Protesta en Pakistán por la ley de la Blasfemia y por la libertad de Asia Bibi / HazteOir.org
Protesta en Pakistán por la ley de la Blasfemia y por la libertad de Asia Bibi / HazteOir.org

Asia Bibi se ha convertido en uno de los principales símbolos de los cristianos perseguidos. Lleva siete años encarcelada y condenada a muerte por supuestamente haber blasfemado contra Mahoma. Pese a las injusticias y al sufrimiento, esta humilde católica paquistaní se ha mantenido fiel y espera que las presiones internacionales puedan ayudarla a salir de prisión. Mientras tanto, espera apoyándose en una de las pocas cosas que la queda: su fe.

Durante la visita que le hicieron sus familiares este 25 de diciembre Asia Bibi les dijo que “Navidad es la fiesta de la misericordia de Dios. Yo perdono a mis perseguidores, a todos los que me acusaron falsamente, y espero su perdón”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Estas palabras, según recoge Vatican Insider, dejaron muy impresionados a su marido e hijos.  El momento en el que la familia pudo felicitarse la Navidad estuvo lleno de emoción. “Jesús hizo este día feliz para mí y escuchó mis oraciones. Estoy emocionada y llena de alegría al reunirme hoy con mi familia  y festejar la Navidad con vosotros”, les dijo.

Además, añadió que no alberga odio en su interior por lo que dijo: “Rezo para que el santo profeta Mahoma dé sabiduría a sus seguidores, para seguir construyendo la paz en el mundo. Rezo para que Jesucristo conceda la paz al mundo entero”.

Comentarios

Comentarios