Esta noche el diputado y presidente de Vox ha estado en “El Hormiguero”, el programa de Antena 3 que dirige Pablo Motos. Una entrevista precedida de una petición de boicot de la izquierda.

Esa izquierda es la misma que consideró “libertad de expresión” que Jordi Évole entrevistase al etarra Arnaldo Otegi en La Sexta, canal que pertenece al mismo grupo que Antena 3, Atresmedia. Santiago Abascal es un político democrático que ha vivido mucho años con escolta porque estaba amenazado de muerte por ETA. 

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Su “crimen”, a los ojos de la izquierda, es discrepar de los dogmas progres, y por lo visto para algunos eso es peor que haber pertenecido a una banda terrorista como ETA en calidad de dirigente. Una vez más se han retratado.

Pablo Motos se hizo perdonar comportándose como un progre de manual

En cuanto a la entrevista, parece que Pablo Motos se esforzó por hacerse perdonar el hecho de haber invitado a Abascal a su programa. De hecho, más que una entrevista pareció un debate. A modo de ejemplo, el presentador defendió el aborto como si no admitiese que Vox defienda la vida humana, e incluso recurrió a falacias abortistas como llamar “cigoto” a la víctima de esa monstruosidad, cuando en realidad la mayor parte de los abortos tienen como víctimas a embriones y fetos ya desarrollados.

En ésta y en otras cosas, Pablo Motos se comportó como un progre de manual, incapaz de entender que alguien sea capaz de discrepar de sus dogmas ideológicos y tachando de “polémico” el mero hecho de disentir. Lamentablemente, es la mentalidad dominante en los grandes medios de comunicación a día de hoy. Abascal estuvo fantástico diciendo la verdad: que el aborto es “matar a un ser humano”. Chapó, Santiago.

Lo que pasa cuando un partido tiene muy claros sus principios

Pablo Motos no se limitó a intentar poner a Abascal contra las cuerdas -sin éxito- por discrepar, sino que además intentó demonizar sin rodeos al dirigente de Vox, diciendo que da miedo. Debe ser que le da miedo la discrepancia, porque de otra forma no se entiende ese comentario.

A su pesar, a Abascal se le vio muy cómodo, hasta tal punto que toreó al presentador incluso en las cuestiones más delicadas. Dicho sea de paso, me pregunto si Pablo Motos intentará invadir la vida privada de los demás candidatos que acudan a su programa como lo ha intentando con Abascal, preguntándole, por ejemplo, si se confiesa, una intromisión que el líder de Vox cortó respondiendo que no se pensaba confesar con él.

Por lo demás, Abascal dijo las mismas cosas que en cualquier otro sitio, deshaciendo sin complejos los dogmas progres. Es la gran virtud de Vox: dice lo mismo en la tele, en el Congreso o en sus mítines, que es la señal de que tiene muy claros sus principios.

Abascal ganó para Vox la ocasión de darse a conocer sin intermediarios

Por otra parte, y aunque Motos intentó manipular y engatusar a su invitado de las formas más torticeras, Abascal salió airoso y ganó para Vox una oportunidad de oro: la de dar a conocer lo que piensa sin intermediarios. 

Han sido muchos los medios de comunicación que se han dedicado a mentir sobre Vox, empezando por Antena 3 y por el propio Pablo Motos (Abascal se lo reprochó sin tapujos). Tal vez el presentador esperaba incomodar a Abascal con esa entrevista, pero al final fue Pablo Motos el que parecía más incómodo de los dos. 

Tal vez sea porque en medios como el citado lo tienen más fácil cuando no está nadie de Vox para defenderse de tantas mentiras y manipulaciones como lanzan contra ese partido. Pablo Motos y otros estaban más cómodos cuando Vox no podía defenderse. Pero esa impunidad se está acabando. Hoy muchos espectadores han podido conocer lo que piensa Vox sin manipulaciones. Muchos periodistas deberían empezar a temblar ante la perspectiva de muchos espectadores exclamando “caray, Fulanito o Menganito me habían mentido”. Ahora les toca explicar por qué han mentido tanto, y al servicio de quiénes.

P.D.: si alguien alberga alguna duda sobre la imparcialidad del presentador, sólo tiene que comparar su actitud borde hacia Abascal conel buen rollito que se gastó Pablo Motos con Pablo Iglesias en 2005. Esta imagen es un buen resumen:

Pablo Motos entrevistando al líder de Podemos, Pablo Iglesias

.* Publicado originalmente en Contando Estrelas.

Comentarios

Comentarios