Mauricio Macri
Mauricio Macri celebra el resultado electoral junto a un grupo de seguidores. (Fotografía: Silvina Frydiewsky / EFE)

El miedo al terrorismo global está despertando el escrutinio de la convivencia multicultural en Occidente. La viabilidad de lo que Giovanni Sartori llama la “sociedad multiétnica” siempre fue una quimera para algunos críticos, entre otros, el propio Sartori, que anunció su fracaso.

Constatar que muchos de los terroristas que se unen al Estado Islámico son jovenes nacidos y crecidos en Europa ha extendido la sospecha hacia esa utopía de una Ciudad democrática de razas, credos y culturas conviviendo armoniosamente. Los ataques de París del pasado 13 de noviembre han tenido, entre otros, el efecto de derribar el tabú de la equivalencia moral de las culturas.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

La evidencia de que al menos dos de los terroristas del 13-N entraron en Europa mezclados entre refugiados sirios añade a esta revisión integral del lugar del “otro” el debate sobre la inmigración.

Se empieza a hablar de “preservar los valores” de la civilización, inmediatamente constreñidos, en los discursos de los últimos días, a la enumeración ilustrada de democracia y ley como únicas fuentes de valor.

Estados Unidos se divide entre los partidarios de la acogida y los que piden suspender la llegada de 10.000 refugiados sirios. Reino Unido y Francia activan por su cuenta controles más severos sobre los que llegan y, en España, el líder del PP de Cataluña, Xavier García-Albiol, además de escritores de periódicos y tertulianos, plantean el fin del modelo multiculturalista y su reemplazo por una política migratoria basada en el principio de asimilación.

Me atrevo a pedirte que consideres una aproximación diferente.

Los terroristas que asesinaron a machetazos a un soldado británico en plena calle, y a plena luz del día, en Londres, los que atacaron la Redacción de Charlie Hebdo, los que causaron la masacre del pasado viernes 13 en París, o los que se están uniendo, por centenares, al Estado Islámico en Siria e Iraq son jovenes europeos perfectamente adaptados a la forma de vida occidental. Están en plena comunión con el estado de los valores en las sociedades abiertas y multiculturales. Su predisposición a la violencia no proviene de una educación en un Islam integrista, recibida al margen de las instituciones de socialización occidentales, sino de un trato cotidiano con el significado de la vida y de la dignidad humanas en nuestras sociedades.

Cherif Kuachi, uno de los dos hermanos que asesinaron a 12 personas en el ataque a la revista Charlie Hebdo, era un músico francés que grababa discos de hip-hop.

Hasna, la chica que murió durante el asalto de la Policía al apartamento de St-Denis, nunca pisaba una mezquita, sus padres estaban divorciados, le gustaba irse de juerga y tomar drogas.

Abdelhamid Abaaoud, el planificador de los últimos ataques de París,era un delincuente de poca monta, un traficante de drogas a pequeña escala en el barrio de Molenbeek, en Bruselas, de donde están saliendo muchos de los jovenes europeos para unirse al Estado Islámico.

En la barriada del Príncipe, en Melilla, o en los vecindarios de Cataluña donde se les recluta para el terrorismo más brutal, estos chicos no han crecido leyendo el Corán, asistiendo a las madrazas o apartados del mundo por los imanes de las mezquitas, sino jugando al Call of Duty, el vídeo juego de guerra que engancha a millones de jovenes en las sociedades de consumo, viendo Mujeres y hombres y viceversa, Gran Hermano y series de televisión, frecuentando los mismos bares, vistiendo la misma moda y usando las mismas redes digitales que muchos jovenes europeos.

No, los autores del 13-N y los terroristas que tienen en alerta a Europa y Estados Unidos no son unos unos bichos raros viviendo en burbujas dentro de la sociedad multicultural. Son parte del paisaje, frutos de una concienzuda siembra de nihilismo, banalización del mal y disolución de valores e instituciones.

Su testimonio expresa una verdad insoportable para la buena conciencia de los gobernantes occidentales. No son los bárbaros que llegan, sino la barbarie que sale del corazón de la vida occidental. No es el fracaso de la sociedad multicultural, sino su rotundo éxito en la desculturación y el borrado de la identidad de Europa. No atacan los valores de La Marsellesa, sino que, en gran medida, los llevan hasta sus últimas consecuencias.

[Con información de The Guardian, La Nación, El País, Actuall, El Mundo, El Español, La Vanguardia y El Periodico]

Qué está pasando

Macri pone fin a la dinastía Kirchner. El candidato del centro-derecha se impone con un 52% de los votos al continuista Daniel Scioli. Argentina vota claramente por el cambio después de doce años del matrimonio Kirchner en la Presidencia. [BBC, en inglés; Clarín]

Bruselas sigue en alerta por un atentado inminente. La ciudad prolonga el estado de sitio por tercer día. El ejército belga patrullas las calles y las fuerzas de seguridad buscan a un hombre armado con explosivos. [Financial Times, en inglés, de pago]

PP y PSOE ganan ventaja a un mes de las elecciones. En el sondeo que publica este lunes ABC, PP ganaría con el 28,5% de los votos, seguido del PSOE, con el 22,8%, Ciudadanos, con el 16,4% y Podemos, con el 15,6%. [ABC]

Irán condena a prisión a un perioidsta norteamericano. Jason Rezalan, reportero del Washington Post, ha recibido una sentencia con duración no especificada de la pena de cárcel, bajo la acusación de espiar para Estados Unidos. Esta es la cronología completa del caso, desde su detención en julio de 2014. [Reuters; The Washington Post, en inglés]

Hoy lunes atentos a…

Los vientres de alquiler a debate en Europa. El Comité de Asuntos Sociales del Consejo de Europa conocerá este lunes un informe sobre las implicaciones éticas, y para los derechos humanos, de la maternidad subrogada. [Actuall]

Cameron aumenta el presupuesto de Defensa. El Primer Ministro presenta un incremento de 17.000 millones de euros para hacer frente a los nuevos riesgos creados por la expansión mundial del terrorismo yihadista. [Defense News, en inglés]

Los imprescindibles de Actuall

Franco sigue siendo un tabú. Cuarenta años después de su muerte, la figura del dictador y su régimen tendrán que seguir esperando por una recapitulación desapasionada. Seis historiadores proponen algunos criterios para esa tarea pendiente. Y en este artículo, Alfonso Basallo cómo la democracia española se ha acostumbrado a vivir como si el franquismo no tuviera nada que ver con ella.

Sí, se puede ganar al aborto. En Estados Unidos, los gobiernos provida de algunos estados, como Texas, están aprobando leyes que protegen la vida del nino y garantizan la salud y la decisión bien informada de la madre. El resultado de esta vía es que desciende drásticamente el número de abortos y los centros abortistas se ven obligados a cerrar. El Tribunal Supremo tienen en sus manos convalidar esta vía alternativa que puede servir de ejemplo a otras sociedades para seguir dando la batalla por el derecho a la vida.

8 apellidos catalanes, y basta. José María Aresté ha visto la secuela de la exitosa comedia costumbrista. Su humor sigue funcionando, pero también da signos de que la fórmula ha dado todo de sí.

Que empieces con buen pie la semana, no te olvides de actuar para mejorar el mundo. Espero tus comentarios, impugnaciones y poemas de Borges en honor de Mauricio Macri, en [email protected]. Sigue nuestras actualizaciones en Twitter.

¡Hasta mañana!

 

Comentarios

Comentarios