las consignas a seguir por parte del gobierno. «Estamos encantados de contar con alguien así», ha respaldado el portavoz del gobierno. («El secreto está en la cantidad de test en la primera semana»)

Según el profesor Drosten, la clave para que Alemania tenga tan bajos índices de contagio y fallecimiento consiste en “los diagnósticos en laboratorio, la cantidad de test PCR que nos permiten tratar a los pacientes en la primera semana de contagio”:

Es cuando el virus es todavía combatible. Los 200.000 test que Alemania realiza diariamente, junto a la disponibilidad de camas UCI con respirador, es lo que está permitiendo al país atravesar la crisis con un número de bajas algo más controlado.  («El secreto está en la cantidad de test en la primera semana»)

Sí, tú y yo ya lo sabíamos: se pueden hacer las cosas bien. Solo necesitamos dos cosas:

  1. Autoridades que tengan la cabeza bien amueblada y piensen en el bien común, y no en el bien del partido.
  2. Y científicos independientes de reconocida valía a los que se deje trabajar con recursos y libertad y a los que seguir cuando emiten recomendaciones.

¿Qué podría salir mal?

Veamos ahora la situación en España. 

Te presento al doctor Juan Antonio Soult Rubio:

Si no hay mascarillas, ni tests para todos, es porque este Gobierno es inútil e ineficaz, porque tiempo ha tenido de conseguir ambas cosas. Quien cuente otra cosa estará mintiendo, desde el punto de vista científico. Los asesores de los ministerios mienten, día a día, porque son asesores «políticos», no científicos.

El confinamiento de la población nos llevará a la ruina económica del país, y no solucionará la epidemia de coronavirus. (Carta de un médico: «El confinamiento de la población nos llevará a la ruina económica del país y no solucionará la epidemia»)

El des-Gobierno

La izquierda en el poder “nos llevará a la ruina económica y no solucionará la epidemia”. Puede ser, a ver quién es el bonito que pone la mano en el fuego por la eficiencia de este Ejecutivo.

La ocasión para el golpe de mano parece inmejorable. Concentración del poder y supresión de los mecanismos de control. Al parecer, abundan quienes piensan que la democracia vale sólo para tiempos más o menos normales. En épocas de catástrofes o crisis, debe eclipsarse y dejar paso a la unanimidad forzosa.

Del prohibido prohibir pasamos al prohibido criticar. Una cosa es la unidad de acción sanitaria y otra la proscripción de la crítica política.

Un Gobierno socialcomunista no es el más idóneo para gestionar un estado de alarma porque, de suyo, provoca un estado de alarma.

No es necesario haber leído con mucho detenimiento a Marx para saber que el triunfo del comunismo requiere que la miseria (las contradicciones del capitalismo) llegue al extremo más insoportable. Para aprovecharse del caos hay que o provocarlo o mantenerlo y agravarlo. (Ignacio Sánchez Cámara: La democracia en cuarentena)

¿Unos pocos números?

  • En los últimos seis años el PIB español estuvo creciendo cerca del 3 por ciento.
  • En los años de Rajoy la economía española creció casi el doble que la europea. También en los primeros momentos de la llegada de Sánchez al poder, que se benefició de las cuentas del PP.

¡Buenos augurios! Con semejantes cuentas se podía afrontar el futuro con bastante optimismo. Pero…

  • En el último ejercicio nuestro muy progresista des-Gobierno situó las cuentas nacionales como las terceras con mayor déficit de Europa.
  • Nuestro déficit (que no el de Sánchez sino el que pagaremos nosotros y nuestros descendientes) se sitúa en el 2,8 por ciento, cuando la media de la eurozona es del 0,6 por ciento.

1 lectura

Por ser viernes. Te llevará 5 minutos exactos leer El fallo moral: por qué los viejos no cuentan.

Y 3 tuits

La vida de España en caracteres escasos:

La cita

Ignacio Camacho:

A base de superioridad moral autoadjudicada [la izquierda] ha convertido la política en el arte de embellecer la ineficacia.

Y la imagen

El Roto:

Recuerda, distancia social, mantente alejado de ellos.

Comentarios

Comentarios

Jamás pensé que uno pudiera ganarse la vida hablando de la vida de los otros, así que sigo creyendo que no soy un periodista. Dicen que éste, el segundo oficio más viejo del mundo (el que estás pensando es el tercero), se ha profesionalizado. Yo me dedico a intentar disimularlo. Este es mi blog http://mvidalsantos.tumblr.com/