Antonio César Fernández, misionero asesinado por terroristas islámicos en Burkina Faso.
Antonio César Fernández, misionero asesinado por terroristas islámicos en Burkina Faso.

Este lunes se ha celebrado el funeral por el misionero español Antonio César Fernández en la parroquia de Santa Catalina de Pozoblanco (Córdoba), presidido por el Obispo de Córdoba, don Demetrio Fernández González.

Fenández fue asesinado tras recibir varios disparos el pasado 15 de febrero de 2019 enun ataque del terrorismo islamista perpetrado a cuarenta kilómetros de la frontera sur de Burkina Faso.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Según informa la Inspectoría Salesiana María Auxiliadora el salesiano regresaba a su comunidad en Uagadugú junto a otros dos religiosos que pudieron sobrevivir al asalto, tras celebrar en Lomé (Togo), la primera sesión del Capítulo Inspectorial de la Inspectoría Salesiana de África Occidental Francófona (AFO).

Fernández había desarrollado su labor como misionero católico en diversos países de África desde 1982. Fue fundador de de la presencia salesiana en Togo y llevaba 55 años vinculado a la familia salesiana desde hace 55 años y como sacerdote desde hace 46.

En Burkina Faso convive un 54,2 % de musulmanes, un 23,9% de crsitianos y un 21,3% de creyentes en religiones étnicas. Su Constitución define el país como estado laico  que garantiza la libertad de creencias a sus ciudadanos y “las distintas comunidades religiosas del país vienen manteniendo tradicionalmente buenas relaciones entre sí”, según el Informe sobre Libertad Religiosa elaborado por la organizción pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada.

AIN destaca en su informe que “en Burkina Faso se han perpetrado relativamente pocos atentados yihadistas, pero los que se han cometido han sido especialmente violentos”. Así, se refleja la serie de atentados en la capital Uaugudú en marzo de 2018 en los que varios coches bomba y terroristas suicidas explotaron contra la embajada francesa y el cuartel general del Ejército burkinés.

En enero de 2016, otro atentado había dejado 30 muertos en un hotel en la capital. En agosto de 2017 otro atentado en el que se disparó de forma indiscriminada contra los viandantes en el que resultaron asesinadas 20 personas.

Pese a todo, es un país calificado de “estable y sin cambios” en referencia a la situación de la libertad religiosa.

Comentarios

Comentarios