La mujer acusada falsamente de blasfemia
La mujer acusada falsamente de blasfemia / Fides

La polémica ley de blasfemia que todavía es legal en Pakistán pone en riesgo cada a cientos de personas, en especial a las no musulmanas, por falsas denuncias. El último caso implica a tres personas: una madre, su hijo y un misionero.

Se trata del padre Renald Remindran, misionero de los Oblatos de María Inmaculada en Quetta, un nino cristiano de nueve años llamado Izhan y su madre Shakeela Kauser, enfermera en el Hospital Civil de Quetta y madre de otros dos hijos.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Los tres fueron detenidos e interrogados por una acusación de blasfemia, en concreto, se les acusaba de haber quemado unas páginas del Corán el pasado 20 de octubre, según informe InfoCatólica.

Algunos líderes cristianos locales tuvieron que pedir ayuda a líderes musulmanes, ya que ellos no tienen fuerza suficiente para intervenir en estos asuntos. Líderes de la organización Jamiat Ulema-e-Islam (JUI) aceptaron el encargo y se involucraron para salvar a los tres inocentes hasta que la denuncia se declaró nula.

«Estamos felices por este resultado. Es importante. En la provincia de Baluchistán, hasta la fecha nadie ha sido acusado y condenado por blasfemia» explica el padre Remindran.

En una nota enviada a la Agencia Fides, Anjum James Paul, Presidente de la Pakistan Minorities Teachers’ Association, ha apreciado el papel de los líderes políticos y religiosos, musulmanes y cristianos, para averiguar la verdad y evitar cualquier conflicto entre las dos comunidades.

Comentarios

Comentarios