Asia Bibi, durante una entrevista meses después de su cautiverio por la ley de blasfemia en Pakistán.
Asia Bibi, durante una entrevista meses después de su cautiverio por la ley de blasfemia en Pakistán.

Asia Bibi, la mujer que estuvo a punto de ser ejecutada en Pakistán a lo largo de 10 años de cautiverio bajo la acusación de blasfemia contra el profeta Mahoma va poco a poco abriéndose al mundo después de recuperar su vida en Canadá, donde reside desde que fue exonerada de toda culpa a finales de enero de 2019.

En una entrevista concedida a France.info, Bibi ha asegurado que no guarda rencor ni odio contra sus acusadores y los grupos de islamistas radicales que han presionado para obtener su condena, de la que sólo pudo escapar gracias a la presión internacional y a la pericia de sus abogados. «Los he perdonado a todos» ha subrayado Bibi, que muestra un aspecto saludable en las imágenes difundidas por el medio francés.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

Asia Bibi ha rememorado también como «todo comenzó por un vaso de agua» por el que algunas de sus vecinas le acusaron de contaminar un pozo por ser cristiana y de blasfemar. «Me acusaron de blasfemia y de llevas a las jóvenes fuera del camino correcto».

«No pensé que aquél suceso podría tomar esta dimensión», reconoce. Y no es para menos, puesto que a lo largo de estos años el caso de Asia Bibi se ha convertido en un puntal de la lucha por la libertad religiosa frente al radicalismo islamista.

También te puede interesar:

Comentarios

Comentarios