Chris Harper-Mercer, el joven que el jueves entró en el campus del centro de estudios superiores en Roseburg (Oregón) matando a 10 personas e hiriendo a otras 20, pidió a las víctimas que declarasen cuál era su religión antes de dispararlas.

Según publica The Telegraph, la nieta de uno de los testigos del tiroteo publicó un mensaje en su cuenta de Twitter en el que contaba todo lo sucedido: «El tirador alineó a la gente y les preguntó si eran cristianos. Si decían que sí, les disparaba en la cabeza. Si decían que no, o no contestaban, les disparaba en las piernas. Mi abuela acaba de llegar a casa, ella estaba en la habitación. No la disparó, pero ella está muy mal. Intentó reanimar a una amiga, pero era demasiado tarde. Espero que algo como esto nunca vuelva a suceder».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

texto matanza oregon

De momento no se conocen demasiados detalles del suceso, tan solo que el joven murió también durante el ataque. Además, la Policía ha revelado que existen mensajes de Harper-Mercer en internet sobre las últimas matanzas ocurridas en EEUU. En su página de MySpace aparecen imágenes del joven sosteniendo un rifle, junto a fotografías de hombres armados y enmascarados del IRA.

Fuentes del canal CNN aseguran que el sospechoso podría haber compartido en las redes sociales sus planes de llevar a cabo el tiroteo. Tres días antes, el joven subió a internet un documental de la BBC titulado Surviving Sandy Hook sobre el tiroteo ocurrido en 2012 en una escuela de Newtown, en Connecticut.

La gobernadora de Oregón, Kate Brown, ha añadido que aún es pronto para conocer todos los hechos, pero que las consecuencias de un suceso así serán duraderos.

El joven preguntó a los alumnos por su religión

Por su parte, las autoridades confirman que los heridos se encontraban en diferentes aulas del campus. Lacey Gregory, estudiante del centro, comentó a la cadena de televisión local KOIN que estaba en la biblioteca en el momento en que tuvo lugar el tiroteo y que la Policía evacuó a los estudiantes a una zona segura.

«Fue realmente aterrador. Tuvimos que llevarnos las manos a la cabeza mientras salíamos de allí uno a uno. Permanecimos de pie y rezábamos a Dios para salir vivos«, afirmó Gregory.

La estudiante Kortney Moore reveló al diario local The News-Review que se hallaba en una de las clases donde se produjo el tiroteo y que vio como el tirador exigía a los alumnos que se pusieran de pie y confesaran qué religión profesaban antes de abrir fuego.

Las masacres se convierten en rutina en EEUU

Horas después de que se produjera el tiroteo, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, denunció que EEUU ha convertido en una rutina las masacres por violencia armada, y añadió que ningún país avanzado asiste regularmente a episodios como el de Oregón.

Asimismo, Obama subrayó que las oraciones por las víctimas no son suficientes y que es necesario abordar el problema lo antes posible desde un punto de vista político para atajar la violencia armada.

Comentarios

Comentarios